Trabajos especiales

Pensamiento Estratégico para la defensa y seguridad

Lo que vamos a procurar en este trabajo es correlacionar geografía, geopolítica y geoestrategia, cómo se vinculan y cuáles son sus diferencias. Voy a resumir esta correlación en estas frases que voy a dejar sin interrogantes, pero con acentos: dónde estoy, qué tengo, dónde voy, cómo voy a llegar y por qué y para qué llegaré allí.

José Hernández:

Lo que vamos a procurar en este trabajo es correlacionar geografía, geopolítica y geoestrategia, cómo se vinculan y cuáles son sus diferencias. Voy a resumir esta correlación en estas frases que voy a dejar sin interrogantes, pero con acentos: dónde estoy, qué tengo, dónde voy, cómo voy a llegar y por qué y para qué llegaré allí.

De seguido, vamos a analizar los conceptos de: paz, conflicto y guerra, y su relación con la peligrosidad y probabilidad de ocurrencia. Parafraseando al “Syllabus”, ver la estructura y lógica interna de conceptos como paz, guerra y conflicto viendo su naturaleza, significado y evolución, al tiempo que procuramos entender las diferencias entre peligrosidad y probabilidad de la ocurrencia de conflictos.[1]

Voy a usar una definición de Nelson Mandela: “La Paz, no es simplemente la ausencia de conflicto, La Paz es la creación de un entorno en el que todos podemos prosperar, independientemente de raza, color, credo, religión, sexo, clase o cualquier otra característica social que nos distinga.[2]

Y, parafraseando a Pereira Borón, a pesar de lo alineadas que aparecen las definiciones de paz, guerra y conflicto, al punto de que la una es lo menos de la otra que convenga o que ocurra, prefiero que la Paz, sea un fin superior, una meta y la guerra un trámite un procedimiento político[3]

Con la intención de restar peso a los conceptos de conflicto y guerra, para resaltar el valor de la paz en sí misma, vuelvo a citar a Mandela en su discurso de aceptación del NoBel de la Paz: Entendemos su llamado a que dediquemos lo que queda de nuestras vidas al uso de la experiencia única y dolorosa de nuestro país para demostrar, en la práctica, que la condición normal de la existencia humana es la democracia, la justicia, la paz, el no racismo, la no discriminación por género, con prosperidad para todos, en un medio ambiente sano con igualdad y solidaridad entre los pueblos.[4]

Y para dar más fuerza a ese concepto citaré al presidente Abraham Lincoln, segundo orador en el día en el que se declarara como sagrado el Campo de Batalla de Gettysburg:

“El mundo apenas notará o recordará por mucho tiempo lo que aquí se diga, pero jamás podrá olvidar lo que ellos hicieron en este sitio. Somos más bien nosotros, los vivos, quienes debemos dedicarnos a la tarea inconclusa que los que aquí lucharon e hicieron avanzar tanto y de forma tan noble. Somos más bien los vivos quienes aquí debemos abocarnos a la gran tarea que aún resta ante nosotros: que de estos muertos a los que honramos, se extraiga un mayor fervor hacia la causa por la que ellos entregaron la mayor muestra de su devoción. Que resolvamos firmemente que estos muertos no dieron su vida en vano. Que esta nación, Dios mediante, tendrá un nuevo nacimiento de libertad. Y que el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo, no desaparecerá de la faz de la Tierra.”[5]

Entender el impacto que puede causar el horror de la guerra, casi 170 años después, visitando el campo de la batalla que decidió el renacer de una nación, que se fundió en esas palabras de su décimo sexto presidente, Abraham Lincoln, asesinado 18 meses más tarde, me resulta fundamental para entender el pensamiento estratégico.

Aquel estadista, usando todas las herramientas de la modernidad de su época logró triunfar en una guerra que parecía perdida a favor de la esclavitud y el atraso. Gettysburg es un pequeño pueblo entre Washington DC y Filadelfia, donde perdieron la vida cerca de 50.000 hombres y donde los partidarios de la libertad, la democracia y la República lograron torcer el rumbo de la historia. Fue la batalla más sangrienta de la guerra civil de Estados Unidos y una visita guiada al lugar de la refriega hace más fácil comprender los conceptos del pensamiento estratégico.[6]

Impresiona entender cómo un sabio de la guerra, el general Robert Lee, deja que su ego lo lleve a un final terrible, cuando un hasta entonces poco conocido general, Meade, logra un triunfo glamoroso desde la humildad, el respeto y la planificación correcta y concertada, que lo llevó a dominar las ventajas en el terreno, junto a un buen manejo de las fuentes de inteligencia.

Evaluar el impacto que tienen en la planificación estratégica las distintas amenazas y cómo la inteligencia estratégica reduce o intenta reducir dicho impacto. Esa particular batalla nos muestra cómo llegar antes, escoger el terreno, ejercer las coordinaciones adecuadas, desvestir de toda emoción el análisis de los datos de inteligencia te colocan en la posición adecuada para un gran triunfo.

Pero el cierre de esa campaña ocurrió cinco meses después, cuando Lincoln, fue invitado a la consagración del camposanto de Gettysburg y dio su discurso. [7]

Volviendo a la geografía, geopolítica y geoestrategia, voy a usar unas notas de la presentación del doctor Pereira Borón en la sesión primera, citando a Friedrich Ratzel (1897): “Habla del estado como un ser vivo, con leyes de evolución (nace-crece-madura-muere) y habla de un espacio vital que requiere el Estado, cuando el estado crece no solo lo hace en kilómetros cuadrados sino también en fuerza colectiva, riqueza y por ende duración”, procurando definir la geopolítica.[8]

De la geografía dice que nos sitúa en el mundo, pero que el ser humano tuvo tanta relación con su terruño, Comarca o tierra, especialmente el país natal,[9] que daba la vida por él, si tenía que hacerlo y al mismo tiempo ese terruño se vinculaba a su cultura y definía el tenor de la gente que lo habitaba.

Por eso es tan importante el dónde estoy. Karl Ritter, considerado padre de la geopolítica, llama a la geografía como la ciencia del globo terráqueo.

¿Dónde estoy? Y con el uso del pensamiento empiezas a ver ¿Qué tengo? Y se inicia el hacer del pensar.

Planificación Estratégica, según los apuntes de nuestras clases, con el doctor Pereira, sería “el proceso de formular estrategias para aprovechar las oportunidades y neutralizar las amenazas ambientales, utilizando las fortalezas y eliminando las debilidades de la organización para lograr su misión. [10]

La CEPAL, en el 2009 nos dice: “Cuando hablamos de planificación estratégica nos estamos refiriendo a las grandes decisiones, al establecimiento de los Objetivos Estratégicos que permiten materializar la Misión y la Visión”.

Para la doctora Armijo, en su documento de la CEPAL, la Planificación estratégica, “es la base o el marco para el establecimiento de mecanismos de seguimiento y evaluación de dichos objetivos”[11] De acuerdo con esta definición, sin planificación estratégica previa no se puede realizar control de gestión.

El término “estrategia” se deriva del griego “Strategos”, la Real Academia de la Lengua Española, define estrategia así: estrategia: Del lat. strategĭa ‘provincia bajo el mando de un general’, y este del griego ‘oficio del general’, de stratēgós ‘general’. Arte de dirigir las operaciones militares. Arte, traza para dirigir un asunto”. Pero en Matemáticas y para la misma fuente la estrategia es un proceso regulable, conjunto de las reglas que buscan una decisión óptima en cada momento. [12]

Y, ahora podemos retomar la continuación de las frases iniciales. Después de ¿Donde estoy? Y ¿Qué tengo? Vendrían ¿Adónde voy? ¿Cómo voy a llegar a donde quiero ir? ¿Por qué quiero llegar allí? y ¿Para qué llegaré allí?

Voy a usar un ejemplo personal. Entre 1991 y 1993, trabajé como asesor de información y opinión pública de los ministros de defensa de Venezuela, generales Fernando Ochoa Antich e Iván Darío Jiménez. Era un bisoño periodista con alguna experiencia política y una curiosidad insaciable. Por estar desempeñando esas funciones, viví muy de cerca dos intentos de golpe de estado el del 4 de febrero de 1992 y el del 27 de noviembre del mismo año. Ambos fallidos. Ambos con terribles consecuencias para el país.

El general Ochoa publicó doce artículos en El Nacional; en la quinta entrega de esa serie explica la necesidad de que las fuerzas leales a la constitución y el presidente Carlos Andrés Pérez, hablaran a la nación y que para eso se comunicó con el contralmirante, Rafael Huizi Clavier, entonces jefe de la secretaría de su despacho y portavoz del ministerio: “Le ordené preparar ese comunicado, dándole mis lineamientos, con la colaboración del coronel Juan Antonio Pérez Castillo, director de Relaciones Públicas y del licenciado José Hernández, asesor del ministro. Lo leyeron en Venevisión”.[13]

Aun cuando hay varios personajes de la época, que consideran al general Ochoa como parte de los complotados[14], debo reconocer que, si no hubiera estado él en esa posición, la conspiración se habría ejecutado a plenitud y la historia hubiera sido otra.

Quienes lo acusan y quienes lo defienden, reconocen que Ochoa sabía lo que estaba pasando, lo cual le daba una ventaja estratégica por tener mejor información. El general estaba en la cúspide de su carrera y gozaba de prestigio, sobre todo en los rangos que terminaron alzándose, comandantes, mayores, capitanes y tenientes, que en Venezuela, se conocen como los COMACATES [15]. Ochoa también tenía buena relación con los llamados notables, que para muchos representaban la cara civil de la conjura. Quienes desde el inicio de la segunda administración del presidente Pérez, (enero, 1989) fueron en extremo críticos del presidente, que, en esta oportunidad, presentaba un plan, Hacia una Venezuela Moderna y había logrado llevar al gabinete ejecutivo a algunos de los mejores venezolanos de esa época. [16]

En la madrugada del 4 de febrero de 1992, Fernando Ochoa logró maniobrar entre las dos alas del alzamiento, la militar y la civil, con el mínimo enfrentamiento y el menor número de bajas, al tiempo que contenía una conjura de grandes proporciones.[17]

Ochoa, logró hilvanar una estrategia clara y efectiva en medio del caos que representa un alzamiento militar. Esa madrugada tuvo claros sus: “dónde estoy, qué tengo, dónde voy, cómo voy a llegar y por qué y para qué llegaré allí”.

De pronto por eso, el general ha sido el único venezolano que fue ministro de defensa de la administración del presidente Pérez y canciller de las administraciones de Pérez y Ramón Velásquez.

Lo cierto es que desde esa madrugada se inició una tragedia, que ahora implica una emergencia humanitaria compleja, generada por la gestión de aquel golpista sobreseído, quien debió ser inhabilitado para la política, por ser un asesino confeso y por su clara incapacidad para vivir en democracia. Más de seis millones de venezolanos, el 20% de la población de el país, camina por las fronteras del hemisferio, procurando un futuro que en su país le han negado dos presidentes, que han llevado la impunidad a su máxima expresión y ahora se ven como ejemplo en otros países de la región. No fue suficiente la brillante estrategia del general Ochoa esa noche, para contener a los golpistas. A los políticos venezolanos, nos faltó la habilidad de Lincoln para encontrar la médula de la nación y apelar a ella para defender la democracia, la libertad y el estado de derecho.

Por eso siempre es oportuno pensar: dónde estoy, qué tengo, dónde voy, cómo voy a llegar y por qué y para qué llegaré allí, así sin interrogantes, pero con acentos.

 

[1] Colegio Interamericano de Defensa, Syllabus de Pensamiento Estratégico para la Defensa y Seguridad Hemisférica, Washington DC, agosto 2021

[2] Día internacional de Nelson Mandela, Naciones Unidas

[3] Roberto Pereira Borón, La Guerra y la Paz Como Puntos Terminales, p 3, tomando los conceptos de Millia F. https://www.scribd.com/document/457805476/08A-LA-GUERRA-Y-LA-PAZ-COMO-PUNTOS-TERMINALES-Roberto-Pereyra  

[4] Nelson Mandela, discurso de aceptaci’on del premio Novel de la Paz, 1992 https://www.nobelprize.org/prizes/peace/1993/mandela/26130-nelson-mandela-nobel-lecture-1993/

[5] Abraham Lincoln, The Gettysburg Address, The Bliss Copy, Gattysburg Maryland, 19 de noviembre, 1863 http://www.abrahamlincolnonline.org/lincoln/speeches/gettysburg.htm

[6] The Gettysburg Foundation https://www.gettysburgfoundation.org/

[7] Scott Myers, “The Gettysburg Address is a movie” https://gointothestory.blcklst.com/the-gettysburg-address-is-a-movie-88f65a938fb2

[8] Roberto Pereira Borón, Pensamiento estratégico para la defensa y seguridad hemisférica, Sesión 1, 8 de septiembre de 2021. IADC

[9] Real Academia de la Lengua Española, https://dle.rae.es/terruño

[10] Pensamiento estratégico para la defensa y seguridad hemisférica, Sesión 12, 14 de Octubre de 2021, Colegio Interamericano de Defensa

[11] Marianela Armijo. Manual de Planificación Estratégica e Indicadores de Desempeño en el Sector Público

(Versión preliminar) Área de Políticas Presupuestarias y Gestión Pública, ILPES/CEPAL2009 https://www.academia.edu/11675720/MANUAL_PLANIFICACION_ESTRATEGICA

[12] Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, estrategia, https://dle.rae.es/estrategia

[13] Fernando Ochoa, En beneficio de la memoria histórica, V de XII, 29 de agosto de 2021, El Nacional, https://www.elnacional.com/opinion/en-beneficio-de-la-memoria-historica-v/

[14] Acusan a Ochoa de encabezar el golpe. Redacción El Tiempo 29 de septiembre 1992, Santa fe de Bogotá https://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-212307

[15] Toby Valderrama, Los comacates, https://www.rafaelramirez.net/actualidad/los-comacates/

[16] Mirtha Rivero, La Rebelión de los Náufragos, Editorial Alfa, Junio 2016, https://www.scribd.com/read/296209450/La-rebelion-de-los-naufragos 

[17] Pablo Alfonso, 4F/1992: La intentona golpista del chavismo, 4 de febrero de 2019, Radio y TV Martí

https://www.radiotelevisionmarti.com/a/f-1992-la-intentona-golpista-del-chavismo/227496.html

América 2.1

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba