Entrevistas

Cristóbal Colón XX: «Los ataques al descubridor lo son también contra España»

Cristóbal Colón de Carvajal es el representante de la rama principal de los descendientes del descubridor de América

En 2002 el entonces presidente de Venezuela, Hugo Chávez, decidió cambiar el sentido de la conmemoración del 12 de octubre convirtiendo el tradicional ‘Día de la Raza’ por el de la ‘Resistencia Indígena’. Solo dos años después, un grupo de partidarios del líder de la ‘revolución bolivariana’ sometió a un juicio simbólico a la estatua de Colón en la Plaza de Venezuela en Caracas. La condena fue inapelable: derribaron la figura del Almirante y el resto de monumentos colombinos desapareció en los meses posteriores. Así comenzó una oleada de rechazo a la historia del descubrimiento que está adquiriendo más virulencia en los últimos años.

No solo Evo Morales en Bolivia o López Obrador en México han promovido la destrucción de la memoria del navegante genovés. Las movilizaciones de protestas por la muerte de George Floyd a manos de la policía terminaron con la decapitación de Colón en Bostón, cuya efigie también se retiró de Los Ángeles bajo la acusación de genocida por parte del concejal Mitch O´Farrell. «Son grupos radicales minoritarios», sostiene Cristóbal Colón de Carvajal, la cabeza de la rama principal de los descendientes del descubridor de América. Se denomina Cristóbal Colón XX (dado que es miembro de la vigésima generación).

En el currículum del actual Almirante y Adelantado Mayor de las Indias, duque de Veragua y marqués de La Jamaica también figuran ribetes de una azarosa vida el mar. «Soy capitán de fragata retirado, he sido piloto naval de helicópteros antisubmarinos en portaviones, me especialicé en lucha antisubmarina y regresé después a los barcos», detalla. Fue comandante en la patrullera Deva y formó parte del Estado Mayor de la Armada, hasta que pasó a trabajar «como ejecutivo en una compañía del sector financiero».

Entre sus condecoraciones figura la medalla «For Selfsacrifice and Bravery» que recibió de manos del presidente polaco Jaruzelski por su liderazgo en el salvamento de unos náufragos en un temporal. Su pasión es la historia y siente la responsabilidad de salvaguardar el legado histórico del almirante. «Conozco bien su vida y trato de estar al día de las investigaciones y cuanto se publica relativo a él; esto me ha permitido dar conferencias en universidades y centros culturales de varios países, así como escribir artículos históricos». Entre sus últimas obras está el estudio previo del facsímil de la ‘Carta de Colón anunciando el Descubrimiento del Nuevo Mundo’ (publicado por ediciones Taberna Libraria).

La destrucción de estatuas colombinas debe ser especialmente dolorosa para quien ostenta su nombre y apellido…

Pienso que mi indignación es compartida por la mayoría de la sociedad. Si nos fijamos, tal destrucción es realizada por grupos radicales minoritarios. A las personas cultas esa fiebre iconoclasta les parece propia de otra época, de otra cultura y nos recuerda la destrucción de los Budas de Bamiyán. Lo que me pregunto es porqué esa mayoría permanece silenciosa y debe permitirse este comportamiento incívico dentro de una sociedad abierta y plural.

Los ataques a Colón han sido promovidos por líderes populistas como Chávez o López Obrador, pero ahora avanza en EE.UU. y hasta Biden ha eliminado el Día de Colón. ¿Le preocupa que crezca este movimiento de rechazo?

Resulta inquietante y sorprendente que un movimiento populista, que obedece a intereses políticos y nacido en Venezuela, haya podido arrastrar a una parte de la sociedad norteamericana, que siempre se ha opuesto a cualquier populismo importado. No tiene sentido un ataque contra Colón pues él no pisó suelo de Norteamérica y no se le puede acusar de lo que otros hicieron.

El revisionismo procede de una reclamación de la herencia indígena. ¿La causa tiene un fondo justo?

Es lícito que los grupos indígenas reclamen que su historia figure dentro de la del territorio que sus ancestros ocuparon. Todos sabemos que estaban allí cuando llegaron los exploradores españoles, portugueses y otros europeos. Lo que veo incorrecto es que lo planteen como algo excluyente frente a quienes les llevaron una nueva civilización. Deben poder erigir sus propios monumentos sin desplazar los actuales. Ambas culturas pueden y deben convivir.

¿Cómo ve la reacción de los políticos y la sociedad española ante esos ataques?

Los ataques a la figura del Almirante y las consecuencias de su descubrimiento van acompañados de una crítica inmisericorde y destructiva hacia la obra civilizadora de España. Ante la imagen de conjunto de ésta, claramente positiva para los historiadores, los detractores aplican un filtro selectivo escogiendo aquellos episodios más negativos, causados en su mayor parte por actuaciones individuales punibles por las Leyes de Indias y los presentan como la imagen de lo que ocurrió. Intencionadamente ocultan el resto, correspondiente a los aspectos positivos, como si no hubieran existido. Si hacemos un balance completo de la actuación española veremos que éstos constituyeron la mayor parte, lo que claramente inclinaría la balanza a su favor. Se trata de una grosera manipulación de la Historia en contra de la labor civilizadora de España. Es una situación injusta y mendaz y quienes la presentan de forma tan negativa lo hacen conscientemente ¿Cuáles son sus fines? Ydicho esto, la reacción que veo en la sociedad española es muy tibia y sólo existe a nivel individual, aunque, eso sí, hay que decir que estas voces son muy cualificadas. ¿Pero sólo ellos deben denunciar esta injusticia?

¿Qué consecuencias tienen para España este revisionismo?

Es evidente que, aunque hablemos de historia pasada, la imagen de España resulta muy perjudicada y tiene consecuencias negativas para sus relaciones con otros países, pues afecta a la visión que sus ciudadanos puedan tener de los españoles, lo cual repercute en las relaciones comerciales y empresariales. Por esta razón es tan importante que nos tomemos el asunto en serio y la defensa de la imagen de la nación sea asumida a nivel institucional.

Los populistas acusan a Colón de genocida. ¿Cómo fue su relación con los indígenas que se encontró?

Inicialmente, durante el primer viaje, la relación fue idílica. Los indígenas consideraban a los españoles como enviados de los dioses y salían a su encuentro para ofrecerles frutos, que eran correspondidos por regalos. No todo eran cascabeles y cuentas de vidrio de colores, sino que también les entregaban objetos útiles como tijeras, hachas, cuchillos y agujas. Como los españoles permanecieron a bordo de los barcos, salvo algún desembarco puntual, no hubo roces con los indígenas. Éstos aparecieron cuando se establecieron en tierra y levantaron La Isabela, la primera ciudad. Entonces algunos caciques se levantaron en armas contra la presencia de extraños en su territorio. En los otros viajes de exploración volvió a repetirse la misma pauta: siempre que los españoles permanecieran en sus barcos eran bien recibidos.

Colón de Carvajal con la carta del descubridor anunciado su hallazgo
Colón de Carvajal con la carta del descubridor anunciado su hallazgo – ABC

Colón no fue realmente un conquistador, sino un explorador…

Su período de gobierno en tierra fue muy corto. La mayor parte del tiempo en el Nuevo Mundo lo pasó Colón a bordo de sus barcos dedicado a exploraciones. Su período de gobierno efectivo sólo lo ejerció durante el segundo viaje –y aún descontando el tiempo dedicado a explorar Cuba–, porque cuando pisó La Española en su tercer viaje fue apresado por Bobadilla.

Todos estos ataques, ¿le restan importancia al significado del 12 de Octubre?

El Descubrimiento de América ha sido el hecho más importante para la Humanidad –si salvamos la venida al mundo de Jesucristo, como escribió Francisco López de Gómara hacia 1550– y su importancia radica en las consecuencias sociales y económicas. Lo más relevante es que España llevó al Nuevo Mundo la civilización occidental, con nuestra religión e idioma. Pensemos que todo pudo ser diferente en el caso de que hubiera sido China la primera en llegar. Nosotros llevamos la rueda y el uso de carros y arados, construimos una red de caminos con sus puentes y ciudades con iglesias, hospitales y universidades. Todo ello mientras se respetaba la propiedad de las tierras de los indígenas. Tras ello, viene el intercambio de animales. España llevó a América caballos, burros, vacas, cerdos, ovejas, gatos y perros. La llegada de los animales de silla y tiro cambió la vida de los indígenas que hasta entonces debían llevar la carga sobre su espalda. Lo mismo pasó con los alimentos, algunos de los cuales como la patata sirvió para acabar en Europa con las periódicas hambrunas por malas cosechas de cereales. Algo semejante ocurrió en Asia con la divulgación del cultivo de batatas y patatas llevadas a Filipinas por barcos españoles. El oro y la plata extraídos de minas americanas se extendieron por el mundo conocido, provocando un enorme aumento de la masa monetaria en circulación y originando un siglo de desarrollo económico sin precedentes en América, Europa y Asia. Aunque es poco conocido, la llegada de plata a China, a través de Filipinas, se tradujo en un crecimiento tan enorme que les permitió financiar la construcción de largos tramos de la Gran Muralla. Sobre esa primera globalización versó mi discurso de ingreso en la Real Academia de la Mar en 2018.

¿El sistema educativo español da la importancia debida a Colón?

Desconozco cómo se presenta en la actualidad a nuestros estudiantes. Objetivamente, Colón es el personaje que más influencia ha tenido en la historia de España. Pensemos que su trayectoria como nación hubiera sido muy diferente si no hubiera llegado al Nuevo Mundo. Con el Descubrimiento cambió el papel de España en la historia y le brindó varios siglos de máximo protagonismo. Además, su figura presenta cualidades que pueden tomar los jóvenes como ejemplo y que son aplicables a cualquier emprendedor empresarial. Cuando muchos lo creían imposible, él conservó la fe en su proyecto, que sostuvo con perseverancia durante siete años, hasta que los reyes de España decidieron financiarle. También es conveniente enseñar a valorar la enorme relevancia de las consecuencias sociales y económicas del Descubrimiento.-

Luis Montoto/ABC Sevilla

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba