Cultura Católica

¿Qué hace la Santa Sede en la ONU?

Entrevista a Mons. Caccia, Observador de la Santa Sede ante la ONU

¿Qué está haciendo la Santa Sede en las Naciones Unidas? En realidad, la presencia del Vaticano como miembro observador permanente permite al Papa dar voz a las tragedias y preocupaciones de millones de personas, que de otra manera corren el riesgo de ser olvidadas.

Nos lo explica en esta entrevista el arzobispo Gabriele Giordano Caccia, Observador Permanente de la Santa Sede ante las Naciones Unidas.

Nacido en Milán, de niño no podría haber imaginado un destino como este: llevar la voz del Papa a la asamblea de naciones.

Esta semana entregó el Premio Camino a la Paz al Secretario General de la ONU, António Guterres.

Aquí están sus confidencias.

– La alegría del Evangelio, ¿cómo se vive y se comunica en Naciones Unidas?

Las tragedias y los grandes problemas del mundo actual llegan a las Naciones Unidas, pero también las grandes y mejores aspiraciones de la humanidad. En el diálogo y el respeto, en la comprensión y la escucha, se abre el camino para compartir la buena noticia de la cercanía de Dios y la solidaridad fraterna, que puede animar una profunda amistad social en la cúspide de los desafíos globales.

– La misión del representante pontificio ante Naciones Unidas: ¿promover la agenda del Papa en un entorno que no siempre la acepta?

La misión de la Iglesia encuentra la misma aceptación o rechazo que el mismo Señor experimentó y del que habló a sus discípulos.

En realidad hay mucho respeto y atención por las posiciones de la Iglesia y del Santo Padre; sobre todo porque están sustentadas en el trabajo silencioso y concreto de las muchas y arraigadas realidades eclesiales.

Estas, en todo el mundo, pero especialmente en los países más pobres, tratar de aliviar los sufrimientos y heridas de la humanidad y abrirse a la esperanza y al compromiso en favor de un mundo más justo, fraterno e incluso reconciliado.

– ¿Cómo vive como arzobispo y diplomático, ambas misiones, sin tener dificultades?

No se trata de no tener dificultades, sino de intentar hacer lo correcto, posiblemente también asumiendo las consecuencias que puedan existir, pero con un enfoque que tiende a intentar crear «puentes» y no «diafragmas», respetando siempre la libertad y responsabilidad de cada uno.

– El Papa parece tener una agenda centrada en la migración y las personas vulnerables, el cuidado de la naturaleza, la paz y el desarme. ¿Es así, o son los medios los que lo amplifican?

La agenda del Santo Padre es mucho más amplia; pero seguro que hay coincidencias e interacción mutua con muchos de los temas que las Naciones Unidas están impulsando de vez en cuando, tanto con la aparición de temas no resueltos como nuevos de larga data relacionados con la evolución de la sociedad.

– ¿Qué valoran más los países con los que dialoga la Santa Sede?

La pregunta debería hacerse a ellos… Pero probablemente creo que hay dos aspectos que despiertan respeto y consideración: la perspectiva universal inherente a la «catolicidad» y la libertad de no estar vinculado a ningún «grupo», por intereses económicos, militares, geopolíticos.

Al contrario, está anclada en valores humanos profundos, fundamentados en la dimensión trascendente de la persona; y, por tanto, es capaz de dirigirse a todos y todas las dimensiones de lo humano.

– Path to Peace es un premio que marca la voluntad de promover la paz y visualizar quién es su defensor. ¿Qué distingue al premio este año?

La ceremonia de premiación, suspendida el año pasado debido a Covid, tenía como objetivo hacer referencia al 75 aniversario de la fundación de las Naciones Unidas; reafirmando así el papel decisivo que esta Organización juega para la paz, el desarrollo, los derechos humanos y la legalidad en el mundo actual.

El Premio otorgado al Secretario General consolida una tradición, ya que el primero fue otorgado en 1993 al entonces Secretario General, Boutros Ghali; y luego nuevamente en el año 2000, a Kofi Annan.

Además, no debemos olvidar la significativa audiencia del Papa Francisco celebrada en el Vaticano con el Secretario Antonio Guterres; y su inédito, pero importante, mensaje conjunto de cara a las celebraciones del 75 aniversario de la Organización, que tuvo lugar justo antes de Navidad. el 20 de diciembre de 2019.

– De niño, ¿se imaginaba estar en un lugar como este en Nueva York, defendiendo los valores del Evangelio en este lugar?

Ciertamente no, no solo de niño, sino ni siquiera de adulto. Básicamente he confiado mi vida al Señor y es Él quien envía a donde quiere, a través del discernimiento de la Iglesia.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba