Entrevistas

El corredor olímpico que ostenta un récord de una milla habla de su carrera de fondo hasta la Iglesia Católica

Alan Webb, quien tiene cuatro hijas y se convirtió al catolicismo en 2017 habló recientemente de su carrera como corredor, del paralelismo de su carrera en el deporte con su recorrido espiritual y de los próximos Juegos Olímpicos en Tokio.

) El récord de Jim Ryun en carrera de una milla (en la High School) se mantuvo durante 36 años como el estándar para los corredores jóvenes. Algunos pensaron que la marca nunca se rompería, pero se sorprendieron al ver cuán dramáticamente se rompió el 27 de mayo de 2001 en Eugene, Oregon.

Ese fue el día en que el estudiante de último año de secundaria, Alan Webb, borró el récord anterior de Ryun de 3 minutos, 55 segundos y 3 décimas, en un deporte donde los ganadores se pueden determinar por décimas o incluso centésimas de segundo, Webb corrió casi dos segundos completos mejor que Ryun, registrando una nueva marca de 3 minutos, 53 segundos y 43 décimas, récord que se mantiene en la actualidad.

Webb pasó a competir por la Universidad de Michigan, ganando el Big Ten Championship en cross country y los 1.500 metros en la temporada de primavera. Más tarde ganó medallas de oro en los campeonatos al aire libre de Estados Unidos de 2004, 2005 y 2007 en los 1.500 metros y compitió en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.

Webb, quien tiene cuatro hijas y se convirtió al catolicismo en 2017, es actualmente entrenador asistente de campo a través y entrenador de carreras de distancia en pista de la Universidad de Arkansas en Little Rock. Recientemente habló de su carrera como corredor, del paralelismo de su carrera en el deporte con su recorrido espiritual y de los próximos Juegos Olímpicos en Tokio.

Tu especialidad eran los 1.500 metros, así que ¿qué corredores crees que tienen más posibilidades de ganar medallas en los Juegos Olímpicos de este año?

Creo que Cole Hocker y Matthew Centrowitz tienen las mejores posibilidades. Hocker, que solo tiene 20 años, ganó recientemente las pruebas de Estados Unidos en las 1.500, mientras que Centrowitz, que ganó la medalla de oro olímpica en 2016, terminó segundo. Será entretenido ver lo que sucede en Tokio con ellos.

¿Cómo fue tu propia experiencia olímpica?

Pude competir en los Juegos de Atenas de 2004, pero no lo hice más en equipos olímpicos. Tuve problemas con las lesiones y no me desempeñé tan bien como quería. Eso significó, entre otras cosas, no formar parte del equipo olímpico de 2008.

Eso fue devastador en ese momento, pero ahora que soy católico puedo mirar hacia atrás y no solo aceptar lo que sucedió, sino también estar agradecido por ello. Todos sufrimos de una forma u otra, así que la gran pregunta no es si sucederá, sino cómo responderemos. La Iglesia Católica tiene una gran cantidad de información sobre cómo hacerlo bien: sufrir con gracia e incluso transformar el sufrimiento en alegría.

Correr era mi idolatría, así que, si hubiera podido ganar una medalla en los Juegos Olímpicos, podría haber sido mi perdición. En el Antiguo Testamento incluso menciona la fabricación de dioses con metales preciosos. Eso me recuerda las medallas olímpicas, que están hechas de bronce, plata y oro. No es que las medallas sean intrínsecamente malas, y ciertamente los deportes tampoco son intrínsecamente malvados, pero podemos dejarnos llevar fácilmente y darles un estatus irrazonable.

Tomados de la manera correcta, los deportes pueden ser de gran ayuda para ser grandes personas. Pueden mejorar la disciplina, el autocontrol, el trabajo en equipo, la resistencia y la perseverancia en la lucha. Estar en buena forma física no es solo una cuestión de tener un cuerpo altamente funcional; puede ser cuestión de pensar con más claridad y tomar mejores decisiones, decisiones que pueden afectar a nuestro destino eterno.

De todos los deportes en los que participar, ¿qué le atrajo a correr?

Nadé, jugué fútbol y baloncesto, pero correr fue en lo que más destaqué al principio. Recuerdo que la clase de gimnasia de cuarto grado fue el primer momento en el que se cronometraron nuestras carreras de una milla, y eso me hizo pensar en ir más y más rápido.

Me gustó la pureza del deporte: que las líneas de meta y los relojes de tiempo no mientan. El tiempo que has corrido es el tiempo que has corrido, sin el elemento subjetivo que se encuentra en algunos otros deportes. Esa simplicidad me inspiró a hacer cross-train. Mientras que algunas personas pueden ver todo el ejercicio que hice como trabajo, me pareció muy divertido volverme más fuerte y más rápido. Terminé llegando demasiado lejos.

¿Tenías una filosofía que recuerda a la del entrenador de baloncesto de UCLA, John Wooden, de simplemente tratar de ser lo mejor que puedes ser, o querías ser el mejor?

Fue un poco de ambas cosas. Empecé a querer dar lo mejor de mí, pero a medida que pasaba el tiempo, descubrí que lo mejor era lo mejor para mi clase, luego para toda la escuela y luego para todo el estado. Era competitivo, pero también sabía que, en última instancia, lo único sobre lo que tenía control era sobre mi propia preparación.

¿Planeaste en detalle cómo romperías el récord de una milla en la escuela secundaria o eso simplemente sucedió inesperadamente?

Igual que en la pregunta anterior, fue un poco de las dos cosas. Quería romper la marca de los cuatro minutos en la milla, pero cuando rompí el récord quedé tan sorprendido como los demás de la carrera. No entré con la intención de establecer una nueva marca, pero también puedo mirar hacia atrás y ver que gran parte de mi preparación durante los meses anteriores valió la pena.

En la transición del penúltimo al último año, había tomado la decisión de no solo entrenar duro, sino hacer cosas adicionales que no resultan fáciles a los adolescentes: Decidí comer alimentos saludables todos los días y dormir lo suficiente todas las noches. Esas son cosas bastante aburridas, pero resultaron en mejores tiempos y, en última instancia, en el mejor tiempo de una milla para un estudiante de secundaria.

No creciste como católico, pero parece que tenías algunos ideales católicos al sacrificar algunas cosas por otras más importantes

Fui bautizado como episcopal, pero la mayor parte de mi vida diría que mi ídolo estaba en correr. Eso era lo que más adoraba y valoraba, aquello por lo que renunciaría a otras cosas. Todo estaba orientado a correr mejores y mejores tiempos.

Mi esposa, Julia, me ayudó a salir de esa mentalidad de todo o nada. La conocí a través de un amigo que corre. Poco a poco fui comprendiendo las enseñanzas católicas sobre la santidad del matrimonio y la procreación. Respetaba a Julia y a la Iglesia, pero cuando nos casamos en 2010, yo todavía no era totalmente católico.

Julia me animaba suavemente a ser católico, pero nunca trató de obligarme a hacerlo. Tenía que ser mi decisión, pero necesitaba que alguien me presentara lo que iba a decidir. Los «católicos» tienen que mostrar a los «no católicos» lo que es la fe, para que puedan aceptarla, rechazarla o continuar reflexionando sobre ella y hacer más preguntas.

Ahora que estoy completamente en la Iglesia, doy gracias a Dios todos los días por mi esposa Julia, quien fue el medio para que yo entrara a la plenitud de la fe, y doy gracias a Dios por nuestras cuatro hijas, que son fruto del amor sacramental. Con gratitud y alegría me doy cuenta de que no hay mejor lugar para estar.

¿Leíste algún libro que te haya ayudado a entrar en la Iglesia?

«Nacido fundamentalista, nacido de nuevo católico», por David Currie, aborda las objeciones protestantes comunes al catolicismo. Estaba escrito exactamente de la forma en que necesitaba que se escribiera un libro de apologética. Respondió a mis preocupaciones sobre la Biblia, la autoridad, la Presencia Real, la salvación y María. Pude juntar todo mentalmente y ver cómo la Iglesia Católica no está hecha por el hombre, sino que es la Iglesia original iniciada por Jesucristo.

También tuve a «Reasons to Believe», de Scott Hahn y, más recientemente, «The Fulfillment of All Desire», de Ralph Martin. Sin embargo, probablemente no recomendaría este último a los protestantes; eso es más para los católicos practicantes que quieren profundizar en el catolicismo.

Eso es lo que he estado haciendo on line con un grupo de hombres: Leímos el libro de Ralph y lo discutimos, e incluso hicimos que Ralph participara en una de nuestras reuniones. Una cosa es compartir ideas sobre un libro con otros lectores, pero cuando tienes al autor en persona, lleva la reunión a otro nivel.

También he encontrado útiles los CD de «Lighthouse Catholic Media». Los dos que me vienen a la mente más inmediatamente son el padre Michael Schmitz y el obispo Robert Barron. Tienen charlas sobre cosas que hoy son muy importantes, como la distinción entre verdad objetiva y subjetiva.

Aunque los filósofos más tradicionales como Chris Kaczor, Dennis McInerny y Alice von Hildebrand aprecian la verdad objetiva, es algo que se tiene en menor estima en estos días.

En lugar de tratar de conformarnos a la norma de Dios, tendemos a convertir nuestros propios deseos en una norma. Confundimos subjetividad con objetividad, como si se supusiera que otras personas y cosas cambiaran para que podamos usarlas para nuestros propios fines.

Ahora estoy aprendiendo más sobre cómo se tergiversó ampliamente el Vaticano II. Tendemos a pensar que la Misa en inglés con el sacerdote mirando a la gente, los laicos leyendo y distribuyendo la Sagrada Comunión, etc. es la norma, pero no lo es. Lo que a menudo se atribuye al Vaticano II ni siquiera se menciona en ninguno de los documentos del Concilio.

Cuando competías, ¿conocías a algún corredor católico?

Al principio de mi carrera, estaba en un mundo diferente mentalmente, donde, incluso si hubiera visto corredores católicos, probablemente no me hubiera impresionado. Más adelante en mi carrera, sin embargo, supe de Philip Rivers, quien me impresionó. Se convirtió en mi estándar de lo que debería ser un atleta católico.

Philip usó el talento que Dios le había dado para jugar bien en el campo y usar la atención que recibió para dar gloria a Dios. No es como si fuera genial por sí solo; las habilidades de cualquier persona son dones de Dios que están destinados a ser usados ​​para la gloria de Dios.

Philip, que tiene nueve hijos, da testimonio de su amor por la familia. Muchas parejas tienen miedo de tener familias numerosas, pero es cuestión de olvidar nuestro propio deseo de controlar todo y estar abiertos a lo que Dios, que en realidad controla todo, quiere que suceda por nosotros.

Leí que su esposa corrió una media maratón mientras empujaba a uno de sus bebés en un cochecito. Empecé a pensar en todas las cosas que podrían salir mal.

¿Es algo que recomendaría a la gente que «no pruebe en casa» o en la carretera?

Asusta a algunas personas y no es algo que haya hecho o haría, pero Julia pensó que sería una forma de demostrar que puedes ser atlético y pro-vida al mismo tiempo. El cochecito que usó fue hecho especialmente para correr, pero sí, llevar al bebé requiere mucha planificación previa.

Además, debido a que los recién nacidos son especialmente vulnerables a las lesiones (algo que Mitch Morse de los Buffalo Bills presenció en su propia familia), el bebé debe tener al menos seis meses de edad. El propósito general era ser públicamente pro-vida, por lo que obviamente el bebé debería estar en el centro de eso y estar bien cuidado.

Además, un corredor ciertamente puede ser pro-vida sin empujar un cochecito durante una carrera. Eso es lo que Julia y yo hemos hecho con Pat Castle of Life Runners, un grupo al que hemos estado representando.

El caballero católico de Sam Guzman tiene un capítulo sobre el atuendo apropiado, y libros completos como Dressing with Dignity de Colleen Hammond y Worthy of Wearing de Nicole Caruso son intentos de devolver la modestia al estilo. Obviamente, un corredor no puede llevar traje y corbata durante una carrera, pero ¿ha pensado en la modestia en el contexto de la carrera?

Lo he pensado y, aunque no he llegado a conclusiones detalladas, ciertamente estoy de acuerdo en que se necesita modestia.

La gran pregunta con la vestimenta para cualquier contexto es: «¿Cuál es mi objetivo al usar esta ropa?» Algunas personas pueden estar tratando de verse presentables para una entrevista de trabajo, otras pueden estar tratando de llamar la atención de sus posibles compañeros y otras pueden estar tratando de correr carreras rápidas.

En el contexto de la carrera, todo el mundo entiende que el exceso de material puede frenarlo, pero es posible llevarlo al extremo. A veces, llevar menos ropa puede ser una cuestión de no mejora del rendimiento, sino de mejora de la vanidad.

Presumir nunca es una buena razón para usar cualquier conjunto de ropa; siempre debemos tener en mente lo mejor para nosotros y nuestros vecinos, en lugar de llamar su atención a lugares donde no se debe llevar. Deberíamos poder correr cómodamente, con rapidez y modestia, todo al mismo tiempo, teniendo en cuenta que la norma más importante es la de Dios.

Por lo general, el término «llamado» [vocación] se usa con el sacerdocio o la vida religiosa. Sin embargo, antes de abordar esas vocaciones específicas, todos tenemos que responder al llamado de Dios para entrar en su Iglesia. Para muchos católicos, eso lo hacen sus padres que deciden bautizarlos, pero para los no católicos como yo, es un proceso.

Cada vez que aprendía algo nuevo sobre la Iglesia, básicamente respondía a Dios con un «Sí». Luego lo volvería a hacer con otro elemento de la fe, y luego otra vez. Fue una larga serie de «Sí» que resultó en que ingresara a la Iglesia en 2017.

Mi objetivo anterior era ser el mejor corredor que pudiera ser. Ahora mi objetivo es ser el mejor católico que pueda ser. Eso es, en última instancia, lo único que importa.

Me recuerda la muerte de Kobe Bryant. Regresó a la Iglesia de su juventud y terminó muriendo con su hija después de haberla llevado a misa esa misma mañana. Las muertes tempranas siempre son tristes, pero todavía me inspira cómo parecía salir tan bien preparado espiritualmente. Ese es el último día ideal para cualquier persona: recibir a Jesús en la Sagrada Comunión en estado de gracia.

La salvación es una carrera que, si se corre con humilde y fiel perseverancia, será una victoria garantizada. Una de las mejores cosas es que, a diferencia de otras carreras, todos podemos ser ganadores al mismo tiempo. Todos podemos conseguir medallas de oro, por así decirlo. Soy consciente de mis propias debilidades, pero también sé que con la oración y los sacramentos podemos hacer todas las cosas en Cristo.

Me ha atraído la Eucaristía, el mismo Cristo, quien nos da la gracia de pelear la buena batalla y correr la carrera de la salvación. Espero con ilusión la visión beatífica y ver a aquellos que me han estado ayudando a llegar allí, como la Santísima Virgen María, San José, Santa Brígida, San Gabriel, San Juan Pablo II y el Beato Alan de la Roche.

En el cielo, la felicidad es sobreabundante. Todo el mundo es un ganador, así que ahora mi principal objetivo es llegar allí y traer conmigo a tantas otras personas como sea posible.-

(NCRegister/InfoCatólica31/07/21 5:45 PM

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba