Opinión

¡Chantaje!

Elinor Montes:

No obstante que la gran mayoría de los venezolanos sabe que el régimen hace con las elecciones lo que le da la gana, según la más reciente investigación del Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) el 81,8% de la población considera que la oposición debería participar en las venideras elecciones regionales y municipales. Igual criterio expresó, en la encuesta efectuada por Delphos, entre el 14 de junio y el 2 de julio de 2021, el 81,1% de la oposición blanda – que no respalda a la dirigencia opositora- y el 87% de la oposición que si respalda a la dirigencia opositora, sólo el 11.1% de la oposición rechaza tal participación. En cuanto a la disposición a votar, 53,0% manifestó que seguro iría, 22,7% quizás iría, 12,1% quizás no iría, 12,3% seguro no iría. El chavismo duro (resteado con Maduro 9,5% de los encuestados) y el blando (que está descontento con el madurismo 15,8% de los encuestados) son los que manifiestan la más alta disposición. La oposición dura que dice que estaría dispuesta a votar es de 54,9% y de la oposición blanda el 48,8%”. El porcentaje sube a 60% “si el G4 (Acción Democrática, Primero Justicia, Voluntad Popular y Un Nuevo Tiempo)” y Juan Guaidó deciden participar, pero si llaman a no votar baja a 44,3%. “Si la alianza de Henri Falcón y Timoteo Zambrano o Henrique Capriles llaman a sufragar sin Guaidó y el G4, la disposición no pasa de 39%.” (tomado de efectococuyo.com, 4-8-2021).

Para cualquier persona que no viva en Cubazuela podría resultar contradictorio el hecho de que una abrumadora mayoría opositora apoye la participación de su dirigencia en el fraude electoral venidero, así como la alta disposición a votar de los chavistas, a pesar de que la mayoría está descontenta con el régimen. Lo que ocurre es que durante estos 22 años de Socialismo del Siglo XXI, las elecciones se han convertido en un sistema de chantaje, para los beneficiarios de misiones por el temor de perder “las migajas que el régimen les da”;  para los oficialistas por el miedo de perder las posiciones que ocupan en la estructura de control social y en los cargos públicos del Estado-partido rojo rojote;  para los opositores -que según dicha encuesta suman 35,9%-  por el horror de sentir tan cerca de su hogar a una autoridad oficialista, igual pasa con los ninis – ni chavistas, ni opositores, aunque se comportan como opositores porque quieren un cambio de gobierno, que son 38,8% según la citada encuesta-, ello, por la experiencia sufrida que trae a colación el dicho popular: algo es algo peor es nada, ya que cuando la oposición se ha negado a legitimar los fraudes electorales del régimen, el oficialismo se ha alzado con todos los cargo con total impunidad. 

La gran mayoría de la gente de lo que fue la República de Venezuela sigue en pie de lucha por su libertad, resiste como puede, trata de sobrevivir, en espera de que en algún momento quienes tienen el poder para lograr el restablecimiento de la democracia les apoyen de forma contundente en esta causa necesaria, justa y legítima.-

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba