El Papa

Los nuevos Herodes de nuestros días, según el Papa Francisco

Según el Informe Global sobre la Trata de Personas, las niñas son tratadas principalmente con fines de explotación sexual, mientras que los niños son utilizados para trabajos forzados

El papa Francisco ha pedido rezar por los niños y las niñas inocentes que han sido mártires de los nuevos Herodes de nuestro tiempo que los esclavizan, los explotan o los persiguen.

“Los nuevos Herodes de nuestros días desgarran la inocencia de los niños bajo el peso del trabajo esclavo, de la prostitución y la explotación, de las guerras y la emigración forzada”, se lee en la cuenta en Twitter del Papa con motivo de la Fiesta de los Santos Inocentes.

La Iglesia recuerda  a los mártires, niños que fueron ejecutados en Belén de Judea por el impío rey Herodes, para que pereciera con ellos el niño Jesús, a quien habían adorado los Magos.

Los niños asesinados vilmente fueron honrados como mártires desde los primeros siglos de la Iglesia, primicia de todos los que habían de derramar su sangre por Dios en varios tiempos.

A  principios de este 2021, la Organización Internacional del Trabajo consideraba que en el mundo laboraban más de 152 millones de niñas, niños y adolescentes. Sin embargo, con la pandemia de covid-19, el número se ha disparado a 160 millones en el mundo.

Así como la Sagrada Familia fue desplazada por la violencia. ACNUR, en su informe global indica que 42% de las 83 millones de personas que huyeron de sus hogares fueron niñas y niños.

Los nuevos Herodes, como indica el Papa, explotan también sexualmente a los menores. Naciones Unidas denuncia que solo a principios de 2021, se ha triplicado el número de niños y niñas entre las víctimas de trata de personas a nivel mundial.

Según el Informe Global sobre la Trata de Personas, las niñas son tratadas principalmente con fines de explotación sexual, mientras que los niños son utilizados para trabajos forzados.

Ary Waldir Ramos Díaz – publicado el 28/12/21-Aleteia.org

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba