Mi gente querida

Mons Fernando Castro Aguayo:

“La semana pasada “los viejitos” pensionados por el Seguro Social salieron a protestar por sus derechos. La respuesta fue reprimirlos…”

El tesoro de una familia son sus abuelos, los mayores. Mis padres y abuelos, mis tíos y otras personas amigas, fueron venerados y los puedo llamar “mi gente querida”: me enseñaron lo que soy.

Trabajaron toda la vida. A hijos y nietos nos formaron en vocación de servicio, en responsabilidad y competencia. Nos enseñaron a ser hombres, caballeros, y a las mujeres, damas: También a respetarnos y a compartir lo mucho o lo poco que dispusiéramos. Vivieron de su trabajo. Creyeron en un país mejor y cotizaron puntualmente en el Seguro Social para poder vivir su vejez dignamente y gozar de los servicios de salud por parte del Estado. Esta fue su patria, la patria a la que sirvieron, la patria de la que esperaron la ayuda y protección en el ocaso de la vida.

En cómo se cuidan los ancianos visibiliza  la calidad del Estado, de la sociedad, de las familias y cómo se viven los Derechos humanos.

La semana pasada “los viejitos” pensionados por el SSO protestaron por sus derechos. La respuesta fue reprimirlos. Las escenas fueron aterradoras: la fragilidad de un anciano violentada por un joven de la fuerza pública; represión para que no se vea ni el hambre, ni la indefensión, ni el abandono, en el que están los seres más queridos de las familias: sus ancianos y sus abuelos ¡Qué tristeza!

Y aquí no puede haber exclusión. Son ciudadanos de la patria. Nuestros seres queridos tienen dignidad y todos debemos salir en su ayuda y su cuidado.

Aquí no voy a señalar culpables. Sin embargo, la política de miseria que está imperando, hace que nuestros ancianos mueran de mengua, ya sucede, ante la indiferencia del gobierno y la impotencia de las familias.

Un objetivo noble es poner la prioridad en la vigilancia para cuidar los ancianos. Están muchas veces desvalidos: merecen nuestra compasión y ayuda. Le pido al Dr. José Gregorio Hernández que nos comprometamos en esta noble tarea con nuestra gente querida.

+ Fernando Castro Aguayo

fcastroa@gmal.com