Arquidiócesis de Mérida ante el cuarto aniversario del Cardenal Porras

ARQUIDIÓCESIS DE MÉRIDA
GOBIERNO SUPERIOR ECLESIÁSTICO

 

CARDENAL PRESBÍTERO DE SANTOS JUAN EVANGELISTA Y
PETRONIO
Por la Gracia de Dios y la Sede Apostólica

ARZOBISPO METROPOLITANO DE MÉRIDA Y ADMINISTRADOR
APOSTÓLICO DE CARACAS

Querido hermano neo Cardenal, el camino al cielo comienza en el llano, en la
cotidianidad de la vida partida y compartida, de una vida gastada y entregada. En la
entrega silenciosa y cotidiana de lo que somos. (Papa Francisco. 19/11/2016)
1. En el marco del Año Jubilar Arzobispal, expresamos hoy nuestra
mayor felicitación a su Eminencia, por haber arribado a un año más en
su servicio como Cardenal, asistiendo al Santo Padre Francisco en el
pastoreo de la Iglesia Universal.

2. El 19 de noviembre de 2016, los merideños seguíamos atentos y
espiritualmente a través de los medios de comunicación, la histórica
ceremonia del Consistorio público en Roma, donde un venezolano
recibía el Capelo, haciendo saber al Sucesor de San Pedro, la adhesión
filial e incondicional de todos los que profesamos la fe en estas tierras.
3. Que providencial coincidencia, la elevación de un prelado de estas
tierras andinas al cardenalato, a tenor de ser Mérida, “la capital
espiritual de nuestra región”, como lo afirmó San Juan Pablo II en su
visita del 28 de enero de 1985.

4. Recordamos hoy especialmente, las palabras del Papa Francisco, a
los Neo Cardenales de hace cuatro años, cuando les invitaba a
acrecentar en sus vidas cuatro etapas y acciones de todo discípulo de
Cristo: amar, hacer el bien, bendecir y rogar.

Nuestro Arzobispo Cardenal de Mérida, ama con su entrega incondicional a la Iglesia,
trabajando sin descanso por el progreso espiritual, cultural y social de
toda su grey; hace el bien en todas sus acciones diarias, preocupándose
por todos, sin distinción, de manera particular por los más pequeños y
sencillos de la Iglesia, como lo hemos visto en diferentes momentos y
oportunidades; el último ocurrió esta semana en Caracas, cuando nos
sorprendió en la calle saludando a la gente que Dios le ha confiado,
bendiciéndolos y entregándoles la imagen del nuevo Beato nombrado
Dr. José Gregorio Hernández Cisneros, con su sotana cardenalicia, nos
mostró nuevamente la imagen de un pastor con olor a ovejas y en las
periferias. Bendice y ruega por todos, como pastor que camina al cielo,
encabezando la grey, en la siembra del Reino de Dios en Venezuela,
pueblo que le estará eternamente agradecido por impulsar la causa del
próximo Beato, médico de todos los venezolanos.

5. Elevamos desde todas las comunidades cristianas de la Arquidiócesis
de Mérida, la Eucaristía del día de hoy en todas las parroquias, la
oración constante y la acción de gracias a Dios, por su servicio y
ministerio sacerdotal, pidiendo al Todopoderoso, vida y salud para él y
la protección maternal de la Inmaculada Concepción, patrona de los
merideños.

Sea este nuestro humilde saludo y congratulación en nombre de toda la
Iglesia Arquidiocesana.

Dado, firmado y sellado, en el Palacio Arzobispal de Mérida, a los 19
días del mes de noviembre, de 2020.

ARQUIDIÓCESIS DE MÉRIDA
GOBIERNO SUPERIOR ECLESIÁSTICO
+Luis Enrique Rojas Ruiz
Obispo Auxiliar
Pbro. Alexander Rivera Vielma
Doy fe:
Pbro. José Gregorio Méndez
Canciller-Secretario