Testimonios

A los 10 años de la muerte de Arístides Beaujon

“ Estos demócratas-humanistas como Arístides Beaujon dejaron una muestra palpable de que sí se puede realizar una vida política casada, enamorada y entregada con la ética, con la paz ciudadana y con el deber ser.”

Raúl Ochoa Cuenca:

“ Estos demócratas-humanistas como Arístides Beaujon dejaron una muestra palpable de que sí se puede realizar una vida política casada, enamorada y entregada con la ética, con la paz ciudadana y con el deber ser.”

Egly Marín Colina-Primera

 

De adolescente había estado un par de veces en Caracas visitando a mis tíos. Pero fue realmente durante el año 1967 cuando por primera vez y ya de pantalones largos que en aquellos buses que salían del terminal,  el cual no era más  que un terreno que estaba exactamente detrás de la Catedral de Maracaibo, llegué a Caracas en compañía de quien con el tiempo se convertiría en un buen amigo, Freddy Piña Rivero. Arribamos al Nuevo Circo, el viejo terminal terrestre de la Capital. Ya en la sede de Copei en pleno centro de Caracas y cerca de la vieja UCAB, entramos en lo que para mí era casi como un gran logro de mi vida: visitar la sede del Comité Nacional de Copei. Nos saludaron muchos compañeros y entre otros me dio la mano un hombre alto y con cara de pocos amigos, era Arístides Beaujon, un coriano que además de la cara austera, era realmente así, austero.

Sí, pero también humano. A mi me preguntó donde estábamos alojados, respondiéndole que era una visita express, así como las que hacían los grandes managers de nuestra industria petrolera, llegaban en el avión en la mañana y en la tarde retornaban para la cena en sus  casas con sus mujeres e hijos. También nosotros,  llegamos en el primer autobús de la mañana y nos regresábamos en el último autobús de la noche, casi igual a los Smith de la Creole y a los Van der Jiks de la Shell, la única diferencia que para nosotros en vez de cena en familia, el siguiente condumio era el desayuno de la mañana del día siguiente, que muertos del hambre doña Hilda, mi madre, nos había preparado.

Así fue como conocí a un hombre con quien desarrollé una sólida amistad y con quien colaboré en forma entusiasta y voluntaria a mi regreso de Francia después de culminar mis estudios. Era un hombre de recio carácter, el cual en algunas oportunidades opacaba esa inmensa capacidad de trabajo y de organización que siempre exhibió.

Arístides Beaujon a los 21 años de edad, el 13 de mayo de 1947, fundó el partido Copei en el estado Falcón, convirtiéndose en su líder absoluto durante muchos años.

El doctor Beaujon o el compañero Arístides, realmente trabajaba, muy duro; era un madrugador quien desde su modesto apartamento en Santa Rosalía desde temprano y después del café que la hermana le preparaba, con su teléfono y la prensa escrita, amén del noticiero de Radio Rumbos, se enteraba de  la situación del país del cual era uno de sus dirigentes, con A.D o con Copei en funciones de gobierno o de oposición, ya que no solo era un dirigente de la Democracia Cristiana, era un pilar de la Democracia, quien desde el partido o desde la comisión de Defensa del Senado trabajaba en forma continua en el mantenimiento de la estabilidad de nuestro sistema democrático.

Pero retornemos a sus años de luchador por salvaguardar los principios democráticos. Arístides fue amigo de Douglas Bravo no obstante la diferencia de edades y de ideología. Cuando mataron al padre de Douglas, en el sitio del suceso se encontraba Arístides, quien en aquellos momentos de indignación y dolor, lo agarró del brazo y le dijo: “Douglas, vente conmigo a mi casa”. De la muerte de su padre el ex guerrillero siempre acusó a las bandas armadas de Acción Democrática y ante el peligro que él corría fue motivo para que Arístides lo resguardara durante cierto tiempo, a fin que pasara la intensa búsqueda que hacían sobre el futuro guerrillero de Cabure. Fueron amigos estos dos falconianos, amistad que nació en la lucha en contra de la dictadura de Pérez Jiménez.

Arístides siempre fue un luchador por la democracia. Realmente esto que ahora escribo no lo he podido confirmar, pero de ser cierto nos enseña a un Beaujon que siempre buscó desde cualquier trinchera la consecución de la democracia en su país. En una entrevista que le hacen a Nicolás Jiménez Morales, líder histórico del partido comunista del estado Falcón, le preguntan por Aristides Beaujon:

¿Nico tu militastes en la juventud comunista con Aristides Beaujon ? a lo cual Nico responde: Aristides Beaujon fue comunista primero que yo, porque él es más viejo que yo y cuando yo ingresé a la Juventud comunista Aristides hacía mucho tiempo que había dejado de pertenecer al partido comunista y ya se había convertido en el líder histórico del partido social cristiano Copei en Falcón. Arístides, continúa Jimenez Morales, “ era ya desde ese momento un gran luchador por la democracia y serio como él solo.”

Nunca se mencionó a Arístides Beaujon en nada turbio, en nada que comprometiera su  bien ganado prestigio como hombre probo. Me parece que con esta pequeña historia que me permito mencionar y la cual es absolutamente cierta, nos da una idea de quién era Arístides. En una oportunidad, almorzando en un restaurante en Caracas, al pedir la cuenta, el mesonero nos informó que otra persona la había cancelado. Su reacción fue inmediata, pidió que le presentará la cuenta por cuanto él no podía aceptar que un extraño la pagara.

Arístides fue asimismo conocido por ser amigo de sus amigos. Para concluir este limitado y brevísimo recuerdo del Dr Beaujon, diría que en su momento fue un araguato bueno y solidario, porque era un verdadero demócrata cristiano, era un verdadero copeyano.

Cuando fue Secretario General Nacional del partido, dedicaba un tiempo muy importante a los dirigentes y militantes del Partido en la búsqueda de soluciones para resolver los problemas que le presentaban y requerían de su ayuda.

Según el parte médico del centro clínico de Occidente de Maracaibo donde el Dr Beaujon falleció, tenía 90 años, lo que significa que nació en el año 1921. Otros datos nos dicen que nació en 1925. Para los que lo conocimos podemos dar fe de lo celoso que era con su vida privada.

Pero si nuestro amigo el Doctor Beaujon, era del 21 o del 25, poco importa, porque Arístides siempre estará presente en el recuerdo respetuoso de sus amigos.

 

Raúl Ochoa Cuenca, en Anfi del Mar el 16 de octubre del 202.

 

Fuentes: Mis recuerdos. Amigos como Jorge Paparoni, Leopoldo Vizcarrondo, Simón Jiménez Salas y muchos otros. Nota de Egly Marín Colina-Primera.

América 2.1

 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba