Lecturas recomendadas

¿Un Exceso de Caridad Cristiana?

David Carlin, autor de The Decline and Fall of the Catholic Church in America:

Aristóteles, como todo el mundo sabe, sostenía que la virtud está  a medio camino entre los extremos de «demasiado» y «muy poco». Si hubiera sido dado al  uso de un lenguaje colorido, la habría llamado el «medio dorado». Esto es típico de la Grecia clásica en su mejor momento, una civilización que valoraba la moderación en todas las cosas.

Como todo el mundo sabe también, Tomás de Aquino era un gran admirador de Aristóteles. Rara vez algún discípulo fue más devoto de su maestro, que Tomás, de Aristóteles. Sin embargo, Tomás era aún más devoto de Cristo. De manera que, cuando surgió la pregunta de si uno debería ser moderado en la virtud del amor de Dios, Tomás dice que no. Rechaza la moderación (griega) y dice que no hay tal cosa como el amor excesivo por Dios.

El amor al prójimo es, por supuesto, la otra cara de la moneda del amor a Dios. ¿Diría Tomás también que no existe tal cosa como «demasiado» amor al prójimo? Pregunto esto, porque a veces me encuentro con cristianos, incluidos católicos, que me parece que son culpables de un exceso de caridad cristiana.

Pienso en una persona en particular, una mujer protestante de gran piedad, inteligencia y educación (tiene un doctorado), que desborda de amor por sus semejantes. No solo no está dispuesta a infligir daño a los demás con hechos o palabras, sino que tampoco está dispuesta a tener pensamientos desagradables acerca de los demás. Y, si en raras ocasiones se da cuenta de que tiene un sentimiento negativo sobre otra persona, supongo que lo atribuiría al pecado original. Nosotros, los hijos de Adán y Eva, incluida ella misma, estamos maldecidos por un suministro interminable de sentimientos pecaminosos.

Debo agregar que uno de sus textos bíblicos favoritos es aquel en el que Jesús nos amonestó: «No juzguéis».

Ahora bien, si yo hubiera estado con Jesús en Palestina, le habría advertido que no pronunciara esas dos palabras. «¿Tienes alguna idea», le habría advertido, » de cómo la gente, especialmente los liberales morales que vivirán en los Estados Unidos dentro de 2000 años, usarán mal tus palabras, para justificar el aborto y otras prácticas espantosas?» Por supuesto, Él sabe mejor que nadie.

Mi buena amiga protestante, debo señalar, no usa el mandamiento de «no juzgar» para justificar el aborto o cualquier otro pecado. Al contrario, se opone definitivamente al aborto. A pesar de su afán de «pensar por sí misma», cree en un código de moralidad cristiana tradicional. Ella está lejos de ser una liberal moral moderna. Pero aunque está más que dispuesta a condenar el pecado, no está dispuesta a condenar al pecador.

Aquí es donde ella y yo tenemos nuestro gran desacuerdo. Le digo que los campeones de la causa del aborto y la causa LGBTQ + están dispuestos a destruir el cristianismo, pero ella no está dispuesta a atribuirles ninguna intención tan malévola. Por lo que sabemos, dice ella, son personas de buena voluntad, que están equivocadas. Solo Dios sabe lo que hay en sus corazones.

Insistiéndole en esto, he invocado el caso de prueba habitual: «Bueno, entonces, ¿al menos condenarás a Hitler?»

Ella responde: «Hitler tuvo una infancia difícil».

Yo respondo: “Yo también. Y tú también. Y casi todo el mundo también.»

Y ella responde: “Solo Dios, que a diferencia de nosotros conoce todas las cosas, conoce verdaderamente el corazón de Hitler. De modo que solo Dios puede juzgar a Hitler. . .o nadie.»

En este punto de la discusión, por lo general, me golpeo la cabeza contra la pared más cercana, a causa de a mi frustración.

Me dice que ella y yo diferimos, porque pertenezco a esa institución eclesial muy imperfecta: la Iglesia Católica Romana. Estoy obligado por (lo que ella considera) el entendimiento estrecho e inexacto que la Iglesia tiene de Jesús, mientras que ella es libre de buscar a Jesús como realmente fue y es.

Creo que tiene razón, al menos en parte. A diferencia de un protestante que flota libremente, como católico, tengo una relación con Dios mediada por la Iglesia. No, eso no es del todo correcto. No es mediación, es participación. No soy un individuo relacionado con Dios a través de la Iglesia. Estoy relacionado con Dios como parte de la Iglesia. La Iglesia no es una tercera cosa que se interpone entre Dios y yo. Solo hay dos cosas, Dios y la Iglesia, y yo soy parte de esa cosa menor, una cosa que se llama la Esposa de Cristo o el Cuerpo de Cristo.

Ahora bien, un cristiano individual, como mi ultra-caritativa amiga protestante, puede permitirse pensar bien de todos, puede permitirse creer que todos, incluso los enemigos evidentes, pueden tener buenas intenciones. Pero una institución no puede permitirse pensar de esta manera —y la Iglesia Católica Romana es una institución. Porque una institución está destinada a tener enemigos. Y la Iglesia, tanto hoy como a lo largo de su larga historia, ha tenido toneladas de enemigos. Por eso, la Iglesia tiene que estar constantemente en guardia. Tiene que sospechar constantemente, al igual que la forma en que los agentes del Servicio Secreto que rodean al presidente tienen que sospechar constantemente.

De ello se deduce que yo, como parte de la Iglesia, tengo que sospechar. Por ejemplo, cuando veo que el movimiento LGBTQ + en todas partes avanza en la sociedad estadounidense, ni yo ni nuestros obispos podemos permitirnos tener ese exceso de caridad que tiene mi amiga protestante. Ella puede darse el lujo de decir: “Por lo que sabemos, tienen buenas intenciones. Sólo Dios puede juzgar.»  No, los católicos debemos decir: «Sospechamos firmemente que ahí hay un enemigo mortal. O lo destruimos, o él nos destruirá a nosotros.»

Una de las lecciones más importantes que aprendí cuando, hace décadas, era político es que uno tiene que descubrir a sus enemigos. Puede ser un error fatal confundir a un enemigo con un amigo o incluso con un neutral. Mi impresión es que muchos obispos católicos tienen mentes que no sospechan lo suficiente, al menos cuando se trata de detectar enemigos de la fe.Mi amiga protestante, no obstante la elevada opinión que tengo de ella, sería un muy pobre obispo católico.

Tomado/traducido por Jorge Pardo Febres-Cordero, de: https://www.thecatholicthing.org/2021/08/06/an-excess-of-christian-charity/


Sobre el Autor: David Carlin es profesor retirado de sociología y filosofía del Community College of Rhode Island y autor de The Decline and Fall of the Catholic Church in America.

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba