Cultura Católica

¿Por qué hay una pila especial en la sacristía?

El “sacrarium” es un fregadero especial que tiene un desagüe directamente al suelo para asegurar la correcta eliminación de los elementos sagrados

Si alguna vez has estado en la sacristía, la sala reservada para la preparación de la liturgia, dentro de una iglesia católica, es posible que hayas visto dos lavabos.

Un fregadero parece normal y tiene un grifo con plomería normal. Luego, junto a él, o en la misma habitación, hay un lavabo secundario. A menudo tiene una tapa de metal que lo cubre y, por lo general, no tiene grifo.

¿Qué es este fregadero y para qué sirve?

Un desagüe especial

El término técnico para este fregadero especial es «sacrarium» (a veces llamado «piscina»).

Fue desarrollado para la correcta eliminación de elementos sagrados. Tiene un desagüe que va directamente al suelo.

De esta manera los elementos naturales son devueltos a la tierra de una manera más digna que si fueran drenados en un tanque de retención o alcantarillado donde se mezclarían con las aguas residuales.

Uno de los propósitos del sacrarium es eliminar el agua que contiene en su interior una hostia consagrada disuelta.

Por lo general, cuando una hostia consagrada cae al suelo, se consume, aunque a veces se guarda en la sacristía y se coloca en un plato con agua, y una vez que la hostia se ha disuelto lo suficiente, el agua se vierte por el sagrario.

Eliminación digna

Un uso más común del sacrarium es desechar el agua que se usó para lavar los diversos manteles litúrgicosEnciclopedia Católica cita esta y otras formas históricas de utilizar el sacrarium.

[El sacrarium se usaba] para recibir el agua del lavado de manos del sacerdote, el agua que se usaba para lavar las palias, purificadores y corporales, las migas de pan, algodón, etc. usados después de las unciones sagradas y para las cenizas de las cosas sagradas que ya no eran aptas para su uso. Se construía cerca del altar, en la pared sur del santuario, en la sacristía o en algún otro lugar adecuado.

Sigue siendo una costumbre quemar ciertos artículos bendecidos (llamados sacramentales) una vez que ya no son útiles y enterrar las cenizas en el suelo.

Verterlos por el sacrarium (con agua) sería otra opción, ya que su desagüe conduce directamente al suelo.

Sobre todo, el sacrarium se utiliza para eliminar adecuadamente de los elementos sagrados, reuniéndolos con la tierra de una manera que respete la bendición que recibieron.

Philip Kosloski – publicado el 26/06/21-Aleteia.org

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba