Lecturas recomendadas

Innovative GX Laboratories: una historia de amor, una esperanza para la salud

Talento venezolano innova en tecnología

Con la misión primordial de ayudar, Enrique Pérez-Paris ha logrado enfocar su talento e historia personal en un proyecto que hoy es su legado y una luz de salud, tecnología e innovación para quienes más lo necesitan.

En 1896, el médico francés Bernard-Jean Antoine Marfan descubrió una enfermedad atípica en una niña de cinco años, cuyas distintas estructuras de su cuerpo, incluyendo el esqueleto, pulmones, ojos, corazón y vasos sanguíneos estaban siendo afectadas. El síndrome que lleva su nombre es uno de los tantos padecimientos genéticos que afectan de tanto en tanto y de forma aparentemente inexplicable a ciertos humanos.

Más de un siglo después, en noviembre de 2018, el síndrome de Marfan afectó severamente la vida del padre de Enrique Pérez-Paris, quien para ese entonces ya venía estudiando de forma intensiva sobre la importancia de los exámenes y la información que éstos arrojan. Enrique siempre veía que faltaba una conexión con las tecnologías que van saliendo y los diferentes métodos de usarlas, sobre todo en el área de cuidados primarios.

El padre de Enrique sobrevivió a la operación, pero no a la recuperación, la cual posteriormente dejó en evidencia que un diagnóstico mucho más oportuno y certero pudo haber hecho la diferencia entre la vida y la muerte de su padre, quien falleció a la edad de 66 años. “Tras una gran lucha en el quirófano pudo sobrevivir, pero durante la recuperación los órganos colapsaron. Esto, tras mi experiencia en laboratorios hizo preguntarme si podría haber un examen que pudiera determinar esta y otros tipos de enfermedades genéticas, que a veces se activan o con la edad o con el estilo de vida de una persona”, precisa Enrique-Pérez Paris.

Para este talento hispano en Estados Unidos, la experiencia de vida transitada fue la chispa que terminó por detonar el proyecto que Enrique había iniciado prácticamente desde cero en 2105, sin recursos e incluso sin un auto en el cual transformarse. Esta fue la génesis de una esperanza para los pacientes y sus familiares, quienes hoy pueden detectar a tiempo mediante pruebas genéticas trastornos como el de Marfan, entre muchos otros más.

Fue así como nació, en mancuerna con otros cinco socios fundadores, Innovative GX Laboratories, que con sede en El Paso, Texas, se dio a la tarea de ayudar a las personas, desde la innovación y la oportunidad que un avance médico y tecnológico de estas dimensiones puede brindar. Pérez-Paris nos cuenta: “Además de estudiar la relevancia de este tipo de exámenes llegué a las estadísticas, que son bastante alarmantes, ya que la cuarta o quinta causa de muerte, quizás no sólo en Estados Unidos sino también a nivel mundial gira en torno a las reacciones adversas de las medicinas prescritas, no con esa intención sino porque hay muchos genes que no metabolizan diferentes medicamentos o lo hacen muy rápido, por lo que se tienen que ajustar las dosis.

“A partir de ahí nació la necesidad de abrir el laboratorio y así tratar de ayudar a la mayor cantidad de gente posible, a partir de la información que brinden sus genes para ver qué tipo de conexiones pueden haber, para atinar qué modificaciones se pueden hacer en una terapia, en su estilo de vida, etc.”, precisa este emprendedor de la industria hospitalaria y de atención médica, quien en 2007 recibió un galardón Healthcare Advisory Award.

No obstante, la aparición de Innovative GX Laboratories, en 2019, tuvo que cambiar su rumbo de forma inesperada el año pasado, debido a la llegada de la pandemia. El laboratorio encaró el desafío de hacer exámenes de covid y entregar resultados el mismo día, cumpliendo una meta de rapidez, precisión y oportunidad para atender el gran padecimiento global de la actualidad.

Un equipo imparable

Durante la pandemia, cuenta Enrique Perez-Paris, una de las grandes limitantes fue no estar con los empleados. “Hacemos investigaciones pero sobre todo somos un laboratorio clínico que maneja muestras de las personas, de pacientes. Y esto es como una sala de operaciones, en donde no se puede ir nadie hasta que se tengan completas las muestras y si te llegan muchas, esa gente se tiene que quedar mucho más tiempo trabajando para poder cumplir con su labor de especialistas de laboratorio clínico, que tiene muchas responsabilidades, especialmente cuando, en el caso nuestro, la misión es que el paciente obtenga sus resultados sea de la manera más eficiente posible”, confiesa el co-fundador de Innovative GX Laboratories, quien hoy es parte de un equipo de profesionales, doctores, científicos y trabajadores que suman ya cerca de 150 empleados, para ayudar más y más personas con problemas mentales, cardiovasculares, de orden generales, etc.

La misión principal de un proyecto con las cualidades y el ADN de alta innovación de Innovative GX Laboratories es mapear los genes para identificar enfermedades, precisar tratamientos médicos o diferentes cosas que puedan servir a un doctor para implementar medicina personalizada. “Esto no es algo que el equipo haya estudiado particularmente, sino que es algo muy innovador y sólo estos doctores especialistas pueden ayudar a los doctores en la especialización. Porque los exámenes son relativamente fáciles de estructurarlos pero lo verdaderamente complejo es implementarlos en la cadena de atención primaria”, asegura Pérez Paris.

Para Innovative GX Laboratories, el tiempo es un elemento clave de su operación, ya que la eficacia de sus exámenes genéticos se puede constatar en resultados que van de los 5 a los 7 días, pero que en el caso de covid, infecciones de orina u otros padecimientos pueden completarse con oportunidad el mismo día que llegan las pruebas al laboratorio.

Esto ha llevado a generar sinergias estratégicas puntuales con aliados de alto valor. Uno de ellos es el servicio de mensajería de UPS, de quien Enrique Pérez-Paris reconoce su gran valor para los laboratorios:

“Parte del equipo de Innovative GX Laboratories es UPS, quien nos trae las muestras a las 6:30 de la mañana para poder cumplir con el obstáculo del tiempo. No nada más es el equipo físico, sino también con los colectores en sitios especiales, con su traje de protección, gente que de alguna manera, pese a los cuidados también arriesgan su vida. Nosotros estamos muy agradecidos con ellos y con UPS, trabajamos en mancuerna mediante su servicio premium, que es muy completo, tenemos chatrooms, seguimiento en tiempo real, personalizado, conectados de negocio a negocio y eso ha sido una herramienta muy valiosa. Todos los chicos y chicas deliverys han hecho un trabajo fenomenal en esta pandemia”.

El verdadero negocio

Pese al poco tiempo que ha pasado desde la experiencia de vida que llevó a Enrique a fundar Innovative GX Laboratories, la reflexión que lo inspiró a ayudar a más personas y hacer que la medicina personalizada sea una realidad cada vez más cercana, hoy conforman la satisfacción profesional y personal más notoria para este talento hispano, así como de todo el equipo de profesionales comprometidos que dan vida a estos laboratorios genéticos.

Además, Enrique Pérez-Paris reconoce y enfatiza que, pese a la posibilidad de que una innovación de esta índole pueda dar paso a un negocio exitoso y altamente competitivo, ésta no debe ser nunca su fin último: “Una cosa importante es que el propósito final no sea hacer dinero, que no está mal pero en tal caso lo mejor es dedicarse a otro proyecto, relacionado a finanzas, ventas, números, etc. Cuando te metes a un proyecto de salud, el propósito tiene que ser verdaderamente ayudar al paciente, y si tú logras eso, lo demás viene después (…). Para quien esté empezando un proyecto de salud, mi principal consejo es que si tienen algo que implica su pasión, lo sigan hasta el final, así les tome todo el trabajo y tiempo extra para sólo cubrir sus gastos y ahorrar, para así cumplir su sueño”.-

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba