Venezuela

El Consejo Superior de la Democracia Cristiana recomienda la instalación del Consejo Político para la Transición

Las posiciones que sostienen la desaparición del gobierno interino en base a un supuesto fracaso del mismo o de una interpretación contraria a la Constitución de normas contenidas en el Estatuto de la Transición, tienen un fundamento político y no un sustento jurídico que es el que debe siempre prevalecer

EL CONSEJO SUPERIOR DE LA DEMOCRACIA CRISTIANA Y LA CONTINUIDAD DEL GOBIERNO INTERINO.

El Consejo Superior de la Democracia Cristiana se dirige a la opinión pública venezolana ante la urgencia de fijar posición acerca de la continuidad del Gobierno Interino del Presidente Juan Guaidó y la necesidad de que las fuerzas democráticas venezolanas acuerden de manera clara y rápida una postura única sobre tan importante materia.

  • No cabe duda alguna, que en Venezuela la estabilidad y la continuidad constitucional han sido interrumpidas, con graves alteraciones del ejercicio legítimo del poder, de crímenes de lesa humanidad y de daños irreparables para su población, por lo que persiste la justificación de la aplicación de los mecanismos transitorios que hagan posible su restitución mediante la institucionalidad democrática a través de elecciones presidenciales y parlamentarias legítimas, así como de la relegitimación del resto de los poderes.
  • Queremos en primer lugar dejar claro que no se requiere de un acuerdo político ya que los juristas más calificados del país son prácticamente unánimes en señalar que la permanencia del Gobierno del Presidente Interino más allá del 5 de enero de 2022, está vinculada a una sola condición establecida en el artículo 233 de la Constitución: la realización de elecciones presidenciales, que debe ser interpretada en concordancia con el artículo 333 de la Carta Fundamental que ordena a cada venezolano colaborar con el restablecimiento de la efectiva vigencia de la Constitución cuando ésta haya dejado de observarse por acto de fuerza. Debe recordarse que la elección presidencial que se produjo en el año 2018 fue desconocida por la Asamblea Nacional y por el pueblo venezolano así como por los actores más relevantes en la comunidad democrática internacional. Este desconocimiento, fundamentado en la violación de las condiciones de integridad electoral consagradas en la Constitución y en los estándares internacionales, por la violación sistemática de los derechos humanos y políticos y la usurpación de funciones, no puede ser revisado por consideraciones de conveniencia política. Como consecuencia de ello, el Presidente de la Asamblea Nacional, Ingeniero Juan Guaidó Márquez fue reconocido como Presidente legítimo de Venezuela y fue establecida la ilegitimidad del Gobierno usurpado de Nicolás Maduro.
  • Así lo declararon casi 60 gobiernos democráticos del mundo y tribunales de varios países que negaron a la dictadura cualquier reconocimiento en el manejo de activos venezolanos en el exterior y en juicios que se llevan a cabo a varias jurisdicciones. Tanto la Asamblea General como el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos adoptaron una interpretación similar. Las posiciones que sostienen la desaparición del gobierno interino en base a un supuesto fracaso del mismo o de una interpretación contraria a la Constitución de normas contenidas en el Estatuto de la Transición, tienen un fundamento político y no un sustento jurídico que es el que debe siempre prevalecer.
  • A la hora de tomar posición sobre la materia en referencia, el liderazgo político debe tomar en cuenta, en primer lugar, los efectos altamente negativos de poner fin a la existencia del Gobierno interino:
  1. El gobierno de facto de Nicolás Maduro pasaría a ser el único gobierno reconocido de Venezuela, en abierta violación del artículo 333 constitucional.
  2. Como consecuencia de ello, el control de los activos, bienes y sumas de dinero que actualmente están bajo la responsabilidad del Gobierno Interino, pasan a manos de la dictadura.
  3. Se pondría fin a la a presencia formal internacional de las fuerzas democráticas venezolanas ante las cancillerías y organismos multilaterales que reconocieron a Juan Guaidó.
  4. Desaparecería o se vería muy menguada la atención que se le viene prestando a los millones de venezolanos que han emigrado y se encuentran regados por el mundo, muchas veces en condiciones de extrema precariedad.
  • El argumento de que el Gobierno Interino debe cesar porque no alcanzó la meta establecida de poner cese a la usurpación, establecer un gobierno de transición y realizar elecciones libres, de ser cierto, debe conducir a cambiar estrategias y tácticas que no fueron ni bien concebidas ni bien implementadas, pero en ningún caso pueden tener como consecuencia la legitimación de la dictadura y la violación de la Constitución.
  • La posición que asume este Consejo Superior de la Democracia Cristiana no significa un apoyo incondicional a la gestión y a los mecanismos de gobernanza del Gobierno Interino. Si bien reconocemos el coraje y la actitud digna del Presidente encargado Juan Guaidó, estamos absolutamente convencidos de que se han cometido errores graves que deben ser subsanados y que tienen que ver, muchas veces, con la excesiva partidización de los procesos de decisión y de administración. En este sentido, recomendamos la instalación del Consejo Político, previsto en el Estatuto para la Transición como órgano de coordinación, seguimiento y evaluación de la Presidencia interina.
  • Igualmente acompañamos el planteamiento del doctor Asdrúbal Aguiar, en el sentido de que el Presidente Encargado presente ante la Asamblea Nacional legítima y ante el país una Memoria y Cuenta de su gestión.-

 

Caracas, 2 de diciembre de 2021.

 

 

                  CONSEJO SUPERIOR DE LA DEMOCRACIA CRISTIANA

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba