Honor a otra voz ambientalista insigne: Ricardo Fuenmayor» de Topo Tepuy

Dejó escuela, dejó ejemplo ! «Los que mueren por la Vida no pueden ser llamados muertos !»

Hernán Jesús Papaterra:

Ricardo Fuenmayor, arquitecto paisajista de Topotepuy: Hacer de Venezuela nuestro huerto sostenible para la vida, según la filosofía de Frederick Law Olmsted, famoso arquitecto paisajista del Central Park de NY.

Cuando muere una Voz Ambiental de Venezuela, algo muere en el corazón y el alma de quienes asumimos el ambientalismo como comportamiento humano de salvaguardar el ambiente y sus recursos naturales y socioculturales. Mayo de 2020 se llevó al cielo al arquitecto paisajista Ricardo Fuenmayor.

          Ricardo Fuenmayor era, al momento de su doloroso fallecimientoel arquitecto paisajista de Jardines Ecológicos Topotepuy, modelo de jardín botánico enclavado en la zona boscosa del municipio Baruta, Caracas, Venezuela.

En el 2003, comenzó el desarrollo del proyecto Jardines Ecológicos Topotepuy de la mano del Arq. Paisajista Ricardo Fuenmayor. Su fin, convertir ese espacio en punta de lanza para la fomento de la conciencia ecológica protección ambiental y conservacionista. Es en 2009 cuando se abren las puertas al público y desde entonces se han promovido sus valores como la educación ambiental, a través del contacto con la naturaleza y la recreación, la generación de trabajos verdes, los incentivos hacia el estudio de ciencias biológicas y ambientalistas.

Ricardo Fuenmayor era el paisajista y diseñador de Jardines Ecológicos Topotepuy; al tiempo que codiseñador de Huertos para la Vida de Fundación Ecoprácticas. También colaboraba en la implementación de huertos en varias de las escuelas del Movimiento de Educación Popular y de Promoción Social Fe y Alegría. Las circunstancias de su lamentable muerte física, el miércoles 13 de mayo 2020 en horas de la noche, acontece cuando se desplazaba entre la población de Cúa (estado Miranda) y la ciudad de Caracas. Regresaba de supervisar el proyecto de Farming Sostenibles de la Finca de los Loros de Pérez Rendiles, uno de los varios proyectos que desarrollaba.

          A primeras horas del jueves14 de mayo 2020, Curi Reveron, la viuda de Peter Bottone, a cargo de Topotepuy, hace pública la dolorosa e inesperada noticia: “Queridos amigos! Tengo una terrible noticia que compartir. Ayer noche Ricardo Fuenmayor, arquitecto paisajista, mi amigo, mi inspiración, mi visión, mi todo lo que es hoy Topotepuy desde que se me fue mi Peter, tuvo un encuentro inesperado…En la carretera de Cúa a Caracas, regresando de supervisar el proyecto de Farming Sostenibles de la Finca Los Loros de Perez Rendiles, venia de regreso con 3 jardineros y el chofer. En la vía le pusieron unos troncos y una ráfaga de balas de unos malandros los atacó siendo él el único que le tocó la bala produciéndole la muerte! Se podrán imaginar el desconcierto, el dolor tan grande que tengo, yo y toda mi gente de Topotepuy y todos los que lo conocieron”.

Curi Reverón cerraba la noticia, adolorida y compungida, cual si interpretara a sus tantos amigos y relacionados: “… Ricardo Fuenmayor fue un hombre con una humanidad única, con una sabiduría única, culto hasta el infinito, su conocimiento y manejo con las plantas, flores, espacio, hasta con la cocina era único. !!No habrá nadie como él para transmitir ese amor y conexión con la naturaleza; todos sus cursos y sus charlas fueron transmitidos con inteligencia, sabiduría, y con especial amor y dedicación, Ricardo siempre tuvo a Dios presente en la creación. Ricardo lo extrañaremos en todo Topotepuy, en cada planta sembrada, en cada proyecto que realizaba, en su alegría, su generosidad… era un regalado! Dios te bendiga Ricardo querido! Dios te tenga en su Gloria del Señor. Gracias Ricardo por todo lo que nos diste y nos enseñaste. !!Te vamos a extrañar demasiado!!  Gracias”.

Jardines Ecológicos Topotepuy es solo una de las magníficas obras arquitectónicas de Ricardo Fuenmayor. Un oasis para los caraqueños. Un lugar de encuentro familiar, un templo ecológico urbano que promueve los valores conservacionistas y ambientalistas. Jardines Ecológicos Topotepuy es un espacio dedicado a la promoción de la ecología, el conservacionismo y el desarrollo sostenible. Topotepuy está anclado en el sur caraqueño y su Bosque de La Virgen sirvió de refugio, desde 1953, para Billy y Kathy Phelps, una pareja de ornitólogos, ecólogos y exploradores interesados en la vida del planeta y en el desarrollo del ser humano. La filosofía de esta entrañable pareja dio inicio a esta aventura. El proyecto comenzó en el año 2003 con la intención de crear un espacio ecológico, recreativo, educativo y sustentable.

Jardines Ecológicos de Topotepuy fue el sueño de dos visionarios con el propósito de crear conciencia en la ciudadanía acerca de la preservación del ambiente y desarrollo sustentable, unido a la protección ecológica para conservar el agua, los recursos y reciclar, en un hermoso lugar donde se encuentra el bosque nublado La Virgen. Abarca un área de jardines temáticos que derivan de la historia y sueño de crear un espacio muy particular. El sitio fue construido por Billy y Kathy Phelps, quienes compraron un terreno en una zona rural al sur de Caracas llamada El Volcán, cercana a Los Guayabitos para construir un retiro con el fin de observar aves y hacer jardinería, de manera que en 1959 conciben la casa y empezaron a diseñar los jardines y resguardar información de ciencias naturales para lograr la mayor colección museística privada de aves realizada hasta el momento en el mundo.

En sus propias palabras, Ricardo Fuenmayor, arquitecto paisajista de los Jardines Ecológicos Topotepuy, explicaba en sus charlas a los visitantes “que la parte educativa consiste en crear una conciencia ecológica, labor que se venía haciendo en Venezuela a través de la Fundación Phelps con la colección de aves y la consolidación de las Niñas Guías de Venezuela o Girls Scout y que se continúa haciendo en el área de educativa, responsabilidad y desarrollo sostenible a través de las aulas abiertas y áreas de cultivos y valor culinario. En el tema de formación en Topotepuy tienen el huerto reciclado y un área de jardín de 16 estaciones donde enseñan cómo construir algo a partir de objetos reciclados como metales, cauchos, que se usan para hidroponía y techos verdes, además de la reutilización de la basura para generar energía sustentable y no contaminante”.

Ricardo Fuenmayor dio vida a esta «escuela de ecología». Se crearon las denominadas «Aulas Abiertas» que reciben en Topotepuy a los visitantes de todas las edades y géneros, son guiados por personal capacitado y expertos en el área. Proclamaba, orgulloso de su labor humana, social y profesional: más de 500 especies de plantas y árboles trabajan diariamente en la construcción de El Bosque de Topotepuy, también conocido como Bosque de La Virgen. En el Volcán albergan especies que aún no se observan en El Ávila y es así como la fauna se posiciona en este lugar como parte del Cinturón Verde de Caracas. Jardines Acuáticos, Florales, Xerófilos y de rosas; bebederos para colibríes.

Ricardo Fuenmayor fue un adelantado de las causas ambientales que pasará a la historia de la política ambiental de Venezuela, con el máximo reconocimiento por su compromiso, pasión y dedicación inteligente en la defensa, fomento y educación de lo ambiental. El ambiente está de luto. Hoy despedimos a una Voz Ambiental de Venezuela, nos quedamos con esa sonrisa y con su recuerdo inolvidable de lucha, pasión y amor por la Naturaleza, los Ecosistemas y la Biodiversidad, hechos paisajismos de paz, sosiego, esparcimiento y recreación.

“…Y como lamento no haberlo conocido, sólo de vista. Más que la labor hecha en Topotepuy, me gustó mucho. El paisajismo tipo jardín botánico, los muros de cauchos, los espacios para los colibríes, las construcciones integradas…” Gracias por hacerle ese homenaje a Ricardo Fuenmayor, Dios lo tenga en su Reino. Jorge Padrón Correa.

Tal como comenzamos, sea válido que concluyamos. Ricardo Fuenmayor, arquitecto paisajista venezolano: Hacer de Venezuela nuestro huerto sostenible para la vida. He aquí el reto que nos deja este honorable hombre de las ciencias naturales, físicas y matemáticas, en tiempo de anomia en Venezuela, en la que la vida parece merecer poco valor en manos de Estado y Gobierno. ¡En su nombre contribuyamos y cooperemos en el desarrollo de un país mejor, donde no solo nos cuide Dios, nuestro Señor!

Mayo 2020