Fallece monseñor Cástor Azuaje, primer obispo venezolano víctima del Covid-19

La recomendación es que el prelado, perteneciente a los carmelitas descalzos, «sea cremado por ser paciente Covid”, la cual “posiblemente se realizará en Barquisimeto lo más pronto posible”. Sus cenizas descansarán en la catedral de Trujillo

En los últimos días, la iglesia en Venezuela ha sufrido la pérdida de algunos de sus consagrados por muerte natural, enfermedades o en manos de la delincuencia. Este 8 de enero, la Conferencia Episcopal Venezolana, anunció el fallecimiento de monseñor Castor Oswaldo Azuaje Pérez, obispo de Trujillo, a la edad de 69 años, a consecuencia del Covid. Se convierte así, en el único obispo venezolano que falleció por la pandemia.

“El Episcopado Venezolano se une en el dolor, en comunión con la Esperanza cristiana, por el fallecimiento del querido hermano, monseñor Cástor Oswaldo Azuaje, obispo de Trujillo.

Elevamos nuestra oración en la Resurrección que nos ha prometido nuestro Señor Jesucristo”, señaló la Conferencia episcopal a través de su cuenta en Twitter.

El cardenal Baltazar Enrique Porras Cardozo, también lamentó el fallecimiento del prelado. “La Arquidiócesis de Caracas se une al duelo que embarga a la Diócesis de Trujillo, la feligresía y su clero, así como al Episcopado venezolano, por la partida física de Mons. Cástor Oswaldo Azuaje. Oramos por su eterno descanso”, publicó en Twitter.

Unidos en oración por los pacientes Covid

El anuncio de la enfermedad de monseñor Cástor se conoció el 6 de enero de 2021, Día de Reyes, desde la misma diócesis andina. “Nos acabamos de enterar en este momento que nuestro padre pastor, monseñor Azuaje tiene Covid-19 y va ser hospitalizado en la clínica UGA”, dijo el vicario general, presbítero Rubén Gregorio Delgado.

Desde entonces muchos venezolanos se unieron en “oración para que el Señor le de la salud” y pudiera salir prontamente de esta situación. “Les animo a que nos unamos en oración, a que nos sigamos cuidando a que realmente, en estos momentos los invitamos a hacer una vigilia por el mundo y nuestra patria Venezuela”, pidió el vicario.

Sin embargo, la terrible enfermedad ya había avanzado y este 8 de enero, desde la curia diocesana se confirmó el deceso del prelado. “Todo ha sido muy rápido”, dijo para Aleteia el secretario episcopal, padre Francesco Gil, dolido ante la pérdida del obispo.

La recomendación es que el prelado trujillano sea cremado “por ser paciente Covid”, la cual “posiblemente se realizará en Barquisimeto lo más pronto posible”, expresó.

Otras fuentes allegadas a la iglesia trujillana indicaron que, de cumplirse con éxito las gestiones, monseñor Cástor Azuaje será despedido este 9 de enero con una ceremonia en la catedral de Trujillo, “aunque sin la presencia de fieles, en atención a las normas de bioseguridad”. Por su parte, “los restos (cenizas) de monseñor Azuaje reposarán en la Catedral de Trujillo”. Luego se realizarán misas en las diferentes iglesias parroquiales.

Era carmelita descalzo

“Monseñor Cástor Oswaldo Azuaje nació en Maracaibo, estado Zulia, el 19 de octubre de 1951”, dice la reseña biográfica remitida por la CEV a Aleteia. Cursó su noviciado en el Desierto de las Palmas, en la provincia de Castellón, España, país donde también estudió filosofía en el Seminario San Carlos de Zaragoza, el Colegio Teológico de los Capuchinos y el entonces Seminario Arquidiocesano de Zaragoza.

Entre sus responsabilidades resalta que fue superior y formador en la casa de formación carmelitana de Barquisimeto; miembro de la comisión redactora del documento sobre la Vida Religiosa en el Concilio Plenario de Venezuela. de 2002 a 2003; encargado de la delegación regional de CONVER-Barquisimeto, en 2002, compromiso que duró 3 años; y finalmente, fue delegado general de los Carmelitas Descalzos de Venezuela, en 2005.

Crece la cifra de sacerdotes fallecidos por Covid-19

De acuerdo con la Comisión de Seguimiento y Control delCOVID-19, hasta el jueves 7 de enero 2021, se detectaron 414 nuevos contagios y se registraron cinco decesos en Venezuela. Con estos números, los contagios suman en el país desde marzo del año pasado hasta el jueves, un total de115.322 personas infectadas y 1.052 fallecidos.

Si bien, monseñor Cástor Azuaje es el primer obispo que fallece por la pandemia, no es el único consagrado en caer. De acuerdo con algunos medios, el 1 de octubre de 2020 falleció por Covid-19 el padre Julio Rodríguez, párroco de la iglesia San Blas de Valencia, estado Carabobo.

coviEs el último sacerdote que murió por la enfermedad en el año 2020. El 20 de julio pasado, también murió el padre Andrés Montero en la diócesis de Cabimas.

Ramón Antonio Pérez – publicado el 09/01/21-Aleteia.org