Opinión

La cultura en la mira

En este caso la víctima es el Ateneo de Valera, institución nacida en 1950 y que desde entonces ha sido icono de la vida cultural del Estado Trujillo. Un inmueble de la institución, destinado a albergar la biblioteca y el conservatorio musical del sistema de orquestas juveniles, ha sido arbitrariamente entregado en comodato, por la alcaldía oficialista, a la zona militar de aquel Estado

Ramón Peña:

Aquella famosa frase de Juan Domingo Perón, “Menos libros y más alpargatas”, es glosada en nuestro caso canjeando las alpargatas por botas militares. Lo ilustra cabalmente una acción, sin precedentes, a la que no se atrevió ninguna de nuestras dictaduras de otras épocas: la sede de una institución cultural y educativa es confiscada para convertirla en predio cuartelario. En este caso la víctima es el Ateneo de Valera, institución nacida en 1950 y que desde entonces ha sido icono de la vida cultural del Estado Trujillo. Un inmueble de la institución, destinado a albergar la biblioteca y el conservatorio musical del sistema de orquestas juveniles, ha sido arbitrariamente entregado en comodato, por la alcaldía oficialista, a la zona militar de aquel Estado.

Al parecer, no es suficiente entregar en manos castrenses las empresas básicas del Estado, la administración civil del país y hasta las minas de Guayana. Piden o se les ofrece más. Pero transformar un centro cultural y educativo en una caserna debería ser motivo de vergüenza para los propios militares.

Es deseable una fértil interacción entre la cultura y los uniformados, pero de otro orden. Sería un orgullo para todos los venezolanos que quienes tienen las armas de la República luciesen un alto nivel cultural y educativo. Porque no hace gracia escuchar a algunos referirse a una “circunferencia de 365 grados” o afirmar “hemos mejorado la seguridad en 130%” o sugerir “la tala de árboles para cocinar con leña como lo hacía mi abuela”.

Esto de militarizar la sede de un ateneo se emparenta con otra conocida frase, atribuida a Goebbels, “Cuando escucho la palabra cultura saco mi pistola”. Aunque en algunos casos quizás sea más certera la versión de aquel personaje de una película de Jean-Luc Godard, titulada El desprecio“Cuando escucho la palabra cultura saco mi chequera…”

Venezuela, además de justicia y libertad, exige decencia.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba