Lecturas recomendadas

¿Qué hago con mi resentimiento en Navidad?

Los encuentros familiares de estas fiestas despiertan muchas emociones, y no todas son bonitas...

 

La familia es un don que el corazón encuentra. Los lazos de sangre entre los que crece y madura.

Valoro la familia que he tenido, la que tengo. Sé que es un don sagrado. Pero luego llega Navidad y no todo es tan perfecto.

Leía el otro día lo que alguien decía: «No voy a ir a cenar con mi familia esta Navidad. Mucho tendrían que cambiar las cosas».

Las relaciones se enturbian con el paso de los años. Mi culpa, la de los otros, no llevo la cuenta.

Surgen las heridas conscientes o inconscientes. Guardo palabras, silencios, gestos y omisiones. Los guardo sin querer retenerlos, pero no los olvido.

¿Con quién deseo pasar la Navidad?

PREZENT DLA NASTOLATKA

Y al acercarse la Navidad mi alma tiembla. ¿Quién está realmente cerca de mi corazón? ¿Qué personas guardo dentro de mí?

Me duele la vida. Y me gustaría cambiar tanto que no me afectaran las cosas que escucho, las que me han hecho, las que no me han entregado.

Me dicen que en Navidad todo son sonrisas y abrazos, celebraciones y aplausos, besos y caricias, palabras sentidas y silencios de aprecio que me integran.

Pero luego no es todo verdad. La Navidad no me llega dentro del alma. Sufro al pensar que voy a pasar mi Navidad con personas que a lo mejor no forman parte de mi día a día.

¿Es eso así? Vínculos que se han enfriado con la distancia interior, no tanto con la lejanía física. Es más mi corazón el que se aleja, mucho antes que el cuerpo.

¿Con qué personas me siento realmente en casa? Econ ellos con los que me gustaría pasar la Navidad. Con mi familia de vínculos hondos y verdaderos.

Mi aportación para mejorar las relaciones

COFFEE

A veces no coincide con los de sangre. ¿Qué puedo hacer para que mejore? No lo sé. Siento la impotencia después de los años.

¿Cómo se puede perdonar olvidando de verdad sin guardar rencor ni resentimiento? No parece tan sencillo.

El corazón se endurece con los juicios, con el rechazo vivido, con las tensiones sufridas. Me gustaría que cambiara algo dentro de mí para hacerlo todo más fácil.

No sé trabajar bien mis emociones. Soy un niño en el plano de las relaciones. No tengo la madurez que se espera de mí.

¿Dónde nace el resentimiento?

BOY, SAD, CHRISTMAS

Quisiera cambiar y no lo logro tan fácilmente. ¿Cómo se toma distancia de los propios sentimientos de ira, odio, enojo, rabia?

¿Cómo se elimina la tristeza cuando se ha pegado con fuerza a la piel del alma? Porque el alma tiene piel, y hondura. Y dentro guardo todo lo que me va pasando. El otro día leía:

«El tragarse constantemente los sentimientos negativos provoca que se extiendan por el universo interior, y usurpen la propia capacidad de relacionarse en el sentido de un auténtico y positivo amor. Pasa gradualmente de ser ira explosiva y caliente a crecer en frialdad, situándose en lo más profundo del corazón. Y a largo plazo el resentimiento se convierte en una forma de ser.

Me puedo convertir en un resentido con el paso del tiempo. Mi sentido de humor se vuelve ácido, irónico, mordaz.

Nada me parece bien de forma absoluta. No hablo bien de nadie, siempre encuentro algún defecto, alguna tara, algún problema.

Juzgo y condeno todo lo que sucede a mi alrededor. Yo lo haría todo mejor si me dejaran, si confiaran en mí. Pero como no lo hacen nada funciona bien, como yo quisiera.

A todo le encuentro su defecto de origen. Mis emociones bullen en mi interior y las reprimo.

Bajo la capa aparente de un fino trato, delicado, doy la impresión de ser muy libre y parece que tengo un sano autodominio. Parezco sabio y maduro.

Pero yo conozco la verdad, menos mal que Dios me ha dado una mirada aguda para ver mis propios disfraces, mis propias debilidades. Estoy hecho de carne y noto el dolor de las heridas.

Dios también de mis emociones

POKÓJ

Pero me niego a vivir esclavo de mis sentimientos. Llega Navidad y decido que quiero cambiar.

Le entrego a Dios mis emociones guardadas. Y le pido que transforme lo que veo, ese mar revuelto con el que navego cada día, en un lago ancho y cálido sin olas ni contratiempos.

¿Lo podrá hacer posible? No creo tanto en lo extraordinario, más bien en esos milagroscotidianos que suceden en mi vida.

Esos espacios sagrados en los que me encuentro con mi verdad y puedo dejar mi alma inquieta en la paz de Dios.

No le doy tanta importancia a lo que ahora siento. Dejo a un lado mi rabia, mi envidia, mi dolor. Los tengo, no los niego. No pretendo vivir sin sentimientos, son parte de mí.

Pero no quiero que ellos decidan quién soy yo. No dejo que me lleven por caminos de amargura que me harán ser un resentido con el mundo, con la vida.

Es posible ser mejor en Navidad

CHRISTMAS

Shutterstock | Yuganov Konstantin

Navidad me recuerda que puedo crecer, madurar, cambiar. No estoy condenado a comportarme siempre de la misma manera.

No estoy obligado a vivir anclado en mi tristeza pudiendo amanecer a un día lleno de esperanza.

Jesús me recuerda que no tengo que ser una persona madura y perfecta. Que no tengo que hacerlo todo bien, es a mí a quien me gustaría no cometer ningún error en esta vida.

Puedo sentir, incluso vivir con sentimientos feos, no importa. Pero esos sentimientos no pueden ser los que manden en mí.

Me sobrepongo y me levanto. Y le pido a Dios una mirada positiva y alegre sobre los demás. Veo en ellos su luz, dejo a un lado las sombras.

Y le pido el milagro de sentir con toda el alma, sin dejarme llevar por cañadas oscuras. Dios conoce mis entrañas, Él me ha creado. Soy humano, muy débil y enfermo.

Pero el amor de Dios al nacer puede cambiarme por dentro si dejo que rompa la piel del alma que el dolor ha endurecido. –

Carlos Padilla Esteban – publicado el 23/12/21-Aleteia.org

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba