Testimonios

Sor Bernadette, última curación reconocida de Lourdes: «No fui allí en busca de un milagro», subraya. «Sólo fui para rezar con los demás»

Aunque se han producido más de 7.000 curaciones milagrosas atribuidas a la intercesión de Nuestra Señora de Lourdes en el santuario francés, la Iglesia Católica ha confirmado «solo» un total de 70 milagros médicos allí, contó Whitaker en el programa

Cuando viajó a la pequeña ciudad francesa de Lourdes hace 14 años, la hermana Bernadette Moriau no sabía que se curaría milagrosamente.

«Siempre he creído en los milagros, pero no para mí», dijo la religiosa de 83 años al corresponsal Bill Whitaker en la emisión del conocido programa «60 Minutos» del domingo pasado.

Su médico la convenció para «ir a Lourdes» en 2008, según contó a Whitaker. Aquejada del síndrome de Cauda, un desorden neurológico poco frecuente en la parte inferior de la columna, llegó en silla de ruedas.

«Parálisis total», describió Moriau en francés, su lengua materna. «El pronóstico era realmente sombrío».

Cuenta Katie Yoder, que durante un paseo por Bresles (Francia), Moriau le contó a Whitaker que antes tenía el pie izquierdo torcido y cojo y que, para caminar, necesitaba un aparato ortopédico para la espalda y las piernas, así como un implante para mitigar el dolor nervioso y dosis masivas de morfina. Eso cambió cuando fue a Lourdes.

«No fui allí en busca de un milagro», subraya. «Sólo fui para rezar con los demás».

El Santuario de Nuestra Señora de Lourdes  atrae cada año a más de 3 millones de visitantes en todo el mundo. Es el lugar donde la joven Santa Bernadette Soubirous presenció apariciones marianas el 11 de febrero de 1858. El santuario también alberga un manantial de agua al que se atribuyen propiedades curativas milagrosas.

Aunque se han producido más de 7.000 curaciones milagrosas atribuidas a la intercesión de Nuestra Señora de Lourdes en el santuario francés, la Iglesia Católica ha confirmado «solo» un total de 70 milagros médicos allí, informó Whitaker.

La religiosa dijo que «tuve la sensación de que el Señor caminaba con nosotros», recuerda. «Y le oí decirme estas palabras: ‘Veo tu sufrimiento y el de tus hermanos y hermanas enfermos. Dámelo todo’».

Recordó que volvió a casa sintiéndose rejuvenecida espiritualmente, pero peor físicamente. La religiosa pasó tres días con un dolor insoportable, según contó a Whitaker, antes de que de repente sintiera fuerzas para caminar hasta la capilla y rezar.

«Entonces sentí una especie de calor que entraba en mi cuerpo. Me sentí relajada», dijo. «Pero no sabía realmente lo que eso significaba. Y en mi habitación, oí de nuevo esa voz interior que me decía: ‘Quítate todos los aparatos’. No me lo pensé dos veces. Y empecé a quitarme el aparato ortopédico del pie. Y mi pie que solía estar torcido estaba derecho. Y podía apoyarlo en el suelo sin sentir dolor».

Y añadió: «Sabía que era imposible».

Para su reportaje, Whitaker visitó el santuario mariano y la Oficina de Observaciones Médicas de Lourdes, donde médicos e investigadores llevan a cabo rigurosas investigaciones sobre la validez de los milagros que allí se relatan.

El Dr. Alessandro De Franciscis, católico, es el presidente de la oficina.

«La enviamos a diferentes neurólogos», dice Moriau el antiguo pediatra y epidemiólogo formado en Harvard. «La enviamos a diferentes reumatólogos, debido al diferente caso específico de su enfermedad. Pedimos repetir dos veces también algunas imágenes – electrofisiología».

«Hicimos todo lo que se haría en medicina para estar absolutamente seguros de su [diagnóstico]. Y así fue», dijo. Además, visitó a dos psiquiatras en París.

Después, De Franciscis envió su caso a un grupo de 33 médicos y profesores llamado Comité Médico Internacional de Lourdes para determinar si su curación era «médicamente inexplicable». Tras ocho años de investigación, llegaron a la conclusión de que sí.

«Si mañana por la mañana alguno de nuestros telespectadores es médico, y un día hace escala en el sur de Francia y viene a verme y quiere consultar el expediente de sor Bernadette, estaré encantado de enseñárselo», dijo de Franciscis.

Diez años después de su visita a Lourdes, en 2018, la Iglesia Católica reconoció el caso como el 70º milagro allí.

El obispo de Lourdes, Jean-Marc Micas, explicó a Whitaker: «Declarar un milagro es decir: ‘Dios hizo algo’. Este es el milagro».-

(CNA/InfoCatólica)

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba