Opinión

Feliz Navidad

Noris Mercedes Díaz de Bustamante:

La Navidad es la fiesta de la Celebración de la venida al mundo de Nuestro Señor Jesucristo, hijo único de Dios, nacido antes de todos los siglos: Luz de luz, que vino a rescatarnos del poder del pecado, de las tinieblas del mundo. Por nosotros fue crucificado, muerto y sepultado y resucitó al tercer día según las Escrituras.

La Navidad, nos recuerda “El Nacimiento del Niño Jesús”, en el mundo. “Porque de tal manera amó Dios al mundo que ha enviado a su hijo unigénito para que todo aquél  que en ÉL, crea, no se pierda, más tenga Vida Eterna”; pero el que no cree al Hijo único de Dios, ya se ha condenado, por no creerle. (Jn.3,16-18).

Que quede bien claro que esta es la verdadera Navidad:

“El nacimiento del Niño Jesús, en un pesebre en Belén”.

En esos días, el emperador dictó una ley que ordenaba  hacer un censo en todo el imperio. Todos iban a inscribirse en sus respectivas ciudades. También José, como era descendiente de David, salió de la ciudad de Nazaret de Galilea y subió a Judea, a la ciudad de David llamada Belén, para inscribirse con María, su esposa, que estaba embarazada.

Cuando estaban en Belén, le llegó el día en que debían tener su hijo. Y dio a luz a su primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en una pesebrera, porque no habían hallado lugar en la posada.

“En la región habían pastores que vivían en el campo y que por la noche se turnaban para cuidar sus rebaños: El ángel del Señor, se les apareció y los rodeó de claridad la Gloria del Señor…  El ángel, les dijo: Gloria a Dios, en lo más alto del cielo, y en la tierra gracia y paz a los hombres de buena voluntad”.

Dios, envió  a su Hijo, Único para que viviera como nosotros, sufriera por nosotros, padeciera y muriera por nuestra salvación y el mismo Jesús, nos dice:

“Yo, he venido para que tengan vida y vida en abundancia” (Jn.10,10).

“Yo Soy, el camino, la verdad y la vida. Nadie va al Padre si no por mí.”.

Esta Palabra de Dios, escrita en la Biblia se hace vida pero para ello hay que leerla, meditarla,  predicarla, anunciarla a tiempo y a destiempo y la mejor oportunidad es durante el Tiempo de Navidad con la elaboración del pesebre, en compañía de los niños, jóvenes, adultos y ancianos, con las estaciones o acontecimientos:

La anunciación del  Ángel a María.

La visita de María a su prima Isabel.

Jesús nace en Belén.

Jesús es presentado en el Templo.

Jesús estuvo, vivió en el mundo. Vino al mundo por amor a todos nosotros para brindarnos su

SALVACIÓN.

La Navidad es la venida de Jesús al mundo, Él es la luz y la salvación.

Celebremos la Navidad y restauremos la fe en Nuestro  Salvador, Jesucristo: Camino, Verdad y Vida, que sana, salva desata y libera de las fuerzas oscuras del mal…para que ante el nombre de Jesús toda rodilla se doble y toda lengua proclame: Jesús es “El Señor”.

¿Si Dios está con nosotros, quién contra nosotros?

Celebremos la Navidad en familia.

Celebremos el nacimiento de Jesús en el mundo.

Dejemos a las nuevas generaciones el legado de elaborar el pesebre en casa, conservando las figuras.

Que en este nuevo año brille la fraternidad de la comunión de las personas: La justicia, la equidad y la solidaridad, éstos son componentes ineludibles de nuestra identidad cristiana,

Todas las riquezas de la sociedad son todas para el bien común. Debemos aportar por una sociedad: libre, justa y democrática, acorde con la dignidad humana-persona.

 

Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo.

¡MUÉSTRANOS SEÑOR TU ROSTRO Y DANOS TU SALVACIÓN!

Amén.

 

Noris Mercedes Díaz de Bustamante.                                                 noridibus@gmail.com

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba