Aquí mendigaba san Ignacio para pagar sus estudios

La iglesia de Santa María del Mar alberga una conmovedora escultura del amado santo vasco, justo donde solía sentarse para pedir

El “Camino Ignaciano” es un camino de peregrinaje que va desde Azpeitia, la localidad natal de San Ignacio de Loyola, hasta Manresa, siguiendo los pasos del popular santo vasco.A medida que esta carretera fue ganando popularidad, acabó por ganar un lugar propio entre otras rutas de peregrinaje más famosas de Europa, como el Camino de Santiago y la Vía Francigena.

Curiosamente, esta ruta deja fuera una ciudad en la que Ignacio se encontró tres veces: Barcelona.

La primera vez que Ignacio puso un pie en Barcelona, permaneció allí solo un mes, mientras preparaba su viaje a Jerusalén. Llegó a la ciudad el 18 de febrero de 1523 y zarpó hacia Italia el 20 de marzo. La tercera vez que estuvo allí permaneció tres meses, mientras se dirigía de Salamanca a París, donde finalizó sus estudios.

Pero la segunda vez que visitó Barcelona, se quedó durante casi tres años. Este segundo viaje fue, con mucho, el más importante.

Cuando Ignacio regresó de Jerusalén, ya había discernido su vocación al sacerdocio, por lo que se fue a Barcelona a estudiar latín y gramática bajo la guía del maestro Ardèvol, quien ya le había dado una instrucción privada a Ignacio.

De hecho, fue el propio Ardèvol quien invitó al santo a Barcelona, ​​ya que recientemente había aceptado un puesto en la universidad de la ciudad, como recuerda Ignacio en su Autobiografía (números 54 y 55).

Durante esos dos años (1524 y 1525), Ignacio pidió dinero para mantenerse como estudiante, sentado en un escalón de una capilla lateral de la iglesia de Santa María del Mar, uno de los ejemplos más destacados del gótico catalán, que fue construida entre 1329 y 1383.

En el año 2016, en la fiesta de San Ignacio (31 de julio), se construyó una capilla en el lugar donde solía sentarse (con una placa para indicar el lugar exacto), incluyendo una conmovedora escultura de bronce del santo, obra del escultor catalán Lau Feliu.

Cuando visites Barcelona, ​​asegúrate de seguir los pasos de Ignacio desde el Carrer De Sant Ignasi (Calle San Ignacio) hasta Santa María del Mar: la carretera te llevará por las estrechas calles medievales de los barrios de La Ribera y El Born hasta la Plaça De Santa Maria, donde se puede visitar no solo esta iglesia, sino también muchos pequeños restaurantes locales, librerías y cafés.

Visita también la galería a continuación y descubre la capilla de San Ignacio en Santa María del Mar.

Daniel R. Esparza – publicado el 14/10/20/Aleteia.org