Venezuela

Lo dice la Iglesia

El Nacional:

Es oportuno que se dedique este espacio para reflexionar sobre lo que la Conferencia Episcopal Venezolana alerta en su más reciente comunicado sobre los enfrentamientos violentos en Caracas. Son muchos los venezolanos que encuentran en las iglesias consuelo, van a misa a elevar oraciones, y es por eso que lo que digan los obispos y lo que se dice en los púlpitos es tan importante.

Lo que alerta la Iglesia Católica es algo que comenzaron a estudiar expertos desde el inicio de este régimen allá por el año 1999 y que se ha seguido denunciando, pero que como no se vieron los efectos de manera inmediata, la sociedad no lo internalizó como problema.

Dice el comunicado que el enfrentamiento que tiene al oeste de Caracas en jaque es resultado, por un lado, “de dos décadas en las que se ha blandido la violencia desde el poder como arma política, a diestra y siniestra, de palabra y obra, como amenaza y como hecho consumado. Si quienes detentan el poder no tienen otro medio para imponer su ideología trasnochada que el de la fuerza y la violencia, no hace falta esperar demasiado para observar una respuesta igualmente violenta”.

Cualquier politólogo que se aventure a escuchar las cientos de horas de discursos de Hugo Chávez podrá hacer un excelente análisis de contenido que probará lo que dicen los sacerdotes. La violencia se instauró tanto en la palabra como en los hechos, se normalizó, es más, se justificó. ¿Qué han escuchado y en qué ambiente han crecido el Koki y sus socios? Como Estado y como sociedad ¿cómo se ha respondido a la conducta de los violentos? Premiándolos, ensalzándolos. Y estas son las consecuencias.

Pero los obispos van más allá de señalar el origen de este grave problema social. Y hay que agradecerles, una vez más, que le hablen al venezolano de manera directa, sin endulzarle las verdades, para ver si así los indiferentes caen en cuenta de la urgencia de un cambio político.

“Es además un fracaso del Estado como garante de la seguridad y de la paz. Para todos resulta obvio que no pocos miembros de los cuerpos de seguridad han dejado de ser garantes de la seguridad y la convivencia pacífica… El habitual respeto a la autoridad se ha transformado en desconfianza y temor a la autoridad, en vista de la distorsión de las irregulares funciones que hoy cumplen, incluyendo la extorsión y el soborno”. Esto es hablar claro, y lo hacen porque es la Iglesia, con sus sacerdotes, los que más conocen cómo viven los ciudadanos en los barrios y cómo se quejan del comportamiento de los uniformados.

En resumen, el enfrentamiento entre las bandas de delincuentes y los cuerpos de seguridad son una consecuencia, y una gran evidencia, de que el régimen es el responsable y ha fallado completamente en una de las funciones más importantes de un gobierno. Si el venezolano no puede vivir en paz, si tiene que dejar su casa y sus pertenencias para salvar su vida, incluso si cae en las manos de la delincuencia organizada porque tiene hambre y no consigue trabajo es porque el chavismo así lo propició y así lo quiso.-

julio 12, 2021

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba