Lecturas recomendadas

Putin nueva cultura «Progre»

El Club Valdai es un think tank, con sede en Moscú, en el que, desde su fundación en 2004, es habitual la participación del presidente de la Federación de Rusia, Vladimir Putin. En esta edición, que tuvo lugar del 18 al 21 de octubre, el líder ruso dirigió a los presentes un discurso del que hemos considerado apropiado traer algunas partes.

En un momento de su extenso discurso, el presidente de Rusia destacó que la importancia “de un apoyo sólido en la esfera de la moral, la ética y los valores está aumentando dramáticamente en el frágil mundo moderno”.

Los valores “son un producto”, un producto único “del desarrollo histórico y cultural de cualquier nación”. El entrelazamiento mutuo de naciones definitivamente los enriquece, continuó Putin, “la apertura amplía sus horizontes y les permite echar una nueva mirada a sus propias tradiciones”.

Pero el proceso, advirtió, “debe ser orgánico y nunca puede ser rápido”. “Cualquier elemento alienígena será rechazado de todos modos, posiblemente sin rodeos. Cualquier intento de imponer los valores propios a los demás con un resultado incierto e impredecible solo puede complicar aún más una situación dramática y, por lo general, producir la reacción opuesta y un resultado contrario al esperado”, añadió.

El presidente ruso confesó observar “con asombro” los procesos en los países que “tradicionalmente se han considerado abanderados del progreso”. Dijo, sin embargo, que los choques “sociales y culturales” que están teniendo lugar en Estados Unidos y Europa Occidental no son asunto suyo; “nos mantenemos al margen de esto”.

Pero afirmó que algunas personas en Occidente “creen que una eliminación agresiva de páginas enteras de su propia historia, la «discriminación inversa» contra la mayoría en interés de una minoría y la demanda de renunciar a las nociones tradicionales de madre, padre, familia e incluso género, creen que todos estos son los hitos en el camino hacia la renovación social”.

Putin reconoció que “tienen derecho a hacer esto, nosotros nos mantenemos al margen”, pero pidió que también ellos “se mantengan fuera de nuestros asuntos”. “Tenemos un punto de vista diferente, al menos la inmensa mayoría de la sociedad rusa – sería más correcto decirlo de esta manera – tiene una opinión diferente sobre este asunto. Creemos que debemos confiar en nuestros propios valores espirituales, nuestra tradición histórica y la cultura de nuestra nación multiétnica”, aseguró.

Los defensores del llamado «progreso social», continuó, “creen que están introduciendo a la humanidad a algún tipo de conciencia nueva y mejor”. “Buena suerte”, les dijo, “adelante”. “Lo único que quiero decir ahora es que sus recetas no son nuevas en absoluto”, advirtió Putin.

“Puede ser una sorpresa para algunas personas, pero Rusia ya estuvo allí. Después de la revolución de 1917, los bolcheviques, apoyándose en los dogmas de Marx y Engels, también dijeron que cambiarían las formas y costumbres existentes y no solo la política y la economía, sino la noción misma de la moral humana y los fundamentos de una sociedad sana”, recordó el presidente ruso.

“La destrucción de los valores ancestrales, la religión y las relaciones entre las personas, hasta e incluyendo el rechazo total de la familia (también lo tuvimos), el impulso para informar sobre los seres queridos, todo esto fue proclamado como progreso y, por cierto, fue ampliamente apoyado en todo el mundo y estaba bastante de moda, al igual que hoy. Por cierto, los bolcheviques eran absolutamente intolerantes con opiniones distintas de las suyas”, señaló el líder ruso.

“La lucha por la igualdad y contra la discriminación se ha convertido en un dogmatismo agresivo que roza el absurdo, cuando las obras de los grandes autores del pasado -como Shakespeare- ya no se enseñan en las escuelas o universidades, porque se cree que sus ideas son atrasadas”, indicó. “Los clásicos se declaran atrasados e ignorantes de la importancia del género o la raza. En Hollywood, se distribuyen memorandos sobre la narración adecuada y cuántos personajes de qué color o género deben estar en una película. Esto es incluso peor que el departamento de agitprop del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética”, aseguró Putin.

Contrarrestar los actos de racismo, dijo, “es una causa noble y necesaria”, pero la nueva «cultura de cancelación» la ha convertido en «discriminación inversa», es decir, “racismo inverso”. “El énfasis obsesivo en la raza está dividiendo aún más a las personas, cuando los verdaderos luchadores por los derechos civiles soñaban precisamente con borrar las diferencias y negarse a dividir a las personas por el color de piel”, aseguró el mandatario. “En varios países occidentales, el debate sobre los derechos de hombres y mujeres se ha convertido en una fantasmagoría perfecta”, advirtió.

“Los fanáticos de estos nuevos enfoques llegan incluso a querer abolir estos conceptos por completo. Cualquiera que se atreva a mencionar que los hombres y las mujeres existen realmente, lo cual es un hecho biológico, corre el riesgo de ser condenado al ostracismo. “Progenitor número uno” y “progenitor número dos”, “progenitor gestante” en lugar de “madre” y “leche humana” reemplazando a la “leche materna” porque podría molestar a las personas que no están seguras de su propio género. Repito, esto no es nada nuevo; En la década de 1920, los llamados Kulturtraegers soviéticos también inventaron un nuevo lenguaje creyendo que estaban creando una nueva conciencia y cambiando los valores de esa manera. Y, como ya he dicho, hicieron tanto lío que a veces todavía uno se estremece”, comentó Vladimir Putin.

“Sin mencionar algunas cosas verdaderamente monstruosas cuando a los niños se les enseña desde una edad temprana que un niño puede convertirse fácilmente en una niña y viceversa. Es decir, los profesores realmente les imponen una elección que supuestamente todos tenemos. Lo hacen mientras excluyen a los padres del proceso y obligan al niño a tomar decisiones que pueden cambiar toda su vida. Ni siquiera se molestan en consultar con psicólogos infantiles: ¿es un niño a esta edad capaz de tomar una decisión de este tipo? Llamando a las cosas por su nombre: esto roza un crimen de lesa humanidad, y se está haciendo en nombre y bajo la bandera del progreso”, afirmó el presidente de Rusia.

Pueden leer el discurso ―en inglés― completo en este enlace. Además, les ofrecemos un vídeo subtitulado en el que aparece un extracto del discurso de Putin.

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba