Mundo sin violencia

Mons Fernando Castro Aguayo:

Crear ambientes seguros para los niños, niñas y adolescentes no depende solo de protocolos o leyes: sin duda son necesarios. Ese estilo seguro requiere el compromiso de los creyentes en Jesucristo y los hombres y mujeres de buena voluntad…

Esta semana se dedica a la prevención de abusos sexuales, de conciencia y de poder contra niños, niñas y adolescentes. Es una campaña de sensibilización ante este tremendo flagelo.

El orden jurídico y la Iglesia buscan prevenir las situaciones de violencia e irrespeto fruto del abuso de autoridad. Dos ejemplos dramáticos: niños inducidos a probar drogas desde temprana edad con la perversa intención de cobrarles luego el consumo de las mismas con la venta y distribución; la trata de niños y niñas ante la mirada indiferente de sus padres y madres que solo les interesa el pago en dólares producto de cada aberración. De modo particular, existe la violencia intrafamiliar, insultos a los hijos con esquemas atávicos de machismo, impudor, vulgaridad y violencia en la que crecen los niños y niñas en una apariencia de normalidad y que los lleva a posteriores actos de violencia.

El abuso de conciencia y el autoritarismo van de la mano. Los ambientes totalitarios generan hombres y mujeres adoctrinados, dependientes absolutamente de la autoridad: son esquemas verticales de relación, totalmente antinaturales porque anulan las relaciones comunitarias para convertirlas en hostiles y desconfiadas. Anulan la libertad, la iniciativa, y fomentan el miedo a la superación y al cambio. Pensemos en la importancia que tienen los medios de comunicación para educar personas pensantes y libres o para conducir a muchedumbres con enfoques antinaturales e incluso propensos a conductas abusivas.
Crear ambientes seguros para los niños, niñas y adolescentes no depende solo de protocolos o leyes: sin duda son necesarios. Ese estilo seguro requiere el compromiso de los creyentes en Jesucristo y los hombres y mujeres de buena voluntad para descubrir y afrontar enfoques, planteamientos que contienen el estilo abusivo. Esto requiere mucha valentía porque están en juego intereses de poder inimaginables, mafias.
Asumir el compromiso de crear un mundo sin violencia, de hombres libres y responsables, implica atender a la población joven, más vulnerable.