Iglesia Venezolana

Mensaje de la Comisión Episcopal de Educación y Pastoral Universitaria de la CEV en el Día Nacional del Maestro

Apreciados hermanos, hermanas, Maestros, Educadores:

Venezuela celebra todos los 15 de enero el Día Nacional del Maestro, también conocido como día del
educador, del docente, del profesor. Como bien sabemos, es una fecha para conmemorar a los maestros,
educadores, catedráticos, profesores del país, educadores informales: artesanos, cultores, padres y
madres de familia, ancianos de nuestras comunidades, que con su ejemplo y virtud también educan, a
todos aquellos que desempeñan un papel esencial en nuestra educación y cultura. Durante esta jornada
se pretende visibilizar la importancia de todo un colectivo muchas veces olvidado e infravalorado.

Y, en este día, me surgen interrogantes que, a su vez, me interpelan, ¿cómo celebrarlo hoy en
Venezuela, en esta situación de crisis país, agravada por la pandemia, que ha socavado las bases del
sistema educativo, entre otros? ¿Cómo, ante un colapso socioeconómico de tal envergadura, donde
todas las áreas de política pública se han visto afectadas siendo la educación una de las más golpeadas?
El Señor nos interpela, y en medio de esta situación, nos invita a despertar y a activar esa solidaridad
y esperanza capaz de dar solidez, contención y sentido a estas horas donde todo parece naufragar. Y
esto, hacerlo posible caminando juntos todos los actores educativos de nuestra sociedad, teniendo en
cuenta la convocatoria del Papa Francisco a poner en marcha el “Pacto Educativo Global”, única
manera de reconstruir el tejido social.

Educadores, que la conmemoración de este día nos impulse a reemprender la marcha, el camino, y
empecemos por creer, nosotros mismos, que tenemos una misión muy importante que llevar a adelante,
y pidamos al Dios de la Vida que nos guíe con su Espíritu, que nos dé la fuerza y la Sabiduría asistente
de nuestro trabajo para sabernos situar ante esta realidad y responder con criterios de Evangelio; para
saber discernir los caminos y seguir apostando por la educación como instrumento de transformación
de la realidad.

Gracias, muchas gracias a tantos educadores venezolanos que siguen apostando por hacer posible una
educación integral, de calidad, en estos tiempos difíciles, en medio de tantas adversidades. Gracias,
muchas gracias a tantos educadores que siguen empeñados, con valentía, en abrir espacios donde todos
puedan sentirse convocados y así permitir nuevas formas de educar, de crear fraternidad y solidaridad.
¡Ánimo en el Señor!

Muchas felicidades, que Dios les bendiga.

15 de enero de 2022

Carlos Curiel Herrera
Obispo de Carora
Presidente de la Comisión Episcopal de Educación y Pastoral Universitaria

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba