Testimonios

La historia no contada de las cartas de los papas a los khans mongoles

Escritora de religión indaga en la historia después de ver un breve artículo en un periódico de Mongolia

La escritora de religión Julia Duin estuvo en Mongolia recientemente, y un breve artículo en el periódico inglés administrado por el gobierno le llamó la atención. La breve pieza podría haber escapado a la atención de la mayoría de la gente, y su brevedad deja mucho sin explicar.

Pero Duin encontró otros artículos y armó una historia de «lo que podría haber sido» que involucraba una oportunidad perdida para la Iglesia Católica Romana de la Edad Media.

Incluso antes de que los grandes misioneros jesuitas Francisco Javier y Matteo Ricci se propusieran llevar la Fe a China y Japón, Roma estaba muy en contacto con el Imperio Mongol. En parte, esto se debió a los diseños que tenían los khans mongoles en los territorios al oeste, particularmente Rusia, Ucrania y Europa del Este. Los mongoles devastaron lugares como Kiev y Lublin en el siglo XIII.

«Las derrotas de las fuerzas polacas en la Batalla de Liegnitz/Legnica (9 de abril de 1241) y del ejército húngaro en la Batalla de Mohi (11 de abril de 1241) abrieron la mayor parte de los Balcanes y Europa Central a las incursiones mongolas, lo que llevó a aún más destrucción, desplazamiento y masacres», según un blog, Ballandalus, al que hace referencia Duin. «Estos acontecimientos alarmantes sacudieron los cimientos de la cristiandad latina. Aunque los mongoles se retiraron de la mayor parte de los Balcanes y de Europa central y oriental poco después (como resultado de la dinámica interna de su imperio), el impacto de sus invasiones y conquistas permaneció».

«Buscando medir las intenciones de los conquistadores y convencerlos de que cesaran sus invasiones a la cristiandad latina, el Papa Inocencio IV (r. 1243-1254) envió una embajada con dos cartas (en latín) al mongol Khan Güyük«.

Además de pedir a los mongoles que cesaran y desistieran, Inocencio los invitó a considerar el cristianismo. Güyük no se conmovió. De hecho, respondió que el Papa debía someterse a él, no al revés.

Sin que Inocencio lo supiera, Güyük tenía una esposa cristiana, Oghul Qaimish. Pero ella era nestoriana, una variante del cristianismo que había llegado a la zona siglos antes y que difería de la Iglesia en un punto doctrinal clave.

Duin descubrió que algunos años después, en 1266, uno de los nietos de Genghis Khan conoció a Marco Polo. Luego escribió al Papa Gregorio X pidiendo 100 misioneros cristianos.

En un error que ahora se conoce como «la mayor oportunidad perdida en la historia cristiana», el Papa solo envió a dos y la pareja se acobardó a mitad de camino. Cuando llegaron otros misioneros al este de Asia en 1294, los intereses de Kublai Khan se habían desplazado hacia el budismo. La próxima vez que el cristianismo tuvo un punto de apoyo importante en Mongolia no fue hasta principios de la década de 1990.

El pequeño artículo que llamó la atención de Duin durante su estancia en Mongolia se refería a las cartas publicadas recientemente por los Archivos Secretos del Vaticano entre varios papas y khans. Pero, se lamenta en una publicación para Get Religion, «es una pena que no nos digan qué había en esas misivas».

Y, agrega, el periódico no explica por qué los mongoles han estado tan interesados durante décadas en las cartas papales-mongolas.

«Durante unas breves décadas, sus antepasados tuvieron la oportunidad de unirse a la civilización occidental o al menos de adoptar su religión», escribió. «Pero los papas no aprovecharon esta oportunidad lo suficientemente rápido y la historia tomó otra dirección».-

John Burger – publicado el 08/06/23-Aleteia.org

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba