Parolin no podrá ir a Venezuela para la beatificación de Hernández

A causa de la pandemia, el cardenal secretario de Estado Vaticano no podrá viajar al país, donde fue nuncio durante varios años, y donde el viernes será beatificado «el médico de los pobres». Una beatificación -espera Parolin- que ayudará al pueblo venezolano en la fe para «afrontar juntos la crisis humanitaria y promover la convivencia plural y pacífica».

Benedetta Capelli – Ciudad del Vaticano

Una gran devoción popular por el Siervo de Dios José Gregorio Hernández, conocido por todos en Venezuela como «el médico de los pobres».

Una vida dedicada a las últimas personas a las que atendió, especialmente en la época de la epidemia conocida como «gripe española», a las que apoyó con su dedicación y por las que entregó su vida. Nacido en 1864, murió atropellado por un coche cuando salía de una farmacia de Caracas -era el 29 de junio de 1919- donde había comprado medicinas para un paciente anciano.

Una beatificación que ayuda a Venezuela

«Por razones de fuerza mayor, -se lee en un comunicado de la Oficina de Prensa de la Santa Sede- vinculadas sobre todo a la pandemia del Covid-19, el Secretario de Estado del Vaticano no podrá viajar a Venezuela, como era su deseo, con motivo de la beatificación del Venerable Siervo de Dios José Gregorio Hernández», prevista para el viernes en Caracas.

El cardenal espera que este momento «contribuya a profundizar en la fe de los venezolanos y en su vida cristiana, a imitación del nuevo Beato, a afrontar juntos la crisis humanitaria y a promover la convivencia plural y pacífica». La misa de beatificación será presidida por Monseñor Aldo Giordano, nuncio apostólico en Venezuela.

Una niña curada gracias a él

El Venerable José Gregorio Hernández es el cuarto beato venezolano. Han pasado más de 70 años desde el inicio de su proceso de beatificación y canonización, que comenzó en 1949 impulsado por el entonces arzobispo de Caracas, monseñor Lucas Guillermo Castillo.

El 16 de enero de 1986, José Gregorio Hernández fue declarado Venerable por el Papa Juan Pablo II. El 9 de enero de 2020, la Comisión Médica de la Congregación para las Causas de los Santos aprobó el milagro atribuido a su intercesión: la curación de una niña alcanzada por una bala en la cabeza disparada por unos hombres que querían robar a su padre. Un milagro que también fue aprobado, el 27 de abril de 2020, por la Comisión Teológica.

Vatican News