Trabajos especiales

«¡Es una verdadera joya!» Cazadores de tesoros encontraron una Biblia dorada de 600 años

Un matrimonio de detectoristas aficionados de Gran Bretaña descubrieron accidentalmente una Biblia en miniatura de finales de la Edad Media hecha de oro. ¡El artículo podría haber pertenecido a la propia Reina!

Buffy e Ian Bailey han sido aficionados durante años a la búsqueda de artefactos históricos utilizando detectores de metales. Esta vez, con el consentimiento del propietario, realizaron su búsqueda en una de las propiedades cercanas a la ciudad de York en el norte de Inglaterra. La ciudad, con más de dos mil años de historia, es famosa por sus numerososdescubrimientos arqueológicos. La Biblia dorada, encontrada hace varios días, es, sin embargo, uno de los hallazgos más valiosos de esta región.

Al escuchar la señal del detector, Buffy inicialmente asumió que había encontrado otro pendiente bovino o un anillo de una lata. Cuando desenterró el hallazgo, pensó que la Biblia de oro que había encontrado era solo un simple llavero de una tienda de regalos. Solamente después de limpiar el artefacto la mujer se dio cuenta de su valor.

El librito era pesado y brillante. Se veía absolutamente hermosa, informó Buffy más tarde en una entrevista con la BBC. Según los expertos, con un peso de unos 5 g, la Biblia en miniatura está hecha de oro de 22 o 24 quilates. El valor estimado del hallazgo es de aproximadamente 100 mil libras.

Es un artículo demasiado valioso para ser simplemente perdido.El propietario pudo haberlo enterrado durante la Reforma, explica Matt Lewis de la Sociedad de Ricardo III. Fue a esta organización a la que los Bailey decidieron donar el hallazgo.

 

¿Cómo fue creada la Biblia de oro?

El artefacto encontrado por los Bailey probablemente fue creado entre 1280 y 1410. La ley vigente en Inglaterra en ese momento estipulaba que solo las personas de origen noble podían tener este tipo de objetos de valor. De ahí la sospecha de que la Biblia dorada perteneciera a una persona del círculo del rey Ricardo III, que a menudo se alojaba en su finca en las cercanías de York.

La obra encontrada es de índole iconográfica y se asemeja mucho a una joya de Middleham. Es posible que ambos artefactos hayan sido realizados por el mismo artista. Quien ordenó la Biblia dorada debe haber sido increíblemente rico, subraya Julian Evan-Hart, editor de la revista Treasure Hunting.

La joya de Middleham, descubierta en 1985, es uno de los hallazgos arqueológicos ingleses más valiosos del siglo pasado. Este artefacto, en forma de colgante de oro con un zafiro, probablemente perteneció a la esposa de Ricardo III, la reina Anne Neville, o una de sus parientes. El artículo fue excavado aproximadamente a 60 km del sitio del hallazgo actual.

En la portada de la Biblia dorada, descubierta hace varios días, hay grabadas figuras de Santa Margaret y San Leonardpatrones del embarazo y el parto. De ahí la suposición de que este hallazgo también pertenecía a una mujer. Según los expertos, el tema podría formar parte del llamado cinturón de parto. Quizás la propietaria también lo usó como marcador de las Escrituras Sagradas tradicionales.-

Karol Wojteczek – publicado el 27/11/21-Aleteia.org

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba