El Mundo

Las “misas virtuales” caen frente a las presenciales: la gente está regresando a las Iglesias

Una cuarta parte de los adultos estadounidenses (26%) dicen haber asistido a servicios religiosos en persona en el último mes

P. Jorge Enrique Mújica, L.C.:

Tras casi dos años de pandemia, poco a poco se verifica una tendencia al regreso presencial a los servicios religiosos. Esto es lo que dice una investigación del Pew Research Center (PRC) publicada a mitad de octubre de 2021.

Entre los datos reportados, el PRC muestras que entre las personas que suelen asistir a servicios religiosos, la mayoría ha ido en persona recientemente. Aproximadamente una cuarta parte de los adultos estadounidenses (26%) dicen haber asistido a servicios religiosos en persona en el último mes (antes de que se realizara la encuesta, del 20 al 26 de septiembre). Eso representa un aumento del 17% entre las personas que informaron haber asistido en persona en marzo de 2021 y del 13% que dijo que acudió a los servicios en persona antes de la pandemia, en julio de 2020.

En la nueva encuesta, una proporción similar de estadounidenses (28%) dice que ha visto servicios religiosos en línea o por televisión en el último mes, una modesta disminución desde marzo de 2021 (33%) y desde julio de 2020 (36%).

Esta caída ha sido particularmente pronunciada entre los adultos estadounidenses que dicen que suelen asistir a servicios religiosos al menos una vez al mes. Dentro de este grupo, la proporción de personas que han visto servicios virtuales (en línea o en televisión) se redujo del 72% al 65% y después del 65% al ​​55% en el transcurso de las tres encuestas. Ahora la participación virtual es especialmente baja entre los feligreses católicos (35%).

Mientras tanto, los estadounidenses que suelen asistir a los servicios religiosos asisten en persona en una tasa mucho más alta. Un tercio de este tipo de personas informó haber hecho esto durante el verano de 2020, pero esa proporción casi se ha duplicado en la nueva encuesta (+64%). Los feligreses protestantes evangélicos (+72%) están más inclinados que aquellos en las tradiciones protestantes tradicionales (+56%) o históricamente protestantes afro-americanos (+50%) a haber asistido recientemente en persona.

La mayoría de los feligreses dicen que las casas de culto están abiertas con restricciones relacionadas con el coronavirus.

El aumento en la asistencia a los servicios religiosos va acompañado de un aumento en el número de iglesias y otros lugares de culto que están reabriendo a los servicios en persona y/o reduciendo las restricciones relacionadas con la pandemia. Entre los adultos estadounidenses que dicen que suelen asistir a los servicios religiosos al menos una vez al mes o que asistieron en persona el mes pasado, un porcentaje creciente informa que la casa de culto a la que asisten con mayor frecuencia ahora está abierta para los servicios en persona. Esto incluye a tres de cada diez (29%) que dicen que su congregación está abierta al público y realiza servicios tal como lo hacía antes de la pandemia, en comparación con el 12% que dijo esto sobre su congregación en marzo de 2021.

La mayoría de los asistentes religiosos estadounidenses (59%) continúan diciendo que su casa de culto está abierta para los servicios, pero con precauciones para protegerse contra el COVID-19. Solo el 6% ahora dice que su congregación está cerrada por completo para los servicios en persona, frente al 31% que dijo esto en julio de 2020 y el 17% a principios de este año 2021.

Los congregantes que se identifican con la tradición protestante evangélica son mucho más propensos que otros cristianos a decir que sus iglesias están abiertas sin restricciones relacionadas con el coronavirus. Aproximadamente la mitad de los protestantes evangélicos (49%) dice que este es el caso, en comparación con el 20% de los protestantes tradicionales, el 14% de los feligreses de la tradición protestante históricamente negra y el 19% de los católicos.

Los asistentes religiosos blancos son más propensos que los congregantes negros e hispanos a decir que sus lugares de culto han vuelto a las operaciones normales (38% frente a 16% y 20%, respectivamente). Los republicanos y aquellos que se inclinan por el Partido Republicano también son mucho más propensos que los demócratas a informar que sus congregaciones están abiertas sin restricciones (43% frente a 16%). Aun así, no más de 1 de cada 10, en cualquiera de estos grupos, dice que su casa de culto permanece cerrada por completo a los servicios en persona.

Cada vez es menor la proporción de asistentes religiosos estadounidenses que informa que los servicios en persona en su congregación permanecen cerrados.

Cuando se les pregunta qué debería estar sucediendo en sus congregaciones religiosas, a diferencia de lo que realmente está sucediendo, los encuestados dan respuestas similares. Por ejemplo, el porcentaje de asistentes religiosos que dicen que su congregación está abierta al público para recibir servicios con algunas restricciones de salud como resultado del coronavirus (59%) es idéntico al porcentaje que dice que este debería ser el caso (59%).

Entre los asistentes religiosos, los protestantes evangélicos, los estadounidenses blancos (no hispanos) y los republicanos están considerablemente más inclinados que otros a decir que sus congregaciones deberían estar abiertas sin restricciones relacionadas con la pandemia. Por ejemplo, la mitad de los feligreses protestantes evangélicos adoptan esta posición, en comparación con una cuarta parte de los feligreses católicos. Y el 53% de los republicanos y las personas que se inclinan por el Partido Republicano dicen que sus congregaciones deberían estar abiertas sin restricciones, en comparación con el 15% de los demócratas y las personas que se inclinan por el Partido Demócrata. 

La creciente minoría de congregantes religiosos estadounidenses dice que su casa de culto debería estar abierta y celebrar servicios tal como lo hizo antes de la pandemia.

La mayoría de los fieles se sienten al menos «algo» confiados en la seguridad de la adoración comunitaria, pero menos de la mitad tienen «mucha» confianza.

La gran mayoría de los adultos estadounidenses que suelen asistir a servicios religiosos o que han ido en persona durante el último mes (82%) dicen que ahora se sienten cómodos aunque sólo “algo” seguros de que podrían adorar de manera segura en persona sin contraer o propagar el coronavirus.

Esta cifra ha aumentado ligeramente desde marzo de 2021 (76%), aunque la proporción de quienes dicen estar muy seguros de poder asistir a los servicios religiosos de manera segura no ha cambiado durante este período, en un 45%.

Entre los que realmente asistieron en persona en el último mes, la proporción de quienes dicen estar muy seguros de poder hacerlo de manera segura ha caído del 66% en marzo al 54% en septiembre.

Más de la mitad de los asistentes religiosos blancos (no hispanos; 55%) dicen ahora que están muy seguros de que pueden asistir a los servicios religiosos en persona sin contraer o propagar el COVID-19, mucho más alto que la proporción de negros (35%) o hispanos. (23%) que dicen lo mismo, reflejando un patrón de las encuestas anteriores.

También existe una brecha partidista persistente: los feligreses republicanos tienen el doble de probabilidades que los que se identifican con el Partido Demócrata o se inclinan por él a decir que tienen mucha confianza en la seguridad del culto comunitario (62% frente a 30%).

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba