Venezuela

Las lluvias vuelven a demostrar que el sistema de drenaje de Caracas necesita mantenimiento y modernización

Hasta este 25 de junio ha llovido 72,7 mm, el promedio histórico para este mes es de 110,3 mm. El aguacero de este jueves 24 de junio fue el más importante en lo que va de mes con 26,0 mm de lluvia que provocaron grandes inundaciones en diversos puntos de la ciudad.

Caracas. El sistema de drenaje de Caracas está obsoleto y las intensas lluvias durante los últimos días han ocasionado inundaciones en el distribuidor Altamira, la avenida Libertador, calles de la parroquia Macarao, la estación Mercado del Metro de Caracas, la carretera Panamericana y los espacios de la Universidad Bolivariana. Además, vecinos han reportado la caída de árboles, un hecho que pareciera repetirse todos los años y que sigue sin ser atendido por las autoridades.

Valdemar Andrade, profesor jubilado del departamento de Ingeniería Hidrometeorológica de la Universidad Central de Venezuela (UCV), explicó que la tarde del 24 de junio llovió 26,0 mm, lo que la convierte en la lluvia más importante en lo que va del mes de junio debido a que a partir de 30 mm las lluvias ocasionan daños importantes. Sin embargo, el aguacero más copioso en lo que va de año fue de 60,9 mm, el pasado 28 de abril.

A pesar de las constantes lluvias, hasta ahora el promedio histórico mensual no se ha superado. Hasta este 25 de junio ha llovido 72,7 mm y el promedio histórico para este mes es de 110,3 mm, detalló Andrade.

Para este viernes 25 de junio, según el reporte del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inameh), también lloverá en gran parte del país, en algunas zonas con descargas eléctricas y ocasionales ráfagas de viento, con promedios de entre 15 a 70 mm de lluvia debido a la onda tropical número 11, que continúa desplazándose sobre Venezuela.

El periodo de lluvia en Venezuela comienza en mayo y se extiende hasta noviembre. José Luis López, ingeniero civil, explicó que la época de sequía es la temporada idónea para hacer mantenimiento a los sistemas de drenajes de la ciudad, tanto el primario, que son las quebradas y el río Guaire, como el secundario, que son los sumideros que se encuentran en las avenidas, calles y brocales de la ciudad, al igual que las rejas transversales o longitudinales.

Las quebradas van perdiendo su capacidad de conducción por varios motivos: los desperdicios y desechos sólidos y sedimentos debido a la intervención de las cuencas. Los cauces reducen su capacidad, es decir, tienen menos sección hidráulica debido a que se sedimenta el material, esto también es ayudado por la vegetación que arrastran las quebradas. Todo esto puede generar los desbordes, enfatizó el experto. 

Con respecto a la intervención de las cuencas, López puso como ejemplo el desbordamiento de la quebrada La Yaguara en 2018. Las fuertes lluvias de agosto de ese año provocaron que la quebrada, ubicada en el kilómetro 1 de la carretera La Yaguara-El Junquito se desbordara hacia la autopista Francisco Fajardo. Fue tanta la cantidad de agua y escombros que inundó la autopista que varios carros fueron arrastrados, sin embargo, las autoridades no reportaron víctimas fatales.

Si se investiga en Google Earth imágenes del 2005, por ejemplo, se puede ver que la cuenca de la quebrada La Yaguara tenía muy poca intervención. Pero imágenes a partir del 2016 ya encuentra que toda la parte de la cuenca fue ocupada por viviendas, esto provocó la deforestación de la zona y que las lluvias fuertes arrastraran una gran cantidad de material sólido que obstruye el sistema de drenaje, añadió.

El sistema de drenaje de Caracas fue diseñado en los años 50 y se construyó entre los años 60 y 70. Hoy en día ese sistema está obsoleto, dijo López, debido a que casi todas las cuencas de las quebradas están ocupadas por la construcción de barriadas con áreas impermeables (zonas pavimentadas), donde el agua desbordada puede escurrir con más rapidez hacia los caudales.

El sistema de drenaje del río Guaire, la principal canalización de Caracas, también está obsoleta, según López, debido a que la cuenca es muy diferente a la de hace 50 años cuando la ciudad también era otra. Esta situación puede ser ejemplificada con los problemas de sedimentación y desborde que ocurren constantemente en el barrio La Línea de Petare, donde finaliza la canalización del río Guaire.

“En esa zona el río pasa de una canalización recta, hecha de concreto, a un cauce natural meandroso. Allí se produce la sedimentación de las partículas arrastradas por el río, lo que hace que pierda capacidad hidráulica y se desborde el flujo. Una solución sería prolongar la canalización del río Guaire”, explicó.

Los embaulamientos de las quebradas que drenan del Ávila hacia el valle de Caracas son otro problema que mencionó López. Como ejemplos se refirió a los trabajos hechos en la quebrada Catuche, en la parroquia La Pastora, y Anauco, en la parroquia San Bernardino. Estos y otros embaulamientos fueron construidos para esconder los flujos malolientes de las quebradas donde se descargan las aguas servidas de la ciudad capital.

Embaular quebradas significa que estos flujos de agua están encerrados en canales que no permiten saber qué puede estar pasando por debajo. López explicó que por la falta de mantenimiento puede haber problemas de erosión o fractura de la canalización, que pueden provocar situaciones de filtración en construcciones aledañas.

“Estos embaulamientos son un factor desfavorable en el sistema de drenaje de la ciudad de Caracas. Hay que transformarlos en canales abiertos, tiene que surgir un política de desenterrar las quebradas y transformarlas en conducciones abiertas que se puedan mantener e inspeccionar, porque el problema de los embaulamientos es que uno se olvida de que tiene allí un río por debajo, construye muy cerca de la quebrada o sobre el embaulamiento y luego vienen los problemas”, advirtió.

¿Qué ha hecho el Gobierno?

Este 24 y 25 de junio, Carmen Meléndez, ministra de Interior, Justicia y Paz, y el viceministro de Gestión de Riesgo y Protección Civil, Eduardo Hurtado, publicaron fotos desde Macarao. “Nos trasladamos hacia la comunidad de Macarao para atender los desbordamientos de las quebradas Agua China y Los Angelinos donde hubo un gran deslizamiento y acumulación de sedimentos”, escribió Hurtado en una publicación en Twitter.

En marzo Meléndez coordinó un plan de “embellecimiento” para la ciudad capital llamado Caracas Patriota, Bella y Segura con motivo de los 200 años de la Batalla de Carabobo, que se celebró este 24 de junio. Este proyecto incluyó trabajos de recuperación y acondicionamiento de espacios públicos, monumentos, obras de arte, canchas deportivas, calles, autopistas y el sistema de transporte superficial Buscaracas, y dejó por fuera, una vez más, el mantenimiento de los sistemas de drenaje de la ciudad capital.

Ivanna Laura Ordoñez @ivannalauraor 25 junio, 2021/Crónica Uno

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba