Opinión

Funda la Fe

Noris Mercedes Díaz de Bustamante:

“Pablo, apóstol de Cristo Jesús, por voluntad de Dios, a los santos que están en Éfeso, a todos ustedes que creen en Cristo. Tengan gracia y paz de parte de Dios nuestro Padre y del Señor Jesús”.

En Cristo, Dios, nos eligió desde antes de la creación del mundo para andar en el amor y estar en su presencia sin culpa ni mancha.

“Para que se alabe siempre y por encima de todo, esa gracia suya que nos manifiesta en el Bien Amado”. (Ef.1,1-6).

La Palabra de Dios… “Es viva y eficaz, más penetrante que espada de doble filo. Penetra hasta la raíz del alma y del espíritu, sondeando los huesos y los tuétanos para probar los deseos y los secretos más íntimos. Toda criatura es transparente ante ella; todo queda desnudo y al descubierto a los ojos de Aquél, al que debemos dar cuentas”. (Heb.4,12-13).

En este llamado de Pablo: “a todos ustedes que creen en Cristo” estamos incluidos todos los convertidos, los  que creemos que Dios, es una Trinidad: PADRE, HIJO y ESPÍRITU SANTO.

El Espíritu Santo, amor del Padre y del Hijo, presente en la creación del mundo y del hombre y la mujer; siempre ha estado con nosotros. Toda persona es un templo del Espíritu Santo, es un ser humano creado por Dios.

“La creación sin persona se deshumanizará”. (Fil. 2,6 11 ). El concepto de persona, refiere a catolicidad. Aristóteles.

Catálogo, algo completo, único. Solamente en Cristo, podemos alcanzar plenamente el concepto de persona. Dra.Luz Marina Barreto.

Se me viene a la mente la canción del tiempo de mi conversión. Solamente en Cristo, solamente en Él, la Salvación  podrás tener, no hay otro. Nombre dado a los hombres, solamente en Cristo, solamente en Él. Solo Dios hace al hombre feliz. No hay otro nombre dado a los hombres. Sólo Dios hace al hombre feliz.

“No nos pertenecemos, Jesucristo, nos ha comprado con su Pasión, Muerte y Resurrección gloriosa. Somos vida suya. Ya solo hay un único modo de vivir en la Tierra Morir con Cristo para resucitar con El, hasta que podamos decir con el apóstol No soy yo el que vivo, sino que Cristo vive en mí”. (Gal.2,20) .

El Espíritu Santo permanece en nosotros, aunque nosotros lo ignoremos. En estos momentos de confusión y desconcierto que estamos viviendo a nivel mundial…de encierro, “cuarentena”, que ya pasa de un año, sin ningún pronóstico de mejorar, al contrario pareciera que la peste contagiosa del Covít, crece e inclusive se está mutando, dando motivo a que la economía, la agricultura, y la cría, estén mermando a nivel mundial, rompiendo  el equilibrio de la industria, que va en caída. Solamente nos mantienen en contacto los medios de comunicación y…” no siempre, y en todas partes”. ¿Y qué de aquellos que no disponen de ellos o no tienen acceso?… Sólo nos queda: orar, orar y orar; invocar al Espíritu Santo, para que nos estimule la  imaginación  y la creatividad, especialmente a los que tienen   niños y  niñas en casa, tenemos que ingeniarnos para mantenerlos activos, ocupados, distraídos, sin transmitirles nuestras preocupaciones, pero siempre vigilantes. Tomando todas las previsiones, tratar de mantener el contacto con el vecino. Recuerda el legado verbal: ¿Quién es tu hermano?…tu vecino más cercano.

El don más grande del Espíritu  es la fe. Los milagros de Jesús, son consecuencia y efectos de la fe. Confianza y fe  en los hermanos en Cristo. No debemos olvidar que la realidad del ser reside en la persona.                                           En el evangelio de Juan, en los capítulos del 13 al 17  que integran El Sermón de la Ultima Cena, Jesús nos deja su legado verbal, les recomiendo se los lean a diario e irán descubriendo las enseñanzas que El Señor, nos dejo, para que tengamos “vida y vida en abundancia” (Juan,10,10) Acompañar en las necesidades, apoyar, evangelizar, llevar La Palabra de Dios…y en estos momentos difíciles, debemos estar alertas porque hay personas depresivas, las cuales deciden suicidarse, y no hay edad.  En la zona donde vivo: un niño de trece años, y una madre de menos de cuarenta, se suicidaron.Gracias a Dios en la zona vive un Diácono, que nos auxilia.

“En Cristo, Dios, nos eligió desde antes de la creación del mundo, para andar en el amor y estar en su presencia sin culpa ni mancha”. Si Dios, está con nosotros ¿quién contra nosotros?

“No nos pertenecemos, Jesucristo nos ha comprado con su Pasión, Muerte y Resurrección Gloriosa. Somos vida suya. Ya sólo hay un único modo de vivir en la Tierra. Morir con Cristo para resucitar con Él, hasta que podamos decir con el Apóstol Pablo. No soy yo el que vivo, sino que Cristo vive en mí” (Gal. 2,20)

Salve Rosalía preciosa, Salve del cielo amorosa, líbranos por tu piedad de esta PESTE CONTAGIOSA, TÚ QUE ERES BONDADOSA Y TIENES DE

DIOS PODER PARA QUITAR Y EXPELER DE ESTE MUNDO TODO MAL QUÍTALA  del mundo entero Y HACEDNOS ESTA MERCED. Amén

¡Si Dios está con nosotros, quién contra nosotros!

 

Noris Mercedes Díaz de Bustamante

Mail: noridibus@gmail.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba