Cultura Católica

¿Por qué la Iglesia pide dinero?

Las finanzas de la Iglesia fueron diseñadas originalmente para el apoyo básico del clero y para el beneficio de los pobres

La relación de la Iglesia católica con el dinero ha sido un tema complicado durante muchos siglos.

Los abusos y escándalos financieros han plagado a la Iglesia en los tiempos modernos, pero también en la Europa medieval y durante otras épocas de la historia de la Iglesia.

Todo esto trae a colación la pregunta básica: «¿Por qué la Iglesia pide dinero?».

Dinero durante el ministerio de Jesús

La necesidad de dinero para financiar los gastos básicos fue parte del ministerio de Jesús con sus 12 apóstoles.

Dice la Enciclopedia Católica:

“Se nos dice que Cristo y Sus Apóstoles tenían una bolsa común para sufragar sus gastos. Que esta información nos llegue solo de manera accidental, a través de la narración de un evento que no tiene relación directa con él, muestra que el evangelista presume que el lector da por sentado que había una bolsa común para los gastos de Cristo y sus discípulos».

Esto se refiere al siguiente pasaje del Evangelio de Juan.

«Como Judas tenía la bolsa, algunos pensaban que Jesús quería decirle: «Compra lo que nos hace falta para la fiesta», o que diera algo a los pobres»

Juan 13,29

Este único pasaje destaca los dos propósitos principales del dinero que posee la Iglesia:

  1. Para las necesidades humanas básicas del clero («Compra lo que necesitemos para la fiesta»)
  2. Para el apoyo de los pobres («Dar algo a los pobres»)

Manejo del dinero por parte de los apóstoles

Después de la Ascensión de Jesús, los apóstoles continuaron con este tratamiento del dinero.

Muchos de los primeros cristianos incluso vendían sus casas para poder dar el dinero a los apóstoles.

Sin embargo, no era tanto para ellos como para la comunidad.

«No había entre ellos ningún necesitado, porque todos los que poseían campos o casas los vendían, traían el importe de la venta, y lo ponían a los pies de los apóstoles, y se repartía a cada uno según su necesidad»

Hechos 4, 34-35

Al mismo tiempo, san Pablo recordó a los primeros cristianos que el clero necesita un sustento humano básico.

«He aquí mi defensa contra mis acusadores. 4.¿Por ventura no tenemos derecho a comer y beber?»

1 Corintios 9, 3-4

Sin embargo, San Pablo también reitera en sus escritos cómo debemos ser generosos con nuestro dinero, apoyando a la viuda y al huérfano.

Del Imperio Romano hasta hoy

El tema de la Iglesia manejando el dinero se volvió más complejo a medida que la Iglesia fue aceptada en el Imperio Romano.

Esto llevó a muchas tentaciones para los funcionarios de la Iglesia, y los santos a lo largo de los siglos hablarían en contra de los abusos que pudieran surgir.

Esta es una de las razones por las que la pobreza radical de san Francisco de Asís supuso una revolución en las órdenes religiosas y dio un ejemplo poderoso que permanece hasta el día de hoy.

Cómo la Iglesia puede equilibrar la necesidad de las necesidades básicas y el apoyo de los pobres sigue siendo un tema complicado que probablemente no se resolverá en el transcurso de nuestra vida.-

Philip Kosloski – publicado el 02/08/21-Aleteia.org

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba