Trabajos especiales

80 años de Pearl Harbor, el infierno que llegó desde el cielo

El infierno que llegó desde el cielo: hora a hora, el ataque que metió a Estados Unidos en la Segunda Guerra

Franklin Roosevelt en el Congreso:  «Nuestra nación siempre recordará este ataque. No importa cuánto tiempo nos tome superar esta invasión premeditada, el pueblo norteamericano con su honrada fuerza triunfará hasta la victoria absoluta. Con confianza en nuestras fuerzas armadas y con la ilimitada determinación de nuestro pueblo obtendremos un triunfo inevitable, con la ayuda de Dios”.

El 7 de diciembre de 1941, Japón atacó por sorpresa y sin una declaración previa de guerra a la Flota del Pacífico de Estados Unidos. Y convirtió a la Bahía de Hawái en la tumba de los acorazados. Más de 350 aviones lanzaron sus bombas y dejaron un saldo de casi 2400 muertos. Todo duró menos de dos horas

El 7 de diciembre de 1941 apenas empezaba el día en Hawái, las fuerzas japonesas atacaron Pearl Harbor. El Almirante Isoroku Yamamoto había dicho que la flota norteamericana en Pearl Harbor era “una daga que apunta a la garganta de Japón”. Con el ataque, mientras dilataban las negociaciones de paz, Japón pretendía sacar ventaja del factor sorpresa e inutilizar la flota de Estados Unidos en el Pacífico para que demorara al menos un año en poder entrar en acción. Y forzarlos a ingresar en la guerra, algo que a esa altura se veía como inevitable. El ataque produjo graves daños a los norteamericanos. En menos de dos horas tuvieron 2.335 muertos, 15 buques fueron hundidos o gravemente averiados y 188 aviones fueron destruidos.

6 DE DICIEMBRE DE 1941

23.00 Hs.

El Gral. Short y el Teniente Coronel Fielder, destinados en Pearl Harbor, salen con sus esposas de una fiesta. Vuelven a la base por un camino costero. La noche está esplendorosa. Ven el puerto y las instalaciones militares iluminadas. El general Short le comenta al otro: “Qué buen blanco somos, eh”.

23.50 Hs.

Los japoneses preparan cinco mini submarinos para ser lanzados desde sus naves madres. Estos son más difíciles de detectar y pueden operar en las aguas poco profundas que van a atacar. Cada uno lleva dos torpedos y dos tripulantes. Los hombres saben que no sobrevivirán a la misión. Como luego harían los kamikazes dejan cartas de despedidas y siguen un estricto ritual antes de comenzar.

7 DICIEMBRE DE 1941

02.00 Hs

En Washington terminan de decodificar la parte 14, y última, del mensaje japonés que el gobierno de Hirohito tiene pensado enviar al gobierno norteamericano media hora antes del ataque y que la inteligencia interceptó. Cuando se lo entregaron a Franklin D. Roosevelt, el presidente dijo: “Esto significa guerra”. Con los años se han hecho muchas especulaciones sobre si el primer mandatario de Estados Unidos sabía o no del ataque. Lo cierto es que no querían entrar en guerra sin declaración formal y sin que pareciera que habían agotado todas las instancias. El ataque a Pearl Harbor eliminó todas las resistencias que enfrentaba el presidente dentro de su país. Hubo varias señales de la agresión que los diplomáticos y militares norteamericanos subestimaron, despreciaron o ignoraron.

03.00 Hs

La armada japonesa tiene todo listo para lanzar el ataque sorpresivo.

03.45 Hs

Desde la cubierta de un barco que está en el puerto, dos oficiales norteamericanos ven algo a lo lejos. Uno de ellos dice que se trata de un periscopio. El otro le responde que es imposible que un submarino ingrese en esas aguas. De todas maneras dan el aviso, que nadie tiene en cuenta. Se trataba de uno de los mini submarinos.

05.00 Hs.

El comandante japonés Mitsuo Fuchida está inquieto en su puesto, esperando el momento para lanzar el ataque. Se cruza con Shigeharu Murata, considerado el piloto más hábil de la flota. “Honolulu duerme”, le dijo el aviador. Fuchida estaba preocupado por si Estados Unidos estaba esperando la llegada de los japoneses. “¿Cómo sabe que no están avisados?”, preguntó. “Quédese tranquilo. La radio está pasando música lenta. No sospechan nada”.

 

 

 

El almirante Isoroku Yamamoto (1884-1983) fue el que planeó el ataque a Pearl Harbor. Esa base militar decía era "una daga en la garganta de Japón" (Hulton Archive/Getty Images)El almirante Isoroku Yamamoto (1884-1983) fue el que planeó el ataque a Pearl Harbor. Esa base militar decía era «una daga en la garganta de Japón» (Hulton Archive/Getty Images)

 

 

 

06.10 Hs.

Ya amaneció. Dos aviones japoneses de reconocimiento hicieron su trabajo. En el portaaviones Akagi los aviadores se preparan para el despegue.

06.20 Hs.

En Pearl Harbor casi todos duermen. Hay unos pocos soldados de guardia. Y algunos están volviendo a sus casas después de salir a la noche. Está empezando el domingo y todo está quieto (los japoneses eligieron un domingo para que hubiera menos hombres en servicios y la respuesta al ataque demorara más).

06.30 Hs.

Despegan los aviones que integrarán la primera ola. Son 183. Su objetivo principal es destruir todas las embarcaciones posibles.

06.35 Hs.

Los aviadores que integrarán la segunda ola de ataque se alistan en sus naves.

06.40 Hs.

En Washington creen que el mensaje de 14 partes japonés, aunque no emitido oficialmente todavía, significa que habrá un ataque inmediato a alguna o algunas de sus bases. Dan aviso urgente a las que están en el Pacífico. En especial a Filipinas y algunas islas del Caribe. Pero el mensaje no es enviado a Hawái, se supone, porque las condiciones climáticas lo impidieron.

 

 

 

El USS Oklahoma y el USS Maryland fuieron dos de los buques hundidos por el ataque. Los japoneses eligieron un domingo porque habría menos posibilidad de defensa inmediata (Corbis via Getty Images)El USS Oklahoma y el USS Maryland fueron dos de los buques hundidos por el ataque. Los japoneses eligieron un domingo porque habría menos posibilidad de defensa inmediata (Corbis via Getty Images)

 

 

 

06.45 Hs.

Los primeros disparos de la jornada son norteamericanos. Un buque ataca a un submarino en las puertas de Pearl Harbor. Se trata de una de las mini embarcaciones. Creen que lo hundieron o que lo ahuyentaron y así lo comunican a la base. El general a cargo no le da importancia a la información. Está convencido que se trata de una falsa alarma. Ya ha habido varias.

07.10 Hs.

Dos oficiales de guardia detectan algo raro en el radar. Parece un gran movimiento de aviones. Tardan en determinar qué puede ser. Dan aviso y otra vez un superior desprecia el dato. Les dice que no se preocupen, que debe ser una formación norteamericana que llega a instalarse a Hawái.

07.12 Hs.

La tropa japonesa se acerca a su objetivo. El comandante Mitsuo Fuchida al ver los aviones recortados en el cielo todavía naranja dice: “Un glorioso amanecer para Japón”.

07.15 Hs.

Otro barco en la base detecta un submarino. Y lanza una carga contra él. A los pocos minutos se vislumbra una mancha de aceite negro grande en el agua. Parece que le dieron.

 

 

 

Mitsuo Fuchida comandó la primera ola de ataque. Fue el que pronunció la clave Tora, Tora, ToraMitsuo Fuchida comandó la primera ola de ataque. Fue el que pronunció la clave Tora, Tora, Tora

 

 

 

07.18 Hs.

Comienzan a despegar los aviones que integrarán la segunda ola de ataque japonés aunque todavía no se haya iniciado el bombardeo de la primera. La idea es no darle tregua a Estados Unidos y no perder el factor sorpresa. Son 167 aviones más.

07.40 Hs.

Uno de los aviones de reconocimiento pasa el parte de los objetivos que vio en el puerto: 9 buques de combate, 1 crucero pesado, 6 cruceros livianos. El otro avión sigue buscando los tres portaaviones de la flota del Pacífico (pero zarparon unos días antes).

07.47 Hs.

El comandante Fuchida grita por su radio: “¡To! ¡To! ¡To!”. Es la primera sílaba de Totsugekiseyo que significa A la carga o Al Ataque. Es la señal definitiva de largada.

 

 

 

El bautismo del USS Arizona en 1915. El buque fue hundido durante el raid japonés. En él se produjo el mayor número de víctimas. Casi el 50 % de los muertos de ese 7 de diciembre (MPI/Getty Images)El bautismo del USS Arizona en 1915. El buque fue hundido durante el raid japonés. En él se produjo el mayor número de víctimas. Casi el 50 % de los muertos de ese 7 de diciembre (MPI/Getty Images)

 

 

 

07.48 Hs.

Comienza el ataque. El primer objetivo es alcanzado. Es la Bahía de Kaneohe. Hay 33 aviones norteamericanos de patrullaje que son destruidos por las bombas. El fuego gana el lugar. Se elevan las primeras columnas de humo del día.

07.50 Hs.

Ahora la lluvia de bombas llega a toda la isla. Las naves norteamericanas son impactadas por las bombas y los torpedos. La sorpresa es total.

07.53 Hs.

Fuchida emite el mensaje en clave acordado para avisar que el enemigo ha sido tomado por sorpresa. Luego se haría conocido como título de una excelente película bélica que brinda las visiones de los dos lados del ataque. Fuchida dice: “¡Tora! ¡Tora! ¡Tora!”.

07.57 Hs.

Recién en este momento el comandante Logan Ramsey se da cuenta que están sufriendo una ofensiva japonesa. “PEARL HARBOR ESTÁ SIENDO ATACADO. NO ES UN EJERCICIO”, anuncia por la radio.

 

 

Más de 350 aviones japoneses sorprendieron a la flota del Pacífica de Estados Unidos en Pearl Harbor. Los daños fueron innumerables (Buyenlarge/Getty Images)Más de 350 aviones japoneses sorprendieron a la flota del Pacífico de Estados Unidos en Pearl Harbor. Los daños fueron innumerables (Buyenlarge/Getty Images)

 

 

 

07.58 Hs.

El Almirante Husband Edward Kimmel, jefe de la base, sale de su casa y se da cuenta de lo que ocurre. Sabe que es un desastre. No se trata de un escuadrón aislado, ni de un objetivo en particular. El cielo está cubierto de aviones enemigos.

08.00 Hs.

Los primeros soldados norteamericanos recién llegan a sus lugares de combate. Y empiezan a defenderse cómo pueden. Los aviones japoneses ante la falta de respuesta hasta el momento vuelan muy bajo y aciertan en sus objetivos. Un norteamericano contó que llegó a verle la cara a un piloto japonés y como éste lo saludó irónicamente después de lanzar un torpedo contra un barco de guerra amarrado en el puerto.

08.05 Hs

Ya nadie duerme en la isla. No importa que sea domingo. El ruido de las bombas y de las explosiones despertó a todos. El humo y el olor a quemado dominan la escena. Los aviones siguen pasando y lanzando su carga.

08.06 Hs.

Los mensajes de los pilotos japoneses desde sus radios informan de los objetivos que están siendo alcanzados. La sensación es que todas las naves serán destrozadas y que la defensa nunca terminará de armarse.

 

 

 

El USS Shaw es alcanzado por el ataque enemigo (Lawrence Thornton/Getty Images)El USS Shaw es alcanzado por el ataque enemigo (Lawrence Thornton/Getty Images)

 

 

 

08.08 Hs.

Los primeros heridos comienzan a llegar al hospital de la isla. Los médicos entran corriendo; salieron de sus casas apenas escucharon los estallidos. Una bomba explota muy pocos metros del lugar. Se destaca una mujer de 48 años, la jefa de enfermeras Annie Fox. Mantiene la calma, dosifica los recursos, organiza los movimientos, asigna prioridades. Su labor luego es reconocida y se convierte en la primera mujer condecorada con el Corazón Púrpura.

08.10 Hs.

El infierno parece que no se acabará nunca para los que están en tierra. Desde el aire el diluvio de bombas persiste.

08.11 Hs.

El West Virginia es alcanzado por seis bombas y dos torpedos. El buque se hunde velozmente pero la tripulación puede escapar en su gran mayoría.

08.13 Hs.

La suerte del Arizona es muy distinta. Está repleto de combustible. Las bombas ingresan al interior del barco. Cientos de tripulantes quedan atrapados en esa trampa mortal. Algunos mueren con los impactos iniciales, otros con las explosiones posteriores y muchos quemados y asfixiados.

08.15 Hs

El Almirante Kimmel llega a su puesto de mando en la base. Ni en su peor pesadilla imaginó escenas como las que veía. No podía entender cómo su flota se hundía ante sus ojos. No parecía quedar ningún barco indemne. Los aviones seguían dañando a pesar de que ya había contraataques desde tierra. Kimmel lanzó un alerta para avisar que estaba siendo atacado. Pero de inmediato lo cambió a un estadio superior, a uno más grave. Creyó que había peligro de invasión.

 

 

 

Cordell Hull era el Secretario de Estado. Recibió la declaración de guerra de manos del embajador japonés una vez que el ataque ya se había producido (Library of Congress/Corbis/VCG via Getty Images)Cordell Hull era el Secretario de Estado. Recibió la declaración de guerra de manos del embajador japonés una vez que el ataque ya se había producido (Library of Congress/Corbis/VCG via Getty Images)

 

 

 

08.17 Hs.

El Arizona sufre otros dos impactos. Una explosión pavorosa. El estupor de los que miraban correr a los marinos correr por la cubierta del barco con las ropas en llamas fue peor cuando escucharon un ruido grave, furibundo, que tapó el resto de las explosiones, los motores de los aviones, los silbidos de las balas y el impacto de las bombas. Fue el crujido más fuerte que alguna vez hubieran escuchado. El barco se partió en dos. Es el lugar que más bajas produce: 1177 muertos

08.20 Hs.

Le informan al presidente Roosevelt del ataque. Uno de sus hombres dice que debe haber un error. Que Japón nunca lanzaría una ofensiva de este tipo sin declaración formal de guerra. Roosevelt le dice que está equivocado, que ese fue el modus operandi nipón en los últimos grandes ataques en el Pacífico.

08.25 Hs.

El Oklahoma es alcanzado por un cuarto torpedo. Dan la orden de evacuarlo. El buque se va inclinando hasta darse vuelta en el agua. Mueren 415 soldados que no lograron escapar.

08.26 Hs.

El Almirante Kimmel mientras da órdenes, avisa a Washington y reagrupa las fuerzas que quedan a disposición; mira por la ventana de su despacho cómo los barcos a su mando son impactados y sus hombres mueren. Un disparo rompe la ventana y la bala roza su pecho, desgajando el uniforme pero no lo hiere. Tiempo después el marino dijo: “Preferiría haber muerto en ese momento antes de ver a mi flota ser despedazada”.

08.30 Hs.

Los aviones japoneses se alejan de la zona. Se acalla el intercambio de disparos. Se escuchan algunos gritos, explosiones tardías y las llamas crepitando. En tierra impera el ruido de los motores de los camiones y los jeeps utilizados para transportar a los heridos.

08.40 Hs.

Kimmel ordena que los barcos que puedan movilizarse y no tuvieran averías graves salieran del puerto por si eran atacados de nuevo.

08.50 Hs.

La calma duró muy poco. El comandante Shigekazu Shimasaki encabezó la segunda ola. Otra vez los aviones cubren el cielo. Las defensas antiaéreas tratan de espantarlos.

08.51 Hs.

Cordell Hull, el secretario de estado, recibe a Kichisaburo Nomura, embajador japonés en Estados Unidos. El diplomático le entrega el mensaje de 14 partes completo. Pide disculpas porque le ordenaron entregarlo una hora y media antes pero se demoró en la decodificación. Hull furioso le grita que es el mensaje más infame, falso y distorsionado de la historia. Se supone que Nomura desconocía que el ataque ya había sido lanzado.

 

 

 

Una vista aérea de Pearl Harbor la tarde del 7 de diciembre de 1941. Se ven los buques dañados o hundidos (Corbis via Getty Images)Una vista aérea de Pearl Harbor la tarde del 7 de diciembre de 1941. Se ven los buques dañados o hundidos (Corbis via Getty Images)

 

 

 

08.52 Hs.

El jefe de prensa de la Casa Blanca se presenta en la sala de periodistas y les informa: “Los japoneses han atacado desde el aire todas las instalaciones y actividades militares y navales que Estados Unidos tiene en la Isla de Oahu, principal base de Hawái”. Con el correr de los minutos y las horas, Early fue ampliando los informes.

09.01 Hs.

La radio de la CBS interrumpe su programación para informar en un flash de noticias del ataque. La información es breve y sucinta. Durante las primeras horas la programación siguió de manera habitual con actualizaciones de los partes hasta que se tomó real magnitud de los hechos.

09.10 Hs.

Los aviones atacantes se centran en hangares y en los aviones rivales que están en las pistas. Destruyen gran parte de la flota. También atacan los buques que se habían salvado en la primera ola.

09.15 Hs

Algunos de los aviones japoneses caen en picada impactados por las defensas antiaéreas.

09.30 Hs.

Los ataques ceden. Los aviones se van retirando. El daño es enorme.

 

 

El West Virginia ya fue impactado por varias bombas y torpedos. Las llamas aparecen por todos lados. Desde otro barco intentan apagarlas (Buyenlarge/Getty Images)El West Virginia ya fue impactado por varias bombas y torpedos. Las llamas aparecen por todos lados. Desde otro barco intentan apagarlas (Buyenlarge/Getty Images)

 

 

 

09.35 Hs.

Los heridos son llevados a tierra firme. Hay mutilados, moribundos, gran cantidad de quemados. La situación es desastrosa. Los médicos y enfermeras no dan abasto. Las camillas se ubican en la calle y se levantan carpas para atenderlos.

10.00 Hs

Se difunde la declaración de guerra de Japón a Gran Bretaña y Estados Unidos. Cordell Hull declara que el accionar japonés fue “muy poco sabio ya que de manera inmediata unió a todos los pobladores de Estados Unidos”.

10.10 Hs.

Los aviones que formaron parte de la primera ola regresan. Son recibidos como héroes. Los informes que los japoneses reciben es que el daño que propinaron fue enorme

10.15 Hs.

Los comandantes japoneses debaten si lanzar una tercera ola. Todavía tienen objetivos por golpear. En especial de gran importancia logística: instalaciones en el puerto, fábricas, los depósitos de combustible. Pero deciden no arriesgarse. Sus bajas no fueron muchas y fueron muy inferiores a las del enemigo, destruyeron parte de su flota y de sus aviones de combate, aprovecharon el factor sorpresa y sacaron ventaja anímica, además de destartalar la fuerza americana en el Pacífico. Temen que el tercer ataque no sea tan efectivo ya que las defensas norteamericanas están alistadas.

10.30 Hs.

Roosevelt cita en el Salón Oval a todo su gabinete, los jefes militares y sus asesores más importantes. Las informaciones llegan todavía confusas. Sólo se sabe que el ataque ha sido grave y los daños enormes.

 

 

 

Restos de los aviones destruidos por el bombardeo. las aeronaves se encontraban en los hangares o estacionadas en la pista (Corbis via Getty Images)Restos de los aviones destruidos por el bombardeo. las aeronaves se encontraban en los hangares o estacionadas en la pista (Corbis via Getty Images)

 

 

 

11.00 Hs.

Roosevelt se reúne con los principales líderes del congreso. Les pide que se reúnan al día siguiente para declarar formalmente la guerra contra Japón. Se acababa la neutralidad norteamericana en el conflicto.

12.00 Hs

Las naves japonesas retornan y se agrupan. De las 353 aviones que despegaron sólo no regresaron 29. En el ataque perdieron un submarino y, lo que ya se sabía previamente, los cinco midgets o mini submarinos.

12.30 Hs.

El ataque japonés a Pearl Harbor no fue su única acción en el Pacífico en el día. Atacó también Guam, Hong Kong, Filipinas, Singapur e invadió Malasia y Tailandia.

14.00 Hs

Durante todo el transcurso de la tarde y durante varios días se disparan falsas alarmar en Hawái y en toda la Costa Oeste sobre posibles ataques japoneses y se habló hasta de invasiones.

8 DE DICIEMBRE

06.00 Hs

Los diarios norteamericanos anuncian la agresión en sus portadas. Informan con bastante certeza de las acciones y los daños y bajas sufridas. “Japón en guerra contra Estados Unidos y Gran Bretaña: Ataque sorpresa a Hawái”, tituló el New York Times.

12.00 Hs

Roosevelt habla ante el Congreso y a la nación. Su breve discurso quedó en la historia: “Ayer, el 7 de diciembre de 1941, una fecha que quedará como infame para la historia, Estados Unidos fue atacado por fuerzas navales y militares del Imperio del Japón. Estábamos en paz con Japón y a pedido de ellos, de su gobierno y su emperador, todavía en conversaciones para mantener la paz en el Pacífico. (…) La distancia entre Japón y Hawái demuestra que el plan fue orquestado hace semanas o meses y que el gobierno japonés ha intentado engañar de manera deliberada a Estados Unidos mediante declaraciones falaces y esperanzas falsas de mantener la paz. El ataque de ayer ha causado graves daños a las fuerzas militares y navales de nuestro país. Lamento informar que se han perdido muchas vidas. (…) Japón ha emprendido una ofensiva sorpresa por todo el Pacífico.

(…) Nuestra nación siempre recordará este ataque. No importa cuánto tiempo nos tome superar esta invasión premeditada, el pueblo norteamericano con su honrada fuerza triunfará hasta la victoria absoluta.

Con confianza en nuestras fuerzas armadas y con la ilimitada determinación de nuestro pueblo obtendremos un triunfo inevitable, con la ayuda de Dios”.-

Matías Bauso – Infobae/América 2.1

 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba