El Mundo

La impresionante labor de los catequistas en Asia

"Hay enormes oportunidades para entrar en el corazón de las personas y acercar a las poblaciones tribales al cristianismo"

Un grupo de 47 adultos recibió el bautismo en la aldea de Korbala, ubicada en la diócesis de Rajshahi, al norte de Bangladesh. Mañana lo recibirán otras 70 personas. La labor de los catequistas y misioneros del PIME da resultado. Dos de los recién bautizados han explicado a Asia News su alegría por ser ya cristianos.

Un grupo de 47 adultos recibió el bautismo en la aldea de Korbala, ubicada en la diócesis de Rajshahi, al norte de Bangladesh. Mañana lo recibirán otras 70 personas. La labor de los catequistas y misioneros del PIME da resultado. Dos de los recién bautizados han explicado a Asia News su alegría por ser ya cristianos.

La ceremonia tuvo lugar el 13 de octubre en este pueblo de la parroquia de Bhutahara Quasi La parroquia fue fundada en 2005 por misioneros del PIME y actualmente tiene más de 2.500 fieles católicos. Los misioneros trabajan desde hace muchos años con las tribus Santal y Oraon, pueblos tribales nativos de la zona que practican una forma de panteísmo ancestral relacionado con la naturaleza y la veneración de los espíritus.

«Visitamos estos pueblos desde hace más de siete años – cuenta a AsiaNews el padre Swapon Purification-. Trajimos la Palabra de Dios, celebramos misas y ofrecimos cursos de catequesis. El resultado fue sorprendente: 47 adultos de 15 familias recibieron el bautismo en el pueblo de Korbala. El 20 de octubre recibirán el bautismo más de 70 personas en otro pueblo de nuestra parroquia».

Swapon elogió a los catequistas que han sido capaces de entrar en el corazón de los nuevos fieles con su trabajo:

«Me parece que los catequistas han desempeñado un papel muy importante y su compromiso ha sido ejemplar: visitaron en forma continua estas zonas remotas a las que solo se puede llegar tras largas horas de marcha. En cada viaje permanecían en el pueblo entre 3 y 7 días para anunciar la Palabra de Dios. El resto del trabajo lo hacíamos los sacerdotes junto con las religiosas».

Uno de los responsables de estos bautismos es Bernabas Hasda, un catequista de origen santal de 66 años que desde hace 40 años realiza esta valiosa tarea:

«Hay enormes oportunidades para entrar en el corazón de las personas y acercar a las poblaciones tribales bengalíes al cristianismo. Los misioneros del PIME llevan años en primera línea en esta región del país. Nosotros seguimos el camino que trazaron ellos».

Durga Joachim Basra, un agricultor de 40 años acaba de recibir el bautismo y compartió su alegría de recibir el sacramento:

«Antes adoraba la naturaleza y los árboles y, junto con la tribu, practicaba rituales relacionados con la fertilidad de la naturaleza. No tenía un Dios específico. Ahora le hablo a Jesús en mis oraciones. Creo que gracias a él obtendré la salvación. Estoy muy feliz de haber recibido el bautismo».

Otro nuevo fiel, Buddhinath Hembrom, también expresó su emoción:

«Agradezco a los sacerdotes, a las religiosas y a los catequistas por acercarme a Jesús y darme la alegría del bautismo».

Bangladés es un país de mayoría musulmana. Menos del 1% de la población es cristiana. Gracias al trabajo de sacerdotes, religiosas y catequistas, sobre todo en las aldeas y regiones remotas, el número de fieles bengalíes está creciendo a pesar de las continuas tensiones con la mayoría musulmana, que a menudo se traducen en violencia contra los cristianos.-

(Asia News/InfoCatólica)

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba