Lecturas recomendadas

Francisco, un papa entre ortodoxos

Estas visitas garantizan que la interpretación de la fe no sea nacionalista y poder reconocer lo que tenemos en común.

Pablo Blanco Sarto (*):

En julio de 2013, Francisco decidió visitar la pequeña isla italiana de Lampedusa en su primer viaje fuera de Roma como Papa. Allí, en la isla de apenas cinco mil habitantes, Francisco denunció la «globalización de la indiferencia» hacia su sufrimiento. En abril de 2016, Francisco visitó la pequeña isla griega de Lesbos, donde se encuentra el mayor campo de refugiados de Europa. Ahora, en otro gesto, Francisco tiene previsto volver a visitar Lesbos, en el marco de su visita a Chipre y Grecia del 2 al 6 de diciembre.

Pero hay más temas sobre la mesa. La ubicación puede ser remota, pero es un lugar y una preocupación cercana al corazón de Francisco. El Papa ha hecho hincapié repetidamente en la construcción de puentes y la unidad con otros cristianos y creyentes de otras religiones.

El 35º viaje internacional de Francisco servirá para impulsar algunos de los temas característicos de su papado: la migración, la sinodalidad y el ecumenismo.

Nicosia es la última capital físicamente dividida del mundo. El apóstol Pablo hizo de Chipre la primera parada de sus viajes y convirtió al gobernador de la isla a la fe cristiana. Dos mil años después, los 1,2 millones de habitantes de la isla se han visto atrapados por el conflicto internacional sobre su territorio. Chipre está situada en la encrucijada de Europa, Oriente Medio y el Norte de África, y cuando Francisco llegue el 2 de diciembre, tratará de dirigirse a un público complicado. El Papa se dirigirá tanto a los católicos minoritarios de la isla, como a su población mayoritariamente ortodoxa griega, así como a la comunidad de inmigrantes. Y también a los que están al otro lado de la Línea Verde del país, donde los turcochipriotas viven en su propio estado no reconocido por la comunidad internacional. Hablará así con todos.

El encuentro entre Oriente y Occidente y el trabajo continuo del ecumenismo continuará en Grecia. En ambos países, Francisco será recibido por los líderes de la Iglesia Ortodoxa, lo que le brindará la oportunidad de profundizar en las relaciones ecuménicas que ha priorizado desde su elección y de elevar las estructuras sinodales de gobierno de la Iglesia Ortodoxa. Cuando Juan Pablo II visitó Grecia en 2001, las protestas masivas llenaron Atenas con pancartas que tildaban al Papa de «anticristo», y también hubo una oposición a la visita de Benedicto XVI a Chipre en 2010. Ahora, el escenario parece estar preparado para un ambiente muy diferente para esta visita papal.

Aunque es poco probable que se emitan grandes declaraciones teológicas conjuntas durante el viaje de cinco días, la ocasión propicia una oportunidad para destacar nuestra herencia común entre ortodoxos y católicos, nuestra fe común, y para recordar a los miembros de ambas comunidades que estos encuentros pueden y deben producirse. Estas visitas garantizan que la interpretación de la fe no sea nacionalista y poder reconocer lo que tenemos en común. Rezar, hablar y trabajar juntos une mucho, también a los cristianos.

Pablo Blanco Sarto (*)

PAMPLONA/ABC de Madrid

(*) Pablo Blanco Sarto es profesor de la Facultad de Teología y del Máster en Cristianismo y Cultura Contemporánea de la Universidad de Navarra

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba