Lecturas recomendadas

Santa Teresa brilla nuevamente en Roma

Los visitantes de la Ciudad Eterna pueden contemplar estos días la reciente restauración del 'Extasis' de Bernini en la Capilla Cornaro

Santa Teresa de Jesús (1515-1582), la primera mujer doctora de la Iglesia, ha vuelto a Roma. La obra maestra del barroco, ‘El éxtasis de Santa Teresa», del escultor Gian Lorenzo Bernini, recuperó recientemente su esplendor original con una completa restauración. Los romanos y los turistas que se acercan a las Ciudad Eterna en las fiestas navideñas pueden volver a encontrarla en la Capilla Cornaro de la iglesia de Santa Maria della Vittoria, un lugar que ofrece no solo una representación arquitectónica y artística, sino también una muy rica simbología devocional.

Bernini, también arquitecto y excelso pintor, la proyectó y realizó entre 1647 y 1653, en uno de sus momentos más altos de sublime creatividad. El propio escultor la definió, en un gesto de cierta humildad, como su «obra menos mala», queriendo decir que fue la mejor de su producción.

Filippo Baldinucci, historiador del arte y contemporáneo de Bernini, escribió en la biografía del artista: «El propio Bernini solía decir que fue el mejor trabajo que salió de su mano».

Sin duda, un trabajo extremo, fuera de lo corriente, porque extrajo del mármol de Carrara algo inmaterial: el éxtasis (palabra griega para significar «estar fuera de uno mismo»). En realidad, para mayor precisión, la escena representa una transverberación, por lo que la escultura a veces también se llama ‘Transverberación de Santa Teresa de Ávila‘. La propia Santa describió su experiencia mística de ser traspasada en el corazón, que «no es dolor corporal sino espiritual», un tipo de vivencia llamado en la Iglesia como ‘la transverberación’.

 

La restauración

La importancia de la restauración la resume así Daniela Porro, superintendente especial de Roma: «El trabajo de los restauradores del monumento de Gian Lorenzo Bernini es muy importante desde muchos puntos de vista. Primero, porque es una intervención que, después de varias décadas, ha afectado no solo a la escultura, sino a la Capilla Cornaro en su totalidad; en segundo lugar, porque fue una oportunidad única para estudiar y profundizar en la obra, revelándose detalles del proceso de su realización que de otra manera habría sido muy difícil conocerlos».

Por su parte, Mariella Nuzzo, directora de una fase de la restauración, ha comentado que «las escenas en relieve en estuco que representan episodios de la vida de Santa Teresa, que parecían antes de la intervención sumergidas en el barro, prácticamente invisibles, han recuperado todo el delicado dorado original». Así, ahora aparece también claro el arco decorado con ángeles donde figura la inscripción latina ‘Nisi Coelum creassem, ob te solam crearem‘ (‘Si no hubiera creado el cielo, lo crearía para ti sola’, palabras que escuchó la Santa durante uno de sus éxtasis).

 

Síntesis de arte total

Fue el cardenal Federico Cornaro el que encargó al artista la construcción de la capilla de su familia, por las cualidades de Bernini como arquitecto y escultor. El maestro del Barroco, napolitano de nacimiento (1598) y romano de adopción (murió en 1680 en Roma), proyectó y realizó esta obra maestra absoluta del barroco. Se trata de una composición que es, al mismo tiempo, una magnífica síntesis de arte total del Barroco, con una fusión perfecta de arquitectura, escultura, pintura, decoración, escenografía e iluminación artística, con la ‘teatralidad’ característica del barroco. A la escenificación del drama del gesto del ángel con su flecha dorada, para representar el fuego del «gran amor de Dios», como decía la propia Santa en su autobiografía, asisten los miembros de la familia Cornaro, cómodamente sentados en los palcos creados en la capilla especialmente para ellos como si fueran espectadores de una representación teatral, en este caso mostrando asombro y vivo entusiasmo devocional.

 

El mismo estupor y asombro despierta también hoy por su belleza esta obra maestra universal. Famosa es la frase que el filósofo y lingüista Charles de Brosses -inventor del término ‘fetichismo’- pronunció mientras la admiraba durante su viaje a Italia en 1739-1740: «Si esto es amor divino, lo sé todo sobre él».

 

En definitiva, quienes hoy visitan la Capilla Cornaro para admirar la obra de Bernini sobre Santa Teresa aseguran que ha sido una restauración de ‘éxtasis’.-

Ángel Gómez Fuentes-CORRESPONSAL EN ROMA,ABC de Madrid

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba