La Iglesia en Polonia celebra el «día del martirio del clero polaco» en homenaje a las víctimas del totalitarismo

Es la conmemoración de miles de sacerdotes, diáconos y religiosos y religiosas que fueron víctimas del totalitarismo nazi y comunista. Los sacerdotes encarcelados en Dachau hicieron un voto de que, si sobrevivían al campamento, harían una peregrinación al Santuario de San José en Kalisz. El 29 de abril se liberaba el campo de exterminio.

Dachau fue el principal campo de exterminio donde fueron ejecutados miembros del clero polaco durante la Segunda Guerra Mundial. En este lugar, los alemanes asesinaron a 868 clérigos de nuestro país, de los 1773 sacerdotes y obispos polacos encarcelados allí. En total, cerca de 3.000 miembros del clero católico de varios países fueron encarcelados en Dachau. Considerando todo el período de la Segunda Guerra Mundial, uno de cada cinco sacerdotes diocesanos de Polonia fue asesinado (alrededor de 2.000 de 10.000). Además, murieron más de 600 religiosos y religiosas. Algunas diócesis sufrieron la pérdida del 70-80 por ciento de su clero de antes de la guerra.

«En Dachau, el número de sacerdotes polacos asesinados allí superó a todas las demás víctimas del clero de otros países europeos», dijo el profesor Jan Żaryn, director del Instituto para el Patrimonio del Pensamiento Nacional. Señaló que el martirio de los sacerdotes polacos estaba relacionado con su carácter polaco, que guardaban, y la fe cristiana, que estaba en oposición al carácter pagano del nazismo.

El Prof. Jan Żaryn enfatizó que entre las víctimas de Dachau había sacerdotes jóvenes y clérigos distinguidos en el ministerio pastoral de la Segunda República Polaca. «El Beato Padre Stefan Frelichowski, un sacerdote que hoy es el patrón de los scouts, estaba entre ellos. Fue este símbolo del patriotismo polaco, de jóvenes sacerdotes que siguieron los pasos de figuras como el P. Ignacy Skorupka. Entre los sacerdotes asesinados en Dachau, también estaba el Beato Padre Edward Detkens que estaba relacionado con el ministerio académico en Varsovia», recordó el historiador.

Los sacerdotes encarcelados en Dachau hicieron un voto de que, si sobrevivían al campamento, harían una peregrinación al Santuario de San José en Kalisz. El 29 de abril de 1945, pocas horas antes de que los alemanes planearan asesinar a los prisioneros y destruir el campo, los estadounidenses entraron en Dachau y liberaron a 33.000 personas, incluidos 856 sacerdotes.

Según la decisión de la Conferencia Episcopal de Polonia, el lugar principal de conmemoración del Día del Martirio del Clero polaco es el Santuario de San José en Kalisz. Las celebraciones son una continuación de las peregrinaciones de acción de gracias de los sacerdotes rescatados del campo de concentración de Dachau.

«Además, este año, en el Santuario de San José en Kalisz, ofreceremos una oración de acción de gracias por nuestros hermanos en el sacerdocio que sufrieron la muerte y dieron testimonio de su fidelidad a Cristo en tantos lugares de exterminio y sufrimiento durante la última guerra mundial. El 29 de abril de 2021 al mediodía, el obispo Grzegorz Suchodolski de Siedlce, Polonia, presidirá la Misa en el Santuario Nacional de San José en Kalisz y dará la homilía», dice Mons. Damian Bryl, Ordinario de la Diócesis de Kalisz, en una carta. Debido a la pandemia, el obispo anima al clero de toda Polonia a unirse a la oración que se transmitirá a través de Internet.

El profesor Jan Żaryn también llamó la atención sobre la actitud heroica de las personas consagradas durante la Segunda Guerra Mundial. El ejemplo principal es el franciscano San Maximiliano María Kolbe, quien, en Auschwitz, ofreció su vida por un compañero de prisión, Franciszek Gajowniczek. «Los religiosos y religiosas también jugaron un papel importante en el rescate de los judíos, especialmente después de 1942, cuando los judíos conscientes del Holocausto en curso comenzaron a escapar de los guetos hacia el llamado ‘lado ario’», recordó el historiador.

Muchos miembros del clero que fueron víctimas de la Segunda Guerra Mundial también fueron capellanes militares. Uno de los 108 beatos mártires polacos beatificados por el Papa Juan Pablo II en Varsovia en 1999 fue el padre dominico Michał Czartoryski quien, durante el Levantamiento de Varsovia, fue baleado por los alemanes en un hospital con personas gravemente heridas.

«Si la beatificación de 108 clérigos y mártires laicos nos alegra hoy, es sobre todo porque son un testimonio de la victoria de Cristo, un don que devuelve la esperanza», dijo Juan Pablo II en Varsovia el 13 de junio de 1999.

El Día del Martirio del Clero Polaco es también un día de recuerdo de cientos de sacerdotes, víctimas del comunismo totalitario. El símbolo del martirio de los sacerdotes polacos durante el período comunista es el Beato Padre Jerzy Popiełuszko, asesinado por funcionarios del Servicio de Seguridad en octubre de 1984.

El profesor Jan Żaryn recordó que el clero polaco también sufrió la represión soviética. Un ejemplo es la historia del Beato Padre Władysław Bukowiński, párroco de la catedral de Lutsk, que fue enviado como prisionero a los campos de Gulag soviéticos, exiliado a Kazajstán, donde realizó trabajo pastoral y misionero hasta su muerte en 1974.

El profesor Jan Żaryn enfatizó que, durante el período estalinista, aproximadamente mil sacerdotes pasaron por las cárceles comunistas, es decir, en ese momento el 10 por ciento del clero polaco. «Estas son personas que fueron capellanes del Ejército Nacional, y más tarde trabajadores sociales católicos activos. Tengo en mente al padre Tomasz Rostworowski o al padre Zygmunt Kaczynski (…) asesinados muy probablemente en prisión en mayo del 1953», dijo el director de la Instituto para el Patrimonio del Pensamiento Nacional. El historiador también llamó la atención sobre el encarcelamiento o internamiento de las figuras más importantes de la Iglesia en Polonia, encabezadas por el cardenal Stefan Wyszynski. «El martirio que acompañó al sacerdocio polaco correspondió al grado del estado totalitario, al uso de herramientas totalitarias. Sin embargo, como sabemos, hasta el final de la República Popular de Polonia, esta ‘capacidad’ de los comunistas para usar las herramientas más anti-eclesiásticas se manifestó», señaló el profesor Jan Żaryn.

El historiador recordó el asesinato aún inexplicable de tres sacerdotes en 1989: el padre Stefan Niedzielak, el padre Stanislaw Suchowolc y el padre Sylwester Zych.

 

Crédito fotos: Oficina de Prensa de la Conferencia Episcopal de Polonia

ICPL – 

(InfoCatólica)