CEV ante allanamiento a Acción Solidaria: «Respeten a los trabajadores humanitarios!»

 

Ayer, de la manera más arbitraria y sin ninguna justificación, el FAES se hizo presente en la sede del movimiento social Acción Solidaria y, bajo la excusa de que se estaría vendiendo  medicamentos vencidos, se llevó presas a unas ocho personas que allí laboraban. Pronto quedó en libertad la mayoría, a todas luces una medida absolutamente infundada. Para los momentos en que publicamos esta nota ignoramos si todas ellas lograron salir del lugar de retención.

Es de hacer notar que no existe posibilidad de que se trafique o vendan medicamentos vencidos. En primer lugar, porque se trata de donaciones y se entregan a quienes los necesitan sin costo alguno. En segundo lugar, porque se realiza una estricta selección de las donaciones y se aparta todo medicamento que no se encuentre al día.

La Iglesia Católica Venezolana, a través de su Comisión de Justicia y Paz, de inmediato circuló un breve pero claro comunicado condenando el hecho. Rechazaron categóricamente la privación de libertad contra esos trabajadores humanitarios, “así como el poco transparente procedimiento aplicado al allanar la sede de esta ONG, cuyo trabajo está dedicado al suministro de medicamentos e insumos a las personas afectadas por la crisis de salud en Venezuela”.

Terminan solicitando al Estado no criminalizar las actividades apegadas a los principios humanitarios y al derecho humanitario internacional. Hoy, hay mucha gente que, de manera voluntaria, trabaja por mitigar el sufrimiento de tantos compatriotas en las actuales condiciones sanitarias del país. «Deben ser respetados como actores humanitarios y no colocados como objetivos de persecución y amedrentamiento», reza el comunicado.

De nuevo, la Iglesia con respuesta temprana, en defensa de quienes todo lo arriesgan y todo lo dan en solidaridad por el prójimo que sufre.-