Uncategorized

Suicidio americano y fuera de control

Cualquiera que sea su posición sobre inmigración, debe tomarse el tiempo para considerar esto

Richard D. Lamn, Ex gobernador de Colorado:

Cualquiera que sea su posición sobre inmigración, debe tomarse el tiempo para considerar esto:

Conocemos a Dick Lamm como el ex gobernador de Colorado. En ese contexto, sus pensamientos son particularmente conmovedores. Recientemente hubo una conferencia sobre la superpoblación de inmigrantes en Washington, DC, llena al máximo de su capacidad por muchas de las mentes y líderes más destacados de Estados Unidos. Un brillante profesor universitario llamado Victor Hansen Davis habló sobre su último libro, «Mexifornia», explicando cómo la inmigración, tanto legal como ilegal, estaba destruyendo todo el estado de California. El dijo que esta marcharía por todo el país hasta destrír todos los vestigios del Sueño Americano.

Momentos después, el ex gobernador de Colorado, Richard D. Lamm, se puso de pie y pronunció un impresionante discurso sobre cómo destruir Estados Unidos. La audiencia se quedó hechizada mientras describía ocho métodos para la destrucción de los Estados Unidos. Dijo: «Si ustedes creen que Estados Unidos es demasiado engreído, demasiado satisfecho de sí mismo, demasiado rico, entonces destruyamos Estados Unidos. Hacerlo no es tan difícil. Ninguna nación en la historia ha sobrevivido a los estragos del tiempo.

Arnold Toynbee hizo la observación de que todas las grandes civilizaciones surgen y caen y que ‘Una autopsia de la historia mostraría que todas las grandes naciones cometen suicidio'».

«Así es como lo hacen», dijo Lamm: «Primero, para destruir Estados Unidos, conviertan a Estados Unidos en un país bilingüe o multilingüe y bicultural».

La historia dmuestra que ninguna nación puede sobrevivir a la tensión, el conflicto y el antagonismo de dos o más lenguas y culturas en competencia. Es una bendición para una persona ser bilingüe; sin embargo, es una maldición para una sociedad ser bilingüe. El erudito histórico, Seymour Lipset, lo expresó de esta manera: «Las historias de sociedades bilingües y biculturales que no se asimilan son historias de confusión, tensión y tragedia». Canadá, Bélgica, Malasia y el Líbano enfrentan crisis de existencia nacional en las que las minorías presionan por la autonomía, si no por la independencia. Pakistán y Chipre se han dividido. Nigeria reprimió una rebelión étnica. Francia enfrenta dificultades con vascos, bretones y corsos».

Lamm prosiguió: En segundo lugar, para destruir Estados Unidos, «Inventen el ‘multiculturalismo’ y alienten a los inmigrantes a mantener su cultura. Hagan un artículo de fe el que todas las culturas son iguales. Que no hay diferencias culturales. Hagan un artículo de fe que el que Las tasas de deserción escolar de afroamericanos e hispanos se deben únicamente al prejuicio y la discriminación de la mayoría. Cualquier otra explicación está fuera de lo permisible.

En tercer lugar, «Podríamos hacer de los Estados Unidos un ‘Quebec hispano’ sin mucho esfuerzo. La clave es celebrar la diversidad en lugar de la unidad. Como dijo recientemente Benjamin Schwarz en el Atlantic Monthly: «El aparente éxito de nuestro propio experimento multiétnico y multicultural podría haberse logrado no mediante la tolerancia sino mediante la hegemonía. Sin el dominio que una vez dictaba el etnocentrismo y lo que significaba ser estadounidense, nos quedamos solamente con la tolerancia y el pluralismo para que nos mantuviera unidos».

Dijo Lamm: «Yo animaría a todos los inmigrantes a mantener su propio idioma y cultura. Reemplazaría la metáfora del crisol de razas por la metáfora de la ensaladera. Es importante asegurarnos de que tenemos varios subgrupos culturales que viven en Estados Unidos imponiendo sus diferencias en lugar de como Estadounidenses, enfatizando sus similitudes».

«En cuarto lugar, haría que nuestro grupo demográfico de más rápido crecimiento fuere el menos educado. Agregaría una segunda clase baja, no asimilada, poco educada y antagónica a nuestra población. Haría que esta segunda clase baja tuviera una tasa de deserción escolar del 50%».

“Mi quinto punto para destruir Estados Unidos sería conseguir grandes fundaciones y empresas para dar mucho dinero a estos esfuerzos. Invertiría en identidad étnica y establecería el culto de la ‘Victimología’. Haría que todas las minorías pensaran que su falta de éxito fue culpa de la mayoría. Yo iniciaría una industria de reclamaciones culpando a la población mayoritaria de todos los fracasos de las minorías».

«Mi sexto plan para la caída de Estados Unidos incluiría la doble ciudadanía, y promovería lealtades divididas. Celebraría la diversidad por encima de la unidad. Destacaría las diferencias en lugar de destacar las similitudes. Diversos pueblos, en todo el mundo, se ocupan principalmente en odiarse el uno al otro —es decir, cuando no están matándose unos a otros. Una sociedad diversa, que sea pacífica o estable, es algo que contradice la mayor parte de los precedentes históricos. La gente subestima la unidad que se necesita para mantener unida a una nación. Miren a los antiguos griegos. Los griegos creían que ellos pertenecían a la misma raza; poseían una Lengua y literatura comunes; y adoraban a los mismos dioses. Toda Grecia participaba en los Juegos Olímpicos. Un enemigo común, Persia, amenazaba su libertad. Sin embargo, todos estos lazos no fueron lo suficientemente fuertes como para superar dos factores: el patriotismo local y las condiciones geográficas que nutrían las divisiones políticas. Grecia cayó. «E. Pluribus Unum» -De muchos: uno. Frente a esa realidad histórica, si ponemos el énfasis en el ‘pluribus’ en lugar de ponerlo en el ‘Unum’, balcanizaremos a Los Estados Unidos con tanta seguridad como Kosovo».

«Séptimo, prohibiría todos los temas; convertiría en tabú el hablar de cualquier cosa en contra del culto a la ‘diversidad’. Encontraría un mundo similar a ‘hereje’ en el siglo XVI —que detuviera la discusión y paralizara el pensamiento. Palabras como ‘racista’ o ‘xenófobo’ detienen la discusión y el debate. Habiendo hecho de Estados Unidos un país bilingüe / bicultural, habiendo establecido el multiculturalismo, haciendo que las grandes fundaciones financiran la doctrina de la ‘Victimología’, Después, haría que fuere imposible hacer cumplir nuestras leyes de inmigración. Desarrollaría un mantra: que debido a que la inmigración ha sido buena para Estados Unidos, siempre debe ser buena. Yo haría  simétrico a cada inmigrante individual, e ignoraría el impacto acumulativo de millones de ellos». En el último minuto de su discurso, el gobernador Lamm se secó la frente.

Un profundo silencio siguió a lo anterior. Finalmente, él dijo: «Y ocho, yo censuraría el libro de Victor Hanson Davis «Mexifornia». Su libro es peligroso. Expone el plan para destruir Estados Unidos. Si usted siente que Estados Unidos merece ser destruido, no lea ese libro».

No hubo aplausos. Un miedo escalofriante se elevó silenciosamente como una nube ominosa sobre todos los asistentes a la conferencia. Todos los estadounidenses en esa sala sabían que todo lo que Lamm enumeró se estaba llevando a cabo de manera metódica, silenciosa, oscura, pero omnipresente en los Estados Unidos de hoy.

La discusión está siendo suprimida. Más de 100 idiomas están socavando los cimientos de nuestro sistema educativo y la cohesión nacional. Incluso culturas bárbaras que practican la mutilación genital femenina están creciendo mientras celebramos la «diversidad». Los empleos estadounidenses están desapareciendo en el Tercer Mundo conforme las corporaciones crean un Tercer Mundo en Estados Unidos -California y otros estados, tomen nota- a la fecha, diez millones de extranjeros ilegales; y creciendo, rápidamente. Es reminiscente del libro de George Orwell «1984». En ese relato, tres lemas están grabados en el edificio del Ministerio de la Verdad: «La guerra es paz», «La libertad es esclavitud» e «Ignorancia es fuerza».

El gobernador Lamm regresó a su asiento. Todos en la conferencia se dieron cuenta de que nuestra nación y el futuro de esta gran democracia están en profundos problemas; y, empeorando rápidamente. Si no detenemos este monstruo de inmigración en tres años, este crecerá furioso, como un incendio forestal Californiano y destruirá todo a su paso, especialmente el Sueño Americano.-

Traducción: Jorge Pardo Febres-Cordero

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba