Testimonios

«Las maldiciones más terribles son las que hacen los padres o parientes cercanos»

Don Gabriele Amorth así lo afirmaba en una entrevista concedida a Rita Sberna cuando aún estaba vivo, y relatada en el nuevo libro "Infierno, la trágica elección"

Mal, el diablo, maldiciones: ¿cómo actúan? ¿Cuáles son las consecuencias para los hombres? Rita Sberna habla de ello en el libro Inferno, la tragica elezione (Edizioni Segno), en el que también recoge una entrevista a Don Gabriele Amorth, cuando el exorcista aún estaba vivo.

El «mal» en el evangelio

«El mal es un tema casi tabú –escribe Sberna–. La palabra en sí nos hace pensar en ‘misterio’ y nos lleva en la mente a algunas películas de terror exitosas. Pensemos por ejemplo en la película El exorcista«.

En cambio, «si leemos más la Sagrada Escritura, quizás hoy, entenderíamos muchas cosas y no nos sorprendería demasiado».

«Por ejemplo, en Mt 8, 16-17, leemos: ‘Al anochecer, le trajeron muchos endemoniados y expulsó los espíritus con la palabra y sanó a todos los enfermos para que lo dicho por el profeta Isaías se cumpliera: Él tomó nuestras debilidades y asumió las enfermedades’».

«Pero hay un pasaje del Evangelio – continúa Sberna – que me gusta recordar de una manera particular».

«Contiene todo lo que podría ser útil para comprender mejor el tema. Y ​​es el Evangelio de Lucas, en el capítulo 11, 14-26: ‘Jesús estaba echando fuera a un diablo que estaba mudo. Cuando salió el diablo, el mudo empezó a hablar y la multitud se quedó atónita (…)’».

Personas vinculadas a Satanás

El Evangelio, leemos en este libro, «está lleno de estos episodios, pero esto no es suficiente porque la incredulidad del hombre niega la verdad incluso ante las pruebas y la Palabra de Dios, fuente de la Verdad absoluta».

Don Gabriele Amorth, en la entrevista concedida al autor, explica cómo funciona el mal y las consecuencias que en ocasiones pueden ser desastrosas.

«Hay personas que están ligadas a Satanás (médiums, adivinos, magos) y muchas veces algunos recurren a ellas. A veces, incluso con una diabólica perfidia personal, lanzan alguna maldición. Las maldiciones más terribles son las que hacen los padres o parientes cercanos. No deben subestimarse, incluso si están hechas por otras personas«.

El impulso hacia el pecado

«Lo que más le importa al diablo es empujar al hombre a pecar (enviando tentaciones a la persona), pero el maligno no tiene el poder de hacernos caer en el pecado porque caer en el pecado depende solo de nosotros los hombres por el libre albedrío que Dios nos ha dado».

No solo maldiciones.

«El diablo tiene el poder de enviar tentaciones, a veces haciéndonos negar la presencia misma de Dios o los mandamientos de Dios. Por ejemplo, el mandamiento ‘No matarás’ se rompe todos los años precisamente porque ocurren más de 50 millones de muertes en el mundo solo debido al aborto».

«Directo al infierno»

En general, continúa Amorth, «no son los pecados los que llevan al hombre a la posesión diabólica porque los pecados inducen al hombre, mucho peor que a la posesión diabólica: lo llevan al infierno. El diablo en su acción ordinaria nos tienta a todos (desde el nacimiento hasta la muerte). Incluso Jesús y Nuestra Señora fueron tentados».

«A través de las tentaciones –concluye el exorcista– el maligno intenta hacernos caer en el pecado».

«El hombre que cae en pecado ya no está con Dios sino con Satanás. Si morimos en un estado de pecado grave, vamos directo al infierno. Dios nunca quiere la muerte del pecador, sino que quiere que el pecador se convierta y mientras estemos en esta tierra, Dios nos envía constantemente oportunidades de conversión«.-

Gelsomino del Guercio – publicado el 26/12/21-Aleteia.org

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba