Cultura Católica

¿Existe el Purgatorio? Sí, y no es una invención de la Iglesia medieval

Desde sus inicios, la Iglesia ha creído que las almas de los difuntos que aún no son los suficientemente puras para entrar en el Paraíso deben purificarse en el más allá

Sí, temo este fuego que se ha encendido para aquellos que se salvarán, es verdad, pero que se salvarán solo pasando de antemano por el fuego.

San Agustín

En el Purgatorio se encuentran las almas que están salvadas y destinadas al Paraíso, pero que deben eliminar los últimos residuos del pecado, las llamadas «penas temporales».

Todo rastro de apego  al mal debe ser eliminado, cada imperfección del alma corregida.

Juan Pablo II

El Catecismo define así el Purgatorio:

El purgatorio es el estado de los que mueren  en amistad con Dios pero, aunque están seguros  de su salvación eterna, necesitan aún de purificación para entrar en la eterna bienaventuranza.

Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica

Muchos argumentan que Jesús nunca  habló del purgatorio.

Cierto, pero las referencias al purgatorio se encuentran en varias partes de la Biblia: los Evangelios, la primera carta de san Pablo a los Corintios, y sobre todo el segundo libro de los Macabeos.

En él se habla de oraciones y sacrificios ofrecidos por los muertos, «para que sean absueltos del pecado» y puedan entrar en la gloria de Dios.

A partir de esos pasajes la Iglesia elaboró la doctrina del Purgatorio.

La primera formulación «oficial» se remonta al Concilio de Lyon (1274) y fue confirmada por el Concilio de Florencia (1439) y el de Trento (1563).

Thumbnail for read also
Te puede interesar:¿Qué es el purgatorio?

¿Cómo se lleva a cabo la purificación de las almas?

La tradición de la Iglesia, haciendo referencia a ciertos textos de la Escritura  habla de un fuego purificador.

Catecismo de la Iglesia católica

Algunos han dicho que este fuego es Dios, cuyo Amor enciende las almas, las purifica y las sana de los residuos del pecado y las vuelve perfectas en el amor. Un fuego muy distinto al de las llamas del tormento del infierno.

A causa de este fuego las almas del purgatorio por una parte sufren mucho más que en la tierra. Por otra gozan de una alegría mucho más grande, porque su amor por Dios se vuelve cada vez más puro.

Es importante decir que las almas del purgatorio ya están salvadas y no pueden de ninguna manera cambiar su destino: no pueden «pecar» ni «merecer», sino solo purificarse para poder gozar de la visión de Dios «cara a cara».

¿Dónde está el purgatorio?

El purgatorio no está en un lugar específico y no es tampoco un lugar físico, según las categorías espacio-temporales que en el más allá no existen.

Más que un lugar, el purgatorio es un «estado» en el que el alma se encuentra después de la muerte.

Lo mismo vale para el tiempo: estamos fuera del tiempo, aunque todavía no en la eternidad.

El mismo purgatorio dejará de existir en el momento del juicio final.

El tiempo de permanencia en el purgatorio no es igual para todos sino el necesario para la purificación del alma.

Atajos

Sin embargo, hay «atajos«. Son las ayudas que vienen de quien permanece en la tierra, a través de oraciones, indulgencias y sobre todo las misas de sufragio.

Desde el principio, la Iglesia le reza a san Miguel por las almas del Purgatorio y lo llama el «ángel del Purgatorio».

San Anselmo dijo que el príncipe de las milicias celestiales es omnipotente en el Purgatorio. Y cuando el alma es purificada… será precisamente él quien la acompañará al Paraíso.-

Marinella Bandini – publicado el 09/11/21-Aleteia.org

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba