Lecturas recomendadas

La democracia se erosiona rápidamente en Centroamérica

La situación luce sombría en El Salvador, Honduras, Guatemala y Nicaragua

The Economist: 

Enrique, abogado (no es su verdadero nombre), trabajó para las autoridades de El Salvador durante más de una década, pasando de asesorar a un ayuntamiento a ser empleado en el ministerio de transportes. A pesar de sus recelos sobre el chanchullo en la política, trabajó con los dos partidos que han dominado el país desde el final de la guerra civil en 1992. Pero poco después de que Nayib Bukele, el presidente, llegara al poder en 2019, volvió a la práctica privada. «Este gobierno es peor: ataca a cualquiera que no adopte su posición y los abusos de poder no tienen control», dice. «No hay estado de derecho».

El Sr. Bukele, un populista de 40 años, está amenazando la frágil democracia que se construyó en El Salvador durante 30 años de paz. Poco después de llegar al poder, entró en la legislatura con soldados armados para obligar a los legisladores a votar a favor de un préstamo para comprar equipamiento para la policía y el ejército. En mayo, el Congreso, que ahora controla el partido de Bukele, destituyó al fiscal general y a los cinco miembros de la sala constitucional de la Corte Suprema, sustituyéndolos por compinches. En junio suprimió la Cicies, organismo de lucha contra la corrupción. Expulsó del país a un periodista de El Faro, una publicación digital de noticias, y propuso cambios radicales en la Constitución, incluido uno que ampliaría el mandato del presidente en un año.

El Salvador es un ejemplo sorprendente de regresión democrática. En el índice de democracia del año pasado elaborado por eiu, empresa asociada a The Economist, pasó de «democracia defectuosa» a «régimen híbrido», es decir, semiautoritario. Sus vecinos también tienen problemas. Aunque América Latina se democratizó en general en la década de 1980 y se ha mantenido razonablemente bien en los últimos años (con notables excepciones, como Venezuela), Centroamérica no lo ha hecho. En cuatro de sus siete países -El Salvador, Honduras y Guatemala, conocidos colectivamente como el «Triángulo del Norte», y Nicaragua- los sistemas se están resquebrajando. Esto es importante para los que viven allí, pero también afecta a Estados Unidos.

Cada país centroamericano difiere de los demás y tiene sus propios problemas. Sin embargo, todos tienen ciertas cosas en común. Llevan mucho tiempo dominados por pequeñas pero poderosas élites políticas y económicas que no favorecen necesariamente la democracia. Las instituciones son jóvenes, débiles o políticamente influenciadas. Las economías tienden a funcionar mejor para los de arriba. La corrupción es deprimentemente común.

La mala gobernanza ha provocado inseguridad, estancamiento económico y servicios públicos deficientes. Las instituciones que deberían defender el Estado de Derecho, como los tribunales y los organismos no gubernamentales, han sido cooptadas o desmanteladas, lo que ha permitido que aumente la corrupción. La pandemia se ha sumado a estos problemas. La región «cayó por un precipicio» el año pasado, dice Dan Restrepo, antiguo asesor de Barack Obama que ahora trabaja en el Centro para el Progreso Americano, una organización de estudios de Washington, DC. La pandemia sirvió de pretexto para recortar las libertades civiles en nombre de la salud pública.

En Guatemala, las cosas fueron de mal en peor en 2019, cuando se disolvió el CICIG, un organismo no gubernamental anticorrupción. Había investigado la sordidez del gobierno y los abusos de poder del ejército, que gobernó el país hasta 1996. En los últimos dos años, los militares, los funcionarios corruptos y los delincuentes no han hecho más que aumentar su poder, afirma Carmen Rosa de León, que dirige el Instituto para el Desarrollo Sostenible, un centro de estudios guatemalteco. Las esperanzas de Estados Unidos de que el país pudiera ser su principal aliado en el Triángulo Norte se están evaporando a medida que el gobierno del presidente Alejandro Giammattei ataca el sistema de justicia. El 23 de julio fue despedido Juan Franciso Sandoval, el fiscal anticorrupción, supuestamente por parcialidad. El Sr. Sandoval, que huyó del país, dijo que fue despedido porque estaba investigando a funcionarios de alto rango. El dinero del narcotráfico también ha empezado a filtrarse en el Estado. La organización de la Sra. de León ha vinculado a 38 legisladores con narcotraficantes.

La criminalidad del Estado es también la mayor preocupación en Honduras. Los barones de la droga parecen haberse infiltrado en la política a todos los niveles. Juan Orlando Hernández, el presidente, ha sido señalado en al menos tres casos contra narcotraficantes, incluido uno en mayo en el que su hermano fue condenado en EEUU a cadena perpetua. Es poco probable que las elecciones de noviembre cambien mucho las cosas. Yani Rosenthal, uno de los principales candidatos a la presidencia, estuvo tres años en una cárcel de Estados Unidos por blanqueo de dinero.

En Nicaragua, Daniel Ortega, el presidente autoritario, actúa con creciente impunidad. En los últimos cuatro meses han sido detenidos siete aspirantes a la presidencia, así como numerosos intelectuales y ex ministros. El 6 de agosto, el consejo electoral de Nicaragua inhabilitó al principal partido de la oposición, Ciudadanos por la Libertad. A partir de diciembre, las ONG deberán registrarse como «agentes extranjeros». La policía también persigue a La Prensa, el periódico más antiguo del país. No hay «ningún rastro de democracia«, dice un empresario nicaragüense.

Pocos ciudadanos de a pie en estos países piensan que pueden cambiar las cosas mediante elecciones o protestas. Muchos piensan que su única opción es huir. En julio, guardias fronterizos norteamericanos tuvieron 213.000 «encuentros» en la frontera sur, el mayor número en un mes desde el año 2000. Alrededor del 44% eran del Triángulo Norte. Pero esto subestima el problema. Muchos más de los que huyen pasan un tiempo en México, antes de intentar ir más al norte, mientras que muchos nicaragüenses van al sur, a Costa Rica.

El presidente Joe Biden ha hecho de Centroamérica, especialmente del Triángulo Norte, una prioridad de política exterior (los funcionarios temen no poder hacer mucho con respecto a Nicaragua.) En lugar de limitarse a reforzar la frontera, la administración quiere abordar la regresión democrática y sus efectos.

Es más fácil decirlo que hacerlo. Estados Unidos dispone de algunas herramientas diplomáticas, como la prohibición de visados a las élites gobernantes. El mes pasado, el Departamento de Estado publicó una lista de más de 50 funcionarios y ex funcionarios acusados de corrupción o de socavar la democracia en Guatemala, Honduras y El Salvador. No se les permitirá viajar a Estados Unidos y podrían recibir más sanciones. (Del mismo modo, a los nicaragüenses vinculados al régimen se les ha prohibido el visado). El Departamento de Justicia dice que pondrá en marcha un grupo de trabajo para investigar la corrupción y el tráfico de personas en la región.

Impulsar la gobernanza, la seguridad y la prosperidad en Guatemala, Honduras y El Salvador desde lejos será mucho más complicado. Puede que algunos programas de reducción de la violencia hayan tenido cierto éxito en las últimas décadas. Pero incluso las evaluaciones de USAID admiten que los esfuerzos de ayuda anteriores han tenido poco efecto. Los funcionarios estadounidenses dicen que han aprendido de los errores anteriores. Su objetivo inicial es ahora mejorar la prosperidad, trabajando con el sector privado de cada país. Por ejemplo, los funcionarios estadounidenses intentan persuadir a las empresas locales para que proporcionen más puestos de trabajo. También quieren que presionen para que se produzcan cambios en las políticas, como la introducción de asociaciones público-privadas bien reguladas para proyectos de infraestructuras. Este tipo de proyectos suelen ser totalmente estatales y muy propensos a la corrupción.

El Sr. Restrepo afirma que los esfuerzos estadounidenses deben ser más «disruptivos». Esto podría lograrse creando un mercado paralelo para las industrias cautivas, como la del azúcar. Los productores podrían entonces vender sus productos directamente a Estados Unidos en lugar de pasar por los cárteles locales. Este trabajo, dice, «requiere mucho valor«. Puede que el Sr. Biden y su equipo no tengan suficiente.

Traducción: Marcos Villasmil

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba