El Papa

Catequesis del Papa Francisco sobre la importancia de la Ley

El Papa Francisco reflexionó sobre el papel de la Ley para los cristianos durante la catequesis de la Audiencia General de este miércoles 18 de agosto. El Santo Padre recordó que la Ley hay que observarla, los Mandamientos se deben cumplir “pero no como absolutos, porque sé que lo que me justifica es Jesucristo”.

A continuación, la catequesis completa del Papa Francisco:

San Pablo, enamorado de Jesucristo, que había comprendido bien qué es la Salvación, nos ha enseñado que los «hijos de la Promesa» (Gal 4,28), es decir, todos nosotros justificados por Jesucristo, no están bajo el vínculo de la Ley, sino llamados al estilo de vida arduo en la libertad del Evangelio. Pero la Ley existe. Pero existe de otro modo, la misma Ley, los 10 Mandamientos, pero de otro modo, porque por sí misma no puede justificar una vez que ha llegado Jesús.

Por eso, en la catequesis de hoy nos preguntamos: ¿cuál es, según la Carta a los Gálatas, el papel de la Ley? En el pasaje que hemos escuchado, Pablo sostiene que la Ley ha sido como un pedagogo. Es una bonita imagen, la del pedagogo sobre la cual hemos hablado en la pasada catequesis, una imagen que merece ser comprendida en su auténtico significado.

El apóstol parece sugerir a los cristianos dividir la historia de la salvación en dos, y también su historia personal. Son dos momentos: antes de haberse hecho creyentes y después de haber recibido la fe. En el centro se pone el evento de la muerte y resurrección de Jesús, que Pablo predicó para suscitar la fe en el Hijo de Dios, fuente de salvación. En Jesucristo nosotros hemos sido justificados. Hemos sido justificados por la gratuidad de la fe en Jesucristo.

Por tanto, a partir de la fe en Cristo hay un “antes” y un “después” respecto a la misma Ley. Porque la Ley está, los Mandamientos, están. Pero hay una actitud antes de la venida de Jesús y después. La historia precedente está determinada por el estar “bajo la Ley”. Quien se encontraba en el camino de la Ley, se salvaba, estaba justificado. La sucesiva va vivida siguiendo al Espíritu Santo (cfr Gal 5,25).

Es la primera vez que Pablo utiliza esta expresión: estar “bajo la Ley”. El significado subyacente conlleva la idea de un sometimiento negativo, típico de los esclavos. Estar “bajo”. El Apóstol lo explicita diciendo que cuando uno está “bajo la Ley” se está como “vigilado” o “cerrado”, una especie de custodia preventiva. Este tiempo, dice San Pablo, ha durado mucho, desde Moisés hasta la venida de Jesús, y se perpetúa hasta que se vive en el pecado.

La relación entre la Ley y el pecado será expuesta de forma más sistemática por el apóstol en su Carta a los Romanos, escrita pocos años después de la de los gálatas. En síntesis, la Ley lleva a definir la trasgresión y hacer a las personas conscientes del propio pecado. ¿Has hecho esto? Los Mandamientos, la Ley, dice esto. Tú estás en pecado. Es más, como enseña la experiencia común, el precepto termina por estimular la trasgresión.

Escribe así en la carta a los Romanos: «Porque, cuando estábamos en la carne, las pasiones pecaminosas, excitadas por la Ley, obraban en nuestros miembros, a fin de que produjéramos frutos de muerte. Mas, al presente, hemos quedado emancipados de la ley» (7,5-6). ¿Por qué? Porque ha venido la justificación de Jesucristo. Pablo fija su visión de la Ley: «El aguijón de la muerte es el pecado; y la fuerza del pecado, la Ley» (1 Cor 15,56). Un diálogo: Tú estás bajo la Ley y ahí con la puerta abierta al pecado.

En este contexto adquiere su sentido pleno la referencia al rol pedagógico desarrollado por la Ley. La Ley es el pedagogo que te lleva a Jesús. En el sistema escolar de la antigüedad el pedagogo no tenía la función que hoy nosotros le atribuimos, es decir la de sostener la educación de un chico o una chica.

En esa época se trataba de un esclavo que tenía el encargo de acompañar al hijo del amo cuando iba donde el maestro y después acompañarlo de nuevo a casa. Así tenía que protegerlo de los peligros y vigilarlo para que no asumiera comportamientos inadecuados. Su función era más bien disciplinaria. Cuando el joven se convertía en adulto, el pedagogo cesaba sus funciones. El pedagogo, al que se refiere Pablo, no era el enseñante. No. Era el que acompañaba a la escuela, vigilaba al chico, y lo llevaba a casa.

Referirse a la Ley en estos términos permite a San Pablo aclarar el papel que esta jugó en la historia de Israel. La Torah, la Ley, había sido un acto de magnanimidad por parte de Dios con su pueblo. Después de la elección de Abraham, el otro acto grande es la Ley, fijar el camino para avanzar. Ciertamente había tenido funciones restrictivas, pero al mismo tiempo había protegido a su pueblo, lo había educado, disciplinado y sostenido en su debilidad. Sobre todo, la protección frente al paganismo. Había muchas actitudes paganas en aquel tiempo. No, está la Torah, hay un único Dios y nos puso en camino. Era un acto de bondad en el Señor.

Ciertamente, como decía, había tenido funciones restrictivas, pero al mismo tiempo había protegido a su pueblo, lo había educado, disciplinado y sostenido en su debilidad.

Es por esto que el apóstol se detiene sucesivamente al describir la fase de la minoría de edad: «Mientras el heredero es menor de edad, en nada se diferencia de un esclavo, con ser dueño de todo; sino que está bajo tutores y administradores hasta el tiempo fijado por el padre. De igual manera, también nosotros, cuando éramos menores de edad, vivíamos como esclavos bajo los elementos del mundo» (Gal 4,1-3).

En resumen, la convicción del apóstol es que la Ley posee ciertamente su propia función positiva, pero limitada en el tiempo. No se puede extender su duración más allá de toda medida, porque está unida a la maduración de las personas y a su elección de libertad. Una vez que se alcanza la fe, la Ley agota su valor propedéutico y debe ceder el paso a otra autoridad.

¿Qué quiere decir esto? ¿Qué ha terminado la Ley y que nosotros podemos decir ‘creemos en Jesucristo y hacemos lo que queremos’? ¡No! Los Mandamientos están ahí, pero no nos justifica. Lo que nos justifica es Jesucristo. Los Mandamientos se deben cumplir, pero no nos dan la justicia. Es la gratuidad de Jesucristo, el encuentro con Jesucristo lo que nos justifica gratuitamente.

El mérito de la fe es recibir a Jesús. El único mérito. Abrir el corazón. ¿Y qué hacemos con los Mandamientos? Observarlos, pero como una ayuda para el encuentro con Jesucristo.

Esta enseñanza sobre el valor de la ley es muy importante y merece ser considerada con atención para no caer en equívocos y realizar pasos en falso. Nos hará bien preguntarnos si aún vivimos en la época en que necesitamos la Ley, o si en cambio somos conscientes de haber recibido la gracia de habernos convertido en hijos de Dios para vivir en el amor.

¿Cómo vivo yo? ¿En el miedo de si no hago esto me voy al infierno? ¿O vivo con esa esperanza, con esa alegría de la gratuidad de la salvación en Jesucristo? Es una buena pregunta. También esta segunda: ¿Desprecio los Mandamientos? ¡No! ¿Los observo? Pero no como absolutos, porque sé que lo que me justifica es Jesucristo.-

ACI Prensa

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba