Lecturas recomendadas

Influencia de Chávez en la estrategia de Evo Morales

Además de la injusta detención de la Ex Presidenta de Bolivia Jeanine Añez, el régimen del sucesor de Evo Morales decidió multiplicar la persecución judicial contra los ex Presidentes Tuto Quiroga y Carlos Mesa, y el dirigente Luis Fernando Camacho, como se ha dado en los casos de Venezuela, Nicaragua y Cuba

Milos Alcalay:

Además de la injusta detención de la Ex Presidenta de Bolivia Jeanine Añez, el régimen del sucesor de Evo Morales decidió  multiplicar la persecución judicial contra los ex Presidentes Tuto Quiroga y  Carlos  Mesa, y el dirigente Luis Fernando Camacho, como se ha dado en los casos de Venezuela, Nicaragua y Cuba.

El apoyo de Chávez a Evo Morales se dio antes de la llegada al Poder del líder cocalero, invitado en el avión oficial a acompañarlo en las Cumbres Presidenciales de la región, rompiendo el protocolo presidencial.

Evo Morales, al llegar al Poder, repitió la estrategia de Chávez, reformando la constitución para su permanencia indefinida, además de actuar  violando los derechos humanos, promover el tráfico ilícito de coca, ejerciendo control militar, y destruyendo sistemáticamente a la oposición. Sin embargo no podemos analizar la influencia del Chavismo solo en Bolivia, sino que debemos situarlo dentro del contexto de los mecanismos de Poder de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA)

La llegada al Poder en Venezuela del Teniente Coronel Hugo Chávez Frías en las elecciones de 1998,  produjo inicialmente  una reacción  favorable -inclusive en algunos sectores democráticos del Continente-. El desgaste de más de 4 décadas en el Poder de la experiencia democrática, con sus éxitos y sus fracasos, con las falsas promesas de construir una democracia con músculo para combatir la corrupción, las violaciones de derechos humanos, empoderar a los pobres, cumplir el mandato de la Justicia Social y en fin, cumplir con los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS) permitieron que llegara al poder un militar golpista desconocido. En muy poco tiempo se evidenció que los objetivos prometidos no se cumplieron, sino que se destruyeron además  los aportes positivos del pasado democrático venezolano.

La megalomanía del dirigente venezolano no se quedó solo en gobernar para su propio país, sino que el Comandante Chávez se asocio con los lineamientos de su gran Maestro, Fidel Castro, para financiar con los enormes recursos del petróleo, el modelo de exportación del Socialismo del Siglo XXI

El propio Fidel estaba convencido de que después de más de medio siglo de fracasos el modelo cubano de la toma del poder a través de las guerrillas, no era viable. Por lo que después del colapso de las democracias populares de la URSS y de sus aliados de  Europa del Este,  se agruparon  a través de instituciones como  el Foro de Sao Paulo y del Grupo de Puebla, para asegurar la toma del poder por la via electoral para luego controlarlo indefinidamente.

El papel nocivo de Cuba  con el respaldo financiero de Chávez,  logró llevar a nuevos aliados al poder. Por supuesto el primer respaldo fue asegurar el triunfo del movimiento indigenista y de los  cocaleros (Evo Morales), pero también para asegurar el retorno del sandinismo en Nicaragua (Ortega) la llegada al Poder del  Partido de los trabajadores (PT Lula), de los Justicialistas radicales (Kirchner), revolucionarios de salón (Rafael Correa), compañeros de ruta (Zelaya), nostálgicos de la  Teología de la liberación (Lugo) guerrilleros reciclados (Farabundo Martí,  FARC).

Según algunos observadores, durante la segunda década del Siglo XXI, los Gobernantes de izquierda como Boric, Petro y posiblemente Lula (entre otros) han actuado de manera más cautelosa ante el problema de la violación de los derechos humanos, la democracia y el respeto a la oposición. Ojalá ese sea el camino, y no el de la solidaridad automática con regímenes totalitarios asociados con el crimen organizado que caracterizó la primera década del Siglo XXI.-

América 2.1

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba