Testimonios

Humberto Noriega: Cuando tú haces el bien, Dios te abre los caminos

El administrador de empresas decidió junto a su esposa ayudar a los más necesitados en Venezuela. Desde 2020 facilita traslados del interior del país a Caracas para recibir asistencia médica en los hospitales Domingo Luciani y Pérez De León

Fue en abril del año 2020, cuando recién se había decretado la pandemia del Covid-19 en Venezuela, cuando Humberto Noriega y su esposa, Lourdes Tovar, decidieron ofrecer una ayuda inmediata a todas aquellas personas de escasos recursos que requerían asistencia médica; en principio, en los Hospitales Domingo Luciani y Perez De León.

“Justamente por la inasistencia que hay, sentimos la necesidad de acelerar la atención hacia aquellas personas necesitadas que no tienen ni los recursos económicos ni los recursos médicos para buscar la ayuda de la persona idónea en un momento determinado para que le pueda dar una opinión certera profesional”, explica Noriega.

Ambos son oriundos de Margarita, estado Nueva Esparta, pero viven en Caracas desde hace par de años. Él administrador de empresas; y ella, médico intensivista y emergenciólogo. Avocados al servicio del prójimo, se han dedicado a acariciar el alma y el espíritu de los enfermos y desolados.

El primer caso que conocieron fue el de una niña de 16 años, oriunda del Estado Nueva Esparta, que presentaba un tumor cerebral y requería una intervención. Se llamaba Victoria Rosario y se destacó en atletismo. Lograron hacer alianzas para su traslado pero lamentablemente, ya estaba en muy mal estado, el tumor colapsó y ella murió antes de la operación. Por ello, Noriega y Tovar insisten en propiciar e impulsar el accionar inmediato.

“Se trata de salvar vidas. Hemos visto gente morir, que pudieron habernos buscado antes, y eso nos ha causado impotencia. Nuestra misión es ayudar al prójimo. Mi lema es: opción para una solución. No me enfrasco en lo que no se hizo; no. Me enfoco en accionar lo que hay que hacer. Vamos siempre contra reloj”, dice Noriega, quien además comenta que durante estos dos años han recibido principalmente casos de infantes.

“Siempre nos surgen casos de niños. Hay mucha recurrencia con tumores en la cabeza. En eso influye la desnutrición”, agrega.

A la fecha, llevan el registro de al menos 40 personas de todo el país que han podido beneficiar a través de esta iniciativa que cuenta con el respaldo de algunas empresas distribuidoras de medicamentos y otras con recursos económicos, en beneficio de la gente.

“Venimos de origen católico y de personas trabajadoras. Mi padre fue defensor de derechos humanos en Nueva Esparta por años y siempre nos inculcaron en atender y prestar ayuda al más necesitado. Mi suegra dirigió mucho tiempo un colegio y ayudó a los más necesitados».

Actualmente están organizando jornadas de salud en Nueva Esparta, junto a distintos especialistas en maxilofacial, traumatología, neonatología, neurología infantil, entre otros.

Es a través de su dirección de correo electrónico (hjnoriega55@gmail.com) donde recibe la exposición de casos, con información detallada y soportada con informes médicos, para su posterior evaluación. Dependiendo de la urgencia y del protocolo que se debe seguir, según el caso, explica Noriega que también brindan apoyo en los traslados, con alianzas de algunas empresas.

Aunque dice que no es tarea sencilla, Noriega y su esposa sienten que es la tarea oportuna que deben hacer en el contexto actual y sostienen es lo que también hace fortalecer su fe y el sentido de caridad.

“Siempre le pido a Dios que me abra los caminos y me de discernimiento. Al final se trata de ayudar sin mirar a quién. Y cuando tú estás haciendo bien, Dios te abre los caminos”, sentencia Noriega.

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba