El papa Francisco invita a todos los cristianos a rezar un Padre Nuestro el miércoles 25 de marzo a las 12:00

También ha anunciado que el viernes 27 de marzo, a las 18:00 horas, presidirá una oración en el cementerio de la Basílica de San Pedro, que terminará con la Bendición Urbi et Orbi, que cuenta con la posibilidad de recibir la indulgencia plenaria.

El Santo Padre al finalizar el rezo del Angelus desde la biblioteca del Palacio Apostolico:

«En estos días de prueba, mientras la humanidad tiembla con la amenaza de la pandemia, me gustaría proponer a todos los cristianos que unan sus voces hacia el Cielo. Invito a todos los jefes de las Iglesias y a los líderes de todas las comunidades cristianas, junto con todos los cristianos de las diversas confesiones, a invocar al Dios Altísimo y Todopoderoso, mientras recitamos simultáneamente la oración que Jesús Nuestro Señor nos ha enseñado»

Continuó diciendo que «Por lo tanto, invito a todos a hacerlo varias veces al día, pero todos juntos recitamos el Padre Nuestro el próximo miércoles 25 de marzo al mediodía. El día en que muchos cristianos recurdan el anuncio a la Virgen María de la Encarnación de la Palabra que el Señor escuche la oración unánime de todos sus discípulos que se preparan para celebrar la victoria de Cristo resucitado»

Papa Francisco

@Pontifex_es

A la pandemia del virus queremos responder con la universalidad de la oración, la compasión, la ternura. Permanezcamos unidos. Propongo a todos los cristianos que unan sus voces al cielo, recitando el Padre Nuestro el próximo miércoles 25 de marzo al mediodía.

«Con esta misma intención, el próximo viernes 27 de marzo, a las 6 de la tarde, presidiré un momento de oración en el cementerio de la Basílica de San Pedro, con la plaza vacía. A partir de ahora invito a todos a participar espiritualmente a través del Medios de comunicación. Escucharemos la Palabra de Dios, levantaremos nuestra súplica, adoraremos al Santísimo Sacramento, con el que al final daré la Bendición Urbi et Orbi, a la que se adjuntará la posibilidad de recibir la indulgencia plenaria»

(InfoCatólica)