Lecturas recomendadas

¡Regocíjense verdaderamente!

Stephen P. White, director ejecutivo de The Catholic Project en la Universidad Católica de América:

El domingo de Gaudete (el tercer domingo de Adviento), la Iglesia nos recuerda  —en realidad, nos manda a— que nos regocijemos. En las palabras de San Pablo, escuchamos proclamado el domingo: “Regocíjense en el Señor siempre. Lo diré de nuevo: ¡regocíjense! “Este recordatorio llega en medio de todos los preparativos para la venidera fiesta de Navidad, aún cuando el mundo que nos rodea se oscurece y el invierno se profundiza hasta el final del año.

Confieso que, por lo general, encuentro el Adviento como una temporada en la que es fácil regocijarse. Para mí, el Domingo de Gaudete es menos un recordatorio que una liberación: un permiso cuasi oficial para abandonar cualquier vestigio de culpa que pueda sentir por haber decorado ya el árbol y haber encendido las luces. Y sí, tomaré otra galleta de Navidad, ¡gracias!

Todas las cosas que utilizamos en nuestras celebraciones y regocijos (las velas, las coronas, los villancicos, los regalos y la comida) apuntan a la fuente de nuestro gozo. Y, a este respecto, ninguna época es más sacramental que el Adviento. Pero si nuestro regocijo se ve ayudado por rodearnos de cosas que nos dirigen al significado más profundo de la Navidad, entonces ese significado más profundo también nos revela algo sobre todas nuestras cosas y sobre nosotros mismos.

La fuente de nuestro regocijo, por supuesto, es nacimiento, que se aproxima, de nuestro Salvador. Nos regocijamos porque aquel que viene a salvarnos está en camino. ¡Estará aquí muy pronto! Nos regocijamos por las buenas nuevas de nuestra salvación. Nos regocijamos, de que el Dios que nos hizo, que nos expulsó  del Edén después de nuestra Caída, nos ha seguido a lo largo de la historia y, finalmente, viene a unirse a nosotros en la carne. Nos regocijamos, en otras palabras, como una expresión de gratitud por el maravilloso e inmerecido don de la Encarnación.

Pero nuestro regocijo no es solo una respuesta al don de la salvación. También es una imitación. En regocijándonos, imitamos al Padre, que se regocija por nosotros. Así pues, es apropiado que, antes de escuchar las palabras de San Pablo el domingo pasado, escucháramos las palabras del profeta Sofonías:

El SEÑOR, su Dios, está en medio de ustedes,
Un poderoso salvador;
Él se regocijará por ustedes, con alegría,
Y los  renovará en su amor,
Él cantará con alegría por causa de ustedes,
Como se canta en los festivales.
¡Es curioso que nos regocijemos en alguien más; que podamos deleitarnos en otro tan completamente que nos olvidemos de nosotros mismos por completo! Y… ¡qué extraño que Dios se regocije en nosotros! Todos entendemos lo que dicen las palabras del Salmo, «¿Qué es el hombre para que te acuerdes de él, y el hijo de hombre para que lo cuides?» El amor de Dios, que está infinitamente por encima de nosotros, sus humildes criaturas, debe ser para nosotros una fuente de constante asombro.
Pero hay más.

Nuestro propio amor refleja e imita, de una u otra forma, este mismo amor de Dios. La Encarnación y la Natividad, sin embargo, llaman nuestra atención sobre un tipo particular de amor: el amor de los padres por el hijo. El amor de los padres tiene un carácter diferente al de otros amores humanos. Mientras que la amistad o el amor romántico se dan entre iguales, la paternidad da lugar a un amor entre desiguales radicales. Y, a diferencia del amor de un niño por sus padres, que tiene sus raíces en la dependencia natural y crece —eventualmente, con suerte— en piedad y gratitud, el amor de un padre por un niño no comienza con la reciprocidad. El amor de un padre por un hijo es, completamente, su propia justificación. Es, por así decirlo, un amor que surge ex nihilo.

El amor de un padre por un hijo revela algo sobre el amor de Dios, el Padre, de una manera que ningún otro amor humano lo hace. Si usted es padre, es muy probable que sepa a qué me refiero.

Y esto también es una gracia particular de la Navidad. No es solo que Dios se hizo hombre para salvarnos, aunque ciertamente lo hizo. No se trata solo de que se acerque a nosotros de la manera más íntima y humilde, es decir, como un niño, envuelto y acostado en un pesebre, en lugar de envuelto en un poder y una majestad inaccesibles. Es que, al venir como un bebé, el hijo de María, Dios nos invita a vislumbrar el más mínimo atisbo de lo que es amar al Hijo como lo hace el Padre.

Y ese atisbo, por breve, fugaz o remoto que sea, abruma por completo. Transforma nuestra comprensión de nuestro propio amor por padres e hijos, pero también transforma nuestra comprensión de lo que significa amar a Dios. Porque no solo lo amamos desde aquí abajo, por así decirlo. Nos invita a levantarnos,  y a mirar hacia abajo al pesebre. Amarlo con el amor que condesciende (en el mejor sentido posible) a los absolutamente débiles y vulnerables. Nos invita a verlo, a amarlo, como un padre ama a un niño indefenso.

Como así sucedió (y no solo en sentido figurado) en Belén. María, madre verdadera del Dios Verdadero, abrazó a su hijo recién nacido y su gran Magnificat adoptó una dimensión completamente nueva: “Mi alma magnifica la gloria del Señor; Mi espíritu se regocija en Dios, mi salvador”. María se regocija en su salvador como una que es redimida por Él; pero, también, como madre suya. Ella ama a Dios —se regocija en Dios— ¡como en su propio hijo!

¿Quién es el hombre para que Dios se regocije por nosotros? ¿Quiénes somos para que podamos probar lo que es amar como Dios ama? ¿Quién es María para que se le permita condescender a Cristo, niño,  en amor?
¡Regocíjense verdaderamente!.-
Tomado/traducido por Jorge Pardo Febres-Cordero, de:
Sobre el Autor: Stephen P. White es director ejecutivo de The Catholic Project en la Universidad Católica de América y miembro de Estudios Católicos en el Centro de Ética y Políticas Públicas.
JUEVES 16 DE DICIEMBRE DE 2021

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba