Lecturas recomendadas

Violaciones, resultados y revocatorio

Oscar Arnal:

 

“Toda persona tiene derecho a la protección de su honor, vida privada, intimidad, propia imagen, confidencialidad y reputación” Art. 60 CRBV

 

Es violatorio a los derechos humanos, al derecho a una prensa libre, al equilibrio indispensable que tiene que ser exigido a todos los medios de comunicación del Estado, lo que sucedió el pasado miércoles y como regularmente, en el programa “El mazo dando”. Desde allí se practica la inmoral propaganda nazi de “desfiguración” del contrario, que consiste en agredir a mansalva, destruir la reputación del adversario y sacar de contexto, sin presentar prueba alguna y sin que exista la posibilidad del derecho a replica, garantizado en la Constitución. Desde esa tribuna usada para fines perversos se amenazó a los alcaldes electos de la oposición, al rector Picón al cual además se le faltó el respeto, y se arremetió contra la Unión Europea, los EE.UU, España, Inglaterra, y periodistas y políticos que disienten del oficialismo. A los opositores con argumentos ad hominem se los etiqueta de manera reiterada de: asesinos, locos, borrachos, corruptos, narcotraficantes, drogadictos, chaqueteros, vende patria, etc. A Europa se la denigra como tierra de colonizadores, xenófobos, racistas, imperialistas, arrodillada a los dictámenes de los EE.UU…

En este sentido hay que aplaudir el informe preliminar de la Misión de Observación de la Unión Europea, que dejó claro que lo que sucede en este programa es inaceptable en cualquier país del mundo y sesga cualquier elección. Que un programa de esta naturaleza se transmita en más de 5 canales de todos los venezolanos y se retransmita en más de 10 emisoras de radio, habla de la resurrección de las tácticas más denigrantes de una propaganda política rechazada por el mundo libre, la academia y los tratados internacionales en materia de Derechos Humanos y libertad de prensa. Toda la jurisprudencia y la doctrina internacional rechaza esta forma de comunicación. Las valientes denuncias en este sentido de los rectores Picón y Marquez no deben quedar en el vacío. He sido profesor de la Escuela de Comunicación de la UCAB por más de un lustro y basta leer el código de ética de la comunicación social, incluso el código de ética de los publicistas, para darnos cuenta del daño y la violencia que un programa de esta naturaleza causan a la sociedad. Otros programas como “La Hojilla” y “Zurda Konducta” practican también ese anti-periodismo en canales que le pertenecen a todos los venezolanos. Así las cosas y a pesar del inmenso rechazo al régimen y a quienes lo conducen, contaminan todo el espectro político.

De la misma manera la observación de la Unión Europea señaló que pudieron constatar también la falta de independencia judicial, las violaciones al Estado de Derecho, el ventajismo extendido y la poca capacidad sancionatoria que tiene el Consejo Nacional Electoral frente al abuso sistemático de recursos públicos en favor del régimen.   Así como las inhabilitaciones arbitrarias por vía administrativa, y de dirigentes naturales a través de la cooptación de los partidos. En el informe se habla de “violaciones estructurales” y del uso abusivo de todos los medios de comunicación del Estado y del desbalance comunicacional. Se obstaculiza la libertad de expresión y el derecho a la información. También constataron la instalación de puntos rojos, en los 23 estados y el Distrito Capital a pesar de su prohibición. Por lo anterior y atribuyéndose competencias que no tiene, Cabello ordenó que la observación del viejo mundo no podrá volver en enero a presentar su informe definitivo como establece el cronograma de trabajo.

Los resultados mostrados en el programa también fueron engañosos. Él se atribuye un amplió triunfo, cuando la verdad es que hubo un 59% de abstención a nivel nacional, que en el municipio capital alcanzó el 64%, lo que habla de los millones que han abandonado el país, y de una inmensa mayoría que rechaza todo lo que tenga que ver con el régimen. De cada 10 inscritos, 6 no sufragaron.

Del padrón electoral total, el oficialismo solo obtiene el 17%, y desde la última candidatura de Chávez donde saca 8.184.383 votos, el declinar es evidente a partir de Maduro, en el 2013 obtiene 7.517.999, en las presidenciales espurias del 2018 no pasa de 5.988.430, en las parlamentarias del 2020 solo 4.331.388, y en estas regionales apenas 3.722.656 votos, con lo que va palo abajo. En el madurismo la procesión va por dentro y la prueba más evidente es la merma en Barinas, cuna del finado. Mientras tanto, el Zulia, el estado más importante del país, se convierte en el bastión de la oposición que ganó además de la gobernación y la alcaldía de Maracaibo y San Francisco, la mayoría de los municipios.

Si se hubiera cumplido la Constitución y los aspirantes se hubieran elegido por los militantes de los partidos, tal como lo señala el artículo 67 “los candidatos a cargos de elección popular serán seleccionados en elecciones internas con la participación de sus integrantes”, de tal manera que se hubieran seleccionado en primarias, y se hubieran unificado las candidaturas, la alternativa democrática habría barrido en casi todo el país. Lo mismo habría ocurrido si como sucede en muchos países tuviéramos la figura del voto preferencial, la segunda vuelta o el balotaje, donde los dos primeros pasan a competir para ver quien finalmente obtiene más de 50%.

A nivel nacional la oposición obtiene 707 mil votos más que el régimen, lo que representa el 54,3% de los votos y el oficialismo el 45,7%, una diferencia de nueve puntos porcentuales.  Las cifras por estado muestran que en Anzoátegui la oposición suma 54%, en Apure 57%, en Barinas 63%, en Bolívar 58%, en Cojedes 63%, en Falcón 57%, en Guárico 53%, en Lara 54%, en Mérida 60%, en Miranda 52%, en Monagas 54%, en Nueva Esparta 61%, en Portuguesa 54%, en Sucre 53%, en Táchira 59%, en Trujillo 59%, en Yaracuy 54%, en Zulia 64%, y en Amazonas 60%. Produciéndose un empate casi milimétrico en La Guaira, con sólo menos de la mitad del electorado en Aragua, Carabobo, Libertador y Delta Amacuro, donde la oposición suma 48%, 45%, 41% y 40% respectivamente. De tal manera que los resultados se invierten. Con los votos tal cual como son, el régimen gana tan solo tres gobernaciones, y la alcaldía de Libertador. En el resto del área metropolitana destaca la votación opositora del alcalde Gustavo Duque como el más votado, seguido de Elias Shayedh con más del 70%, y de Darwin Gonzalez en Baruta, todos del nuevo partido Fuerza Vecinal. La alternativa democrática obtiene casi cien alcaldías más de las que tenía. Otro dato interesante es que la oposición de tener sólo concejales en 27 municipios, ahora tiene en más de 200, y alcanza más de dos mil. Más que en ninguna elección en los últimos 17 años. Maduro perdió en los últimos 4 años 2.042.247 votos.

Nada de lo anterior exculpa a la cúpula opositora, que ha debido apoyar al candidato más fuerte de la alternativa democrática en cada región sin importar el partido o forzar las primarias. Lo qué pasó en el Táchira y otros Estados, deja mucho que desear. El régimen juega duro, sin escrúpulos y en todos los terrenos para dividir a la oposición.

Así las cosas, todo queda listo para el referéndum de mitad de periodo previsto en la Carta Magna para el 2022. De mantenerse estas cifras y de activarse este derecho nadie podrá impedir si se cumple la Constitución que Maduro sea revocado. A esto hay que añadir que en un evento de esta naturaleza, ese casi 60% que ahora no voto, si lo hace mayoritariamente, lo que garantiza es que ese rechazo que aparece en todas las investigaciones de opinión y que sobrepasa el 80% contra Maduro se convierta en una realidad electoral.

Vamos con optimismo, es la hora de concretar la verdad. Activemos el revocatorio presidencial todos unidos y pongamos fin a esta terrible pesadilla histórica. En cualquier caso, si el régimen impide el revocatorio una vez que tome cuerpo, que es a partir de ahora, quedará demostrado su temor al voto, su miedo al pueblo y a la expresión de la soberanía popular, violando una vez más de manera flagrante y artera la Constitución. Ni Chávez se atrevió a tanto…

@OscarArnal

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba