Testimonios

Conoce la historia de la mujer que se liberó de una posesión demoniaca gracias al ayuno y la oración

El exorcista Padre Benigno Palilla compartió detalles impactantes sobre cómo la fe y el ayuno de unas 50 personas fueron clave en esta liberación milagrosa

Esta es la historia de una mujer llamada María, una mujer en Sicilia que, gracias a las oraciones de una comunidad y el ayuno de unas 50 personas se liberó de una posesión demoníaca el Viernes Santo del 2017.

En una entrevista con el periódico de Italia «Avvenire» el consejero de la Asociación Internacional de Exorcistas y guía del centro de formación Juan Pablo II en Sicilia, el exorcista italiano Padre Benigno Palilla, narró la historia de lo sucedido.

Cuenta el sacerdote que María asistía a la capilla de San Isidoro y ya tenía 5 años padeciendo bajo esta posesión maligna: «Tenía reacciones durante la Misa: interrumpía la homilía, en la lectura del Evangelio, pero los fieles que participaban ya estaban formados en esto y rezaban por ella».

«El dolor que sufría esta mujer era increíble: recibía como puñaladas en el cuerpo, se contorsionaba, y después sin razón alguna mostraba odio al esposo y al hijo».

Durante la Semana Santa del año 2017 los sacerdotes que dirigían a la comunidad junto a la feligresía ofrecieron jornadas de oraciones y ayuno por la liberación de María. Cincuenta feligreses ofrecieron su ayuno generoso y sus oraciones.

El Padre Palilla relató: «Recuerdo que, en la banca en la que estaba, María alababa al Señor por primera vez. Fui con ella y la acompañé a besar la cruz, pero ella la abrazó y rompió en lágrimas, y con ella toda la asamblea. Además, al momento de la Comunión logró recibir tranquilamente la Eucaristía».

«Fue un momento comunitario extraordinario, una liberación en directo, a la que contribuyeron todos con oración y ayuno, también un hombre diabético, que no debía privarse del alimento en razón de su enfermedad; y una niña de siete años que conocía la historia».

Luego durante la vigilia pascual María también participó junto a su esposo y su hijo.

El padre explica que fue muy importante que la comunidad nunca excluyó a María ni dejó de preocuparse por ella y su familia, indicó que todos deben «estar muy atentos a tener una actitud justa ante los padecimientos de quien sufre por vejaciones, posesiones. Muchas veces lo que pasa es que estas personas parecen no existir en el registro de la Iglesia, son consideradas descartables».

«A veces algunos tienen miedo de contagiarse, pero el primer contagiado debería ser yo porque ya tengo 18 años en medio de ellos» —refiriéndose a las personas que lidian con una posesión — «Estas personas ya portan una cruz, imaginemos si una comunidad toma distancia de ellos. Es necesario tener sensibilidad, misericordia. El Papa nos ha invitado a tener amor y predilección por ellos».

El padre Palilla es formador permanente del curso anual del Vaticano para exorcistas.

En Sicilia funciona el ministerio de exorcistas junto a varios grupos de fieles que apoyan a las personas con estos padecimientos y les ayudan a mantenerse firmes en su fe para conseguir su liberación.

En otra entrevista con Radio Vaticana el padre afirmó que «el arma más peligrosa del demonio no es tanto la vejación ni la posesión o la infestación: el arma más peligrosa es la de la tentación del pecado. Con el pecado verdaderamente el demonio nos posee, entramos bajo su poder».

También explicó que todos deben «evangelizar, evangelizar y evangelizar» sin cansancio para que todos conozcan el mensaje de Cristo.-

(ACIPrensa/InfoCatólica)

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba