Lecturas recomendadas

Caridad y sinodalidad

Marielena Mestas Pérez:

Sabemos bien que estos son tiempos signados por la incertidumbre y la violencia en medio de una enorme crisis humanitaria. Todo esto se registra, además, en el contexto de una pandemia mundial.

Venciendo severas dificultades como los problemas del transporte público,  la escasez y dolarización de la gasolina y, principalmente, la extrema violencia vivida hace unos días en el oeste de Caracas, concurrieron el pasado sábado 10 al “Primer encuentro de Cáritas parroquiales de la Arquidiócesis de Caracas” entusiastas y proactivos voluntarios de 15 Cáritas parroquiales.

Esta actividad fue convocada por el ingeniero Gerardo Suárez, quien se halla al frente de Cáritas Caracas. Si bien inicialmente estaba pautado para los inicios al pasado año 2.020,  la llegada de la pandemia produjo su retardo.

Con su elocuente buena disposición, nos recibió el anfitrión: padre José Luis Cacho, Misionero Pasionista, de la parroquia Nuestra Señora de Fátima, ubicada en El Conde, San Agustín del Norte.

Acompañado por un grupo de voluntarios, compartió unas inspiradoras reflexiones destacando que en su parroquia “le toca tocar el dolor”, es decir, las carencias y penurias de tantos hermanos necesitados.

 Además de la parroquia anfitriona se hicieron presentes representantes de estas Cáritas parroquiales: El dulce nombre de Jesús, Petare; San Rafael, Palo Verde; María Auxiliadora, Sarria;  Santa Rosalía y Santa Teresa, ambas ubicadas en el centro de Caracas. San José Obrero, Catia; La Vega estuvo representada por tres sectores: Santo Cristo, La Vega abajo, San Alberto Hurtado, La Vega arriba y. Virgen del Carmen, sector Las Brisas. Cota 905. De igual modo estuvieron presentes: María Madre del Redentor, de Los Naranjos, La Anunciación del Señor, de La Boyera;  San Joaquín y Santa Ana, de Carapita. Nta. Sra. del Valle, Vista Alegre y  Nuestra Señora de la Encarnación, de El Valle.

Con la motivación, compromiso y autenticidad característicos la Licenciada Flor Piñango, de Cáritas Venezuela, dio inicio a su intervención con una oportuna dinámica de integración. Luego prosiguió presentando aspectos valiosísimos en torno a Cáritas Internacional que son imprescindibles que conozcan todos los voluntarios.

Además, reforzó la necesidad de estar integrados, de apoyarnos pues esa es la misión que como laicos se nos ha encomendado.

Prosiguió quien esta reseña escribe. El tema fue “Construyendo cultura de paz: caridad y sinodalidad”. Pues partiendo de que la apremiante realidad nacional nos interpela y motiva debemos enfocarnos en trabajar en sinodalidad, esto es en un estilo de Iglesia corresponsable y participativa, en comunión. Parafraseando al papa Francisco, sinodalidad es que todos descubramos la belleza y la necesidad de realizar este trabajo compartido, caminando juntos.

No se trata de ir detrás del sacerdote, sino a su lado, integrados. Jesús constituyó una comunidad, eligiendo a personas con las más diversas realidades. Fue quien inició el camino sinodal.

De igual modo, es importante revisar el último documento compartido por la Conferencia Episcopal Venezolana al cierre de su Asamblea Plenaria CXVI “Sinodalidad y conversión pastoral”.

Posteriormente se hicieron presentes los inspiradores jóvenes de Cáritas pertenecientes a las parroquias Dulce Nombre de Jesús, de Petare y Nuestra Señora de Fátima, quienes compartieron valiosos videos en los que mostraron no sólo la labor que realizan, sino parte de la dura realidad que día a día golpea a tantos hermanos carentes de las mínimas condiciones requeridas para vivir dignamente.

Magaly Mendoza, de la parroquia petareña, hizo referencia a esto mismo y destacó la relevancia del encuentro.

Al final de la jornada se hizo presente S.E. Cardenal Porras Cardozo quien amable y cercano dirigió unas palabras destacando la preponderancia del trabajo en sinodalidad.

Al concluir el primer encuentro de voluntarios de Cáritas parroquiales de Caracas el ingeniero Gerardo Suárez expresó: “Me alegra mucho ver reunidas tantas Cáritas luego de tantos años permaneciendo sin ningún tipo de actividad. Desde el año 2018 estamos dando este impulso renovador. A pesar de la pandemia ha sido un reto seguir trabajando sin detenernos y los voluntarios con su proactividad, creatividad, fe y compromiso lo están consiguiendo. Parece mentira, pero pandemia hizo que las Cáritas parroquiales se renovaran, se activaran y adaptaran a esto tan desconocido que estamos viviendo. Todo sea por llegar al prójimo.

El Papa Francisco nos ha invitado a ser “Iglesia en salida”, a no quedarnos encerrados entre cuatro paredes, indiferencia o miedo. Hay muchas formas de ayudar a “sanar” a tantos desasistidos material y espiritualmente. A eso estamos llamados, como laicos, desde el Bautismo.-

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba