Testimonios

Frank Capra: «Rezo antes de filmar cada escena»

El director de «¡Qué bello es vivir!» aspiraba a hacer películas llenas de esperanza y que sirvieran a todos, católicos o no

La película «¡Qué bello es vivir!» (It’s a Wonderful Life) se estrenó en 1946 y todavía hoy sigue siendo un referente para muchos. Cuando uno tiene un bajón, se le hunde el mundo o tiene una desgracia, ver este filme de Frank Capra ayuda a recomponerse por dentro.

Es un ejemplo de buen cine, del que más allá de la calidad técnica toca las fibras del corazón. En George Bailey, el padre de familia que se siente fracasado y sin fuerzas, todos podemos vernos reflejados en algún momento de nuestra vida.

Thumbnail for read also

Te puede interesar:¡Qué bello es vivir!… con Frank Capra

Pero Frank Capra (1897-1991) no solo consiguió este efecto «humanizador» con «¡Qué bello es vivir!». De su filmografía vale la pena volver a ver otros títulos.

Por ejemplo, «Caballero sin espada» (Mr. Smith goes to Washington) en el que un político honrado se enfrenta a un sistema corrupto; «Vive como quieras», un elogio a la familia y al amor incondicional; «El secreto de vivir» (Mr. Deeds Goes to Town), donde la honradez vuelve a ganar la partida; «Juan Nadie» (Meet John Doe), una lección de ética a los medios de comunicación y a las audiencias…

FRANK CAPRA
Frank Capra a la derecha de la imagen, revisando fotogramas.

Public Domain

Frank Capra era católico y, sin embargo, casi en ninguna de sus películas se hace referencia explícita a la religión (salvo en «¡Qué bello es vivir!» precisamente, donde un ángel tiene un papel clave cuando George desespera y piensa que sería mejor no haber existido: el ángel le mostrará entonces qué habría ocurrido en un mundo sin él).

George Bailey (James Stewart), hundido por la situación económica.

Public Domain (see note)

«No deseo que la audiencia piense que hago propaganda religiosa»

En 1979, Capra explicaba en una entrevista:

«Mi hermano Ben [quien falleció en 1963] fue sacerdote pero nunca verá una iglesia o un sacerdote en mis películas. Y lo he hecho a propósito. No deseo que la audiencia piense que hago propaganda religiosa con mis películas. La religión juega un papel muy importante en ellas pero no lo muestro. Mis personajes no son ni católicos, ni protestantes, ni judíos (las tres grandes religiones de América). Representan a todos los seres humanos. Mis películas son ecuménicas en este sentido.»

Its a Wonderful Life
Imagen de «¡Qué bello es vivir!».

MovieStillsDB.com

Para Capra, su forma de entender la fe le llevaba a pensar en la repercusión que pòdía tener su cine como servicio: «Todos son individuos, iguales a los ojos de Dios. Rezo antes de filmar cada escena. Rezo para que la escena que filmamos sea útil.»

El triunfo de la persona sobre la adversidad

«Las películas deben ser expresión positiva de que existe esperanza, amor, gracia, justicia y caridad. El director tiene obligación moral de poner énfasis en el triunfo de la persona sobre la adversidad.»

Una mezcla divina de coraje y polvo de estrellas

En la última página de su autobiografía, el realizador dejaría escritas estas palabras para los lectores:

«Amigo: eres una mezcla divina de coraje y polvo de estrellas. Por eso, ¡manténte firme! Si las puertas se han abierto para mí, pueden abrirse para cualquiera.»

Thumbnail for read also

Te puede interesar:¿Por qué volver a ver «¡Qué bello es vivir!» en Navidad?

No era palabras huecas. Capra había conocido el amor, el desamor y de nuevo el amor. Se casó por primera vez con una joven judía, Helen Howell, en 1923, y el matrimonio fracasó en cinco años porque ella era adicta al alcohol. Luego conoció a Lou, quien sería el amor de su vida: estuvieron casados 52 años.

En cuanto a su cine, la entrada de la televisión, sus fuertes dolores de cabeza y, sobre todo, una corriente ideológica que aparcaba el cine de valores en Hollywood, hicieron que Capra conociera la amargura del fracaso. Con todo, consideró su vida plena y siempre tuvo presente que Dios le había dado un don que debía hacer fructificar.

Dolors Massot – publicado el 12/08/21/Aleteia.org

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba